lunes, 30 de abril de 2012

"Y ASÍ TODO ISRAEL SERÁ SALVADO" Romanos 11,26 (1ª de 4)

Un estudio sobre 
LA SALVACIÓN DE ISRAEL 
según San Pablo

por el Pbro. Dr. 
DAVID F. SPECCHIALE

Aportes exegéticos y teológicos al diálogo judeo-cristiano


El Apóstol San Pablo se ocupa en diversos lugares de la salvación de los judíos. Pero es en los capítulos 9-11 de la carta a los Romanos donde expresa su pensamiento del modo más maduro.

Los capítulos 9 al 11 de la carta a los Romanos
constituyen, en todo el Nuevo Testamento, la reflexión revelada más profunda sobre la situación de los judíos que no han creído en Jesús.
Allí el apóstol profundiza sobre "el misterio de Israel" ubicándolo en el designio de Dios a la luz de Cristo y de la Sagrada Escritura, y no detiene su reflexión hasta que concluye con esta afirmación: "... y así todo Israel será salvado..." (Rm 11, 26).


Estos tres capítulos constituyen, en todo el Nuevo Testamento, la reflexión más madura y profunda sobre la situación de los judíos que no han creído en Jesús. Allí el Apóstol profundiza sobre el ‘misterio de Israel’ ubicándolo en el designio de Dios a la luz de Cristo y de la Sagrada Escritura, y no detiene su reflexión hasta que concluye con la afirmación “...y así todo Israel será salvado...” (Rm 11,26a). El presente libro analiza esta misteriosa salvación de ‘todo Israel’ que obrará el Señor y de la cual trata San Pablo en Rm 11,26a.

El autor del presente libro entra en diálogo y expone el pensamiento de autores católicos, protestantes y judíos, y trata –desde la óptica del Apóstol- de ofrecer una respuesta a estos interrogantes que han sido objeto de estudio de los intelectuales de todas las épocas.
El presente libro analiza esta misteriosa salvación de "todo" Israel, que obrará el Señor y de la cual trata San Pablo.
¿El pueblo de Israel sigue siendo el pueblo elegido por Dios o ha sido rechazado por Él?
¿Es que la Iglesia naciente ha sustituido a Israel?
¿Se salvarán los judíos que rechazaron a Jesús?
¿Se puede hablar de una futura conversión de Israel a la Iglesia?
Éstas y otras preguntas resuenan en la mente de San Pablo.

Editorial Ágape, Buenos Aires, 2009 Colección Academia 400 pags.

El autor: 
Nacido en Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina.Cursó estudios universitarios en la Facultad de Ciencias Económicas (Universidad Nacional de Cuyo) y sus estudios eclesiásticos en el Seminario Santa María Madre de Dios (San Rafael-Mendoza). Obtuvo el Doctorado en Teología Bíblica en Roma (2004). Se ha desempeñado como profesor de Teología de la Universidad Champagnat (San Rafael) en el Instituto San Antonio de Padua (General Alvear), y en la Universidad Católica de Cuyo y como Director de estudios del Seminario Diocesano de San Rafael. Actualmente es profesor de Sagrada Escritura y de griego y hebreo bíblicos en dicho Seminario. Miembro de la Comisión Diocesana de teólogos asesores del Obispo Diocesano, encargado de la Pastoral Bíblica Diocesana y delegado episcopal para el ecumenismo y el diálogo interreligioso. Ha dictado conferencias en distintos puntos de Argentina y fuera de ella.

martes, 24 de abril de 2012

Creación, pecado salvación en la Sagrada Escritura

Reflexión del R. P. Horacio Bojorge, SJ sobre el tema "Creación, Pecado y Salvación en la Sagrada Escritura" (Dentro del Programa “La Cuarta Ruptura” - EWTN TV)
Las creaturas se rebelan contra el pecado como agentes de la justicia divina



http://www.youtube.com/watch?v=ZcMX7-LhNcs&feature=uploademail

miércoles, 18 de abril de 2012

JESUCRISTO RESUCITADO RECONFORTA A LOS SUYOS

"MIRAR EL OFICIO DE CONSOLAR QUE CRISTO NUESTRO SEÑOR TRAE"
En la Cuarta Semana de Ejercicios Espirituales dedicada a la Resurrección del Señor San Ignacio de Loyola le propone al ejercitante, como quinto punto a contemplar en las apariciones del Resucitado: "Mirar el oficio de consolar que Cristo Nuestro Señor trae, comparando cómo unos amigos suelen consolar a otros" (EE.224).

