martes, 18 de septiembre de 2018

UNA AYUDA ADECUADA
LA MUJER Y EL VARÓN VISTOS DESDE DIOS [3 de 13]

3.1 “DE UN EXTREMO A OTRO LA ESCRITURA HABLA DEL MATRIMONIO y su misterio” – nos dice el Catecismo de la Iglesia católica :  

La Escritura comienza relatando el matrimonio del primer par humano. Adam es un nombre  genérico que denota la especie humana= “el ser humano”. Al final, en el Apocalipsis, se trata del matrimonio entre Dios hecho hombre y la Iglesia, humanidad divinizada.. 
Tampoco convenía que el Verbo Encarnado permaneciese solo, vino en búsqueda de desposarse con una humanidad de almas divinizadas. 
El sentido último de las Bodas de Adam lo revelan las Bodas del Cordero. 
Lo primero en la intención es lo  último en la ejecución

3.2.- LAS BODAS JUDÍAS DURABAN TODA UNA SEMANA. Por eso el relato de la creación dura seis días porque es el relato de una boda. 
En el sexto día tiene lugar – todo junto – la creación de los novios, la bendición, nupcial, los regalos y el banquete. La creación del ser humano, la bendición de la boda, los regalos y  el banquete se nos narran en los versículos 1, 26 a 29. 
El vers. 26 revela el designio, 
el 27 narra los comienzos de la ejecución del designio; creando la primera imagen terrena del Nosotros divino. 
Los versículos 28 y 29 presentan la bendición de la boda, los regalos y el banquete.

3.3.- LA INTENCIÓN DIVINA  “Entonces dijo Elohim: Hagamos Adam a imagen nuestra, según nuestra semejanza // y gobiernen a los peces del mar, las aves del cielo, los ganados y todas los bichitos y toda alimaña que repta sobre la tierra” (1, 26).
“Y creó Dios el Adán a imagen de Él, a imagen de Dios lo creó, // macho y hembra los creó”. (1, 27)
“Entonces los bendijo Dios a ellos y les dijo sed fecundos y multiplicaos y llenad la tierra y dirigidla , dominad en los peces del mar en las aves del cielo y en todo animal que serpea sobre la tierra” (1, 28)  
3.4.- EL BANQUETE DE BODAS “Mirad que os he dado toda hierba de semilla que existe sobre la haz de toda la tierra y todo árbol que lleva fruto de semilla: eso os servirá de alimento” (1, 29) “Y a todo animal terrestre, a toda ave de los cielos y a todo ser animado que se arrastra sobre la tierra les doy por alimento toda hierba verde. Y así fue.” (1, 30)
 .-”Y vio Dios todo cuanto había hecho y he aquí que estaba muy bien. Y fue tarde y fue mañana. Día sexto” (1, 31)

3.5.- COMENTARIO DE 1, 26 El designio divino sobre los esposos y su misión terrena Vuelvo sobre los versículos 26 y 27
“Entonces dijo Elohim: Hagamos Adam [un ser humano] a imagen nuestra, según nuestra semejanza // y gobiernen[1] a los peces del mar, las aves del cielo, los ganados y todo ser viviente que anda sobre la tierra” (Gen 1, 26)[2].
En este versículo se nos manifiesta, en dos fases, dos propósitos divinos:
Primero: la decisión del Nosotros divino de hacer un Nosotros esponsal humano , como imagen de Dios y capaz de progresar en semejanza.
Después se le asigna una misión terrenal al género humano. Se introduce al ser humano en la cadena de Jerarquías angélicas mediante las cuales Dios quiere regir  el Universo. El ser humano regirá toda vida en la tierra.

3.6.- COMENTARIO DE 1, 27 Y creó Dios el Adán a imagen suya, a imagen de Dios lo creó, macho y hembra los creó”. (Gen 1, 27) 
Detengámonos a analizar un poco este versículo. Consta de tres frases o miembros
a) “Y creó Elohim a Adam a imagen suya,
b) a imagen de Dios lo creó,
c)  macho y hembra los creó”.

3.7.- a) Y b) repiten la misma idea, entrecruzando el orden del sujeto y del predicado. Recurso redaccional  que resalta la mayor importancia de a-b)  respecto de c)
a y b) son el fin principal  -  c) es medio para otro fin
Aunque ambos actos son intencionales. La naturaleza sexuada del ser humano es algo querido por Dios, pero es un medio para multiplicar la especie humana. La misión humana de regir toda vida sobre toda la tierra así lo pide.



[1] Comenta el Rashí voz ambivalente puede significar dominación o decadencia. Si es de la raíz radáh:  someter, regir, dominar, yirdú = dominarán. Si de la raíz yarad: caer, descender, decaer. “Si el hombre es virtuoso domina a la bestia. Si no es virtuoso, desciende más bajo que la bestia y la bestia lo domina”. Es decir, lo que es carnal y animal en él domina lo que hay de racional. El varón debe comenzar por gobernar su propia carne.
[2] 1, 26 [wayyo’mer ‘Elohim: nacaséh ‘adam betsalménu kidemuténu weyirdú bidegát hayyám uvecôf hashamáyim uvekol jayáh haroméshet cal-ha’arets]


Fuente: De mi conferencia en la rama femenina de a Fraternidad Apostólica Santo Tomás de Aquino FASTA –MENDOZA (RA)  En el Foro de la Mujer edición 2018: Mujer custodia de la cultura-- 18 agosto 2018

Publicar un comentario