=============================
Contenido1.- El ejercitante experimentado en consolación en la cuarta semana
2..- Puede confrontar las consolaciones recibidas con los paradigmas bíblicos
3.- Un ejercitante que se supone ya avezado
4.- Paraklesis: las varias formas bíblicas de consolación
5.- Jesús consolador
6.- Consuelo y contemplación para alcanzar amor
7.- El que da los ejercicios ha de imitar al Señor que trae consuelo
8.- "Comparando cómo unos amigos suelen consolar a otros"
9.- La consolación de las Escrituras
10.- La consolación en la prueba
=============================================

1.- El ejercitante experimentado en consolación en la cuarta semana
La palabra consolar, con que Ignacio califica el oficio que trae el Resucitado, no es nueva para el ejercitante a esta altura del Mes de Ejercicios. Ni lo es tampoco la experiencia espiritual que ella designa. El que hace los ejercicios habrá experimentado durante ellos mociones de diversos espíritus, consolaciones y desolaciones y la alternancia de ambas, así como su intrínseca correlación.

La explicación de las reglas de discernimiento de espíritus que quien le da los ejercicios le habrá ido administrando; la instrucción acerca de la desolación y consolación que los Directorios encarecen que se le dé al ejercitante antes de entrar en la materia de las elecciones:

"Siempre el que da los ejercicios le demande consolación y desolación, y lo que ha pasado por él en el ejercicio o ejercicios que ha hecho después que la última vez le habló" leemos en el Directorio ignaciano llamado autógrafo (Monumenta Historica Societatis Iesu, Exercitia et Directoria, p.779).

Y algo más adelante: "Declarando la primera parte de la elección, donde no se puede hacer fundamento para buscarla, debe venir a la segunda. La segunda, que es de consolación y desolación, debe declarar mucho qué cosa es la consolación, yendo por todos sus miembros, como son paz interior, alegría espiritual, esperanza, fe, amor, lágrimas y elevación de mente, que todos son dones del Espíritu Santo. La desolación es el contrario, del espíritu malo y dones del mismo, así como guerra contra la paz, tristeza contra gaudio espiritual, esperanza en cosas bajas contra la esperanza en las altas; así el amor bajo contra el alto, sequedad contra lágrimas, vagar la mente en cosas bajas contra la elevación de la mente" (Lugar citado p.780).

martes, 17 de abril de 2012

VOSOTROS, LOS QUE ME HABÉIS SEGUIDO EN LA REGENERACIÓN

Sobre una desafortunada coma
introducida en el texto de Mateo 19,28

Quiero referirme a la mala puntuación que se hace universalmente en el texto de Mateo 19, 28
Allí se ha introducido una coma cortando la frase de manera que tergiversa su sentido.
Y se la encontrará también hasta en el texto griego de las ediciones críticas, a pesar de que los manuscritos griegos más antiguos no tienen signos de puntuación.

El verdadero sentido debería ser éste:
"vosotros, los que me habéis seguido en la regeneración, cuando se siente el Hijo [...] os sentaréis también vosotros en doce tronos".
Éste es, como quiero mostrar a continuación, el sentido que se impone si se atiende al contexto amplio de los escritos del Nuevo Testamento que tratan de la divina regeneración [en griego = palingenesia o anagenesis] de los creyentes.

Desafortunadamente y con una inexplicable universalidad se ha traducido así:
"vosotros, los que me habéis seguido [coma], en la regeneración, cuando se siente el Hijo [...] os sentaréis también vosotros...".

De este modo, se interpreta y se da a entender, equivocadamente, que la regeneración [palingenesia] tendrá lugar recién después de esta vida, en el juicio esjatólógico. Cuando, en realidad, la evidencia textual del resto del nuevo testamento, revela que es algo que ya le ha ido sucediendo a los apóstoles en su seguimiento de Cristo, y que sucede y sucederá a los creyentes desde su acceso a la fe y al bautismo y en adelante, en el tiempo y la eternidad.

viernes, 13 de abril de 2012

domingo, 8 de abril de 2012

JESUCRISTO RESUCITADO
DIOS Y HOMBRE VERDADERO
VENID ADORÉMOSLO

Del mensaje pascual de Su Santidad Benedicto XVI:

"La oscuridad acerca de Dios y sus valores son la verdadera amenaza para nuestra existencia y para el mundo en general. Si Dios y los valores, la diferencia entre el bien y el mal, permanecen en la oscuridad, entonces todas las otras iluminaciones que nos dan un poder tan increíble, no son sólo progreso, sino que son al mismo tiempo también amenazas que nos ponen en peligro, a nosotros y al mundo"


[...] En Pascua, en la mañana del primer día de la semana, Dios vuelve a decir: «Que exista la luz». Antes había venido la noche del Monte de los Olivos, el eclipse solar de la pasión y muerte de Jesús, la noche del sepulcro. Pero ahora vuelve a ser el primer día, comienza la creación totalmente nueva. «Que exista la luz», dice Dios, «y existió la luz». Jesús resucita del sepulcro. La vida es más fuerte que la muerte. El bien es más fuerte que el mal. El amor es más fuerte que el odio. La verdad es más fuerte que la mentira. La oscuridad de los días pasados se disipa cuando Jesús resurge de la tumba y se hace él mismo luz pura de Dios. Pero esto no se refiere solamente a él, ni se refiere únicamente a la oscuridad de aquellos días. Con la resurrección de Jesús, la luz misma vuelve a ser creada. Él nos lleva a todos tras él a la vida nueva de la resurrección, y vence toda forma de oscuridad. Él es el nuevo día de Dios, que vale para todos nosotros.

Pero, ¿cómo puede suceder esto? ¿Cómo puede llegar todo esto a nosotros sin que se quede sólo en palabras sino que sea una realidad en la que estamos inmersos? Por el sacramento del bautismo y la profesión de la fe, el Señor ha construido un puente para nosotros, a través del cual el nuevo día viene a nosotros.

En el bautismo, el Señor dice a aquel que lo recibe: Fiat lux, que exista la luz. El nuevo día, el día de la vida indestructible llega también para nosotros. Cristo nos toma de la mano. A partir de ahora él te apoyará y así entrarás en la luz, en la vida verdadera. Por eso, la Iglesia antigua ha llamado al bautismo photismos, iluminación.
¿Por qué? La oscuridad amenaza verdaderamente al hombre porque, sí, éste puede ver y examinar las cosas tangibles, materiales, pero no a dónde va el mundo y de dónde procede. A dónde va nuestra propia vida. Qué es el bien y qué es el mal.

La oscuridad acerca de Dios y sus valores son la verdadera amenaza para nuestra existencia y para el mundo en general. Si Dios y los valores, la diferencia entre el bien y el mal, permanecen en la oscuridad, entonces todas las otras iluminaciones que nos dan un poder tan increíble, no son sólo progreso, sino que son al mismo tiempo también amenazas que nos ponen en peligro, a nosotros y al mundo. Hoy podemos iluminar nuestras ciudades de manera tan deslumbrante que ya no pueden verse las estrellas del cielo. ¿Acaso no es esta una imagen de la problemática de nuestro iluminismo? En las cosas materiales, sabemos y podemos tanto, pero lo que va más allá de esto, Dios y el bien, ya no lo conseguimos identificar. Por eso la fe, que nos muestra la luz de Dios, es el verdadero iluminismo, es una irrupción de la luz de Dios en nuestro mundo, una apertura de nuestros ojos a la verdadera luz [...]"

sábado, 7 de abril de 2012

PORQUE ESTÁ TU ESPLENDOR CORONADO DE ESPINAS...

"Le impusieron sobre su cabeza una corona de espinas. Tenía la forma de un pileus (casco), de manera que ella recubría y tocaba la cabeza por todas partes" (Vicente de Lérins, Sermo in Parasceve).

Porque está tu esplendor
coronado de espinas,
es la rosa la flor
que más se te avecina.
Porque entrega la vid
su sangre en el lagar,
Tú pudiste decir:
Yo soy vid de verdad.
Y porque la mujer
que sufre dando a luz,
por el que ve nacer
se olvida de su cruz,
nos pudiste explicar
por qué debías sufrir,
pues no es posible amar,
como Tú, sin morir.
Y rosa, vid, mujer,
reflejan esta ley
de amor y padecer
que les puso su Rey
para prefigurar
qué precio de dolor
tendría que pagar
el amor del Señor.
Todo el que aspira a amar
como Tú nos amaste,
ha de poder pasar
por lo que tú pasaste;
por eso es que, - quizás -
das tu amor con medida,
pues si nos dieras más
nos quitaría la vida.
¿Quién osará pedir
la gracia de ese don
si no puede sufrir
otra crucifixión?
Dale al espino rosas,
dale vino al lagar,
da hijos a la esposa,
da valor para amar
Tú que a amar nos conduces
y a sufrir nos enseñas
fabricándonos cruces...
pero cruces pequeñas.

La corona de espinas de Cristo,
"No tenía, como acostumbramos a ver en las representaciones artísticas, forma de diadema, sino más bien de gorro o casquete de espinas que cubría toda la cabeza: la frente, el occipital y todo el cuello por detrás, incluida la nuca. En el lienzo de Turín se han contabilizado unas 50 heridas puntiformes procedentes de las espinas, con sus regueros de sangre vital, venosa y arterial. Estas se clavaron profundamente en su cuero cabelludo, como se puede deducir por la sangre que originaron. Debieron afectar a troncos nerviosos, como los occipitales entre otros, provocando dolores intensísimos. En Jerusalén se encuentran plantas espinosas, tales como el Zízyphus spina o el Paliurus spina Christi, que con alta probabilidad utilizaron los soldados romanos de la cohorte para trenzar dicha corona".
"La primera Semana Santa de la historia", de Carlos Llorente.
Tomado de: http://unsacerdoteentierrasanta.blogspot.com/2011/04/la-pasion-flagelacion-y-coronacion-de.html

jueves, 5 de abril de 2012

EL CRUCIFIJO, EXPRESION DE LA IDENTIDAD CULTURAL Y RELIGIOSA

CIUDAD DEL VATICANO, 19 MAR 2011 (VIS).-El director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, padre Federico Lombardi, S.I., realizó ayer por la tarde la siguiente declaración a propósito de la sentencia de la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo:

"La sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre la exposición obligatoria del crucifijo en las aulas de las escuelas públicas italianas se ha recibido con satisfacción por parte de la Santa Sede

"Se trata de una sentencia histórica, como demuestra el resultado al que ha llegado la Gran Sala al final de un examen profundo sobre la cuestión. De hecho, ha rebatido desde todos los puntos de vista una sentencia de primera instancia, adoptada por unanimidad por una Cámara del Tribunal, que suscitó no sólo el recurso del Estado Italiano, sino también el apoyo de numerosos Estados europeos, como nunca antes había sucedido, y la adhesión de muchas organizaciones no gubernamentales, expresión de un amplio sentimiento de la población.

"Se reconoce, por tanto, a un nivel jurídico sumamente autorizado e internacional que la cultura de los derechos del hombre no debe ponerse en contraposición con los fundamentos religiosos de la civilización europea, a los que el cristianismo ha dado una contribución esencial. Se reconoce, además, según el principio de subsidiariedad, que es un deber garantizar a cada país un margen de aprecio del valor de los símbolos religiosos en la propia historia cultural y en la identidad nacional y del lugar de su exposición (como ha sido confirmado en estos días también por sentencias de tribunales supremos de algunos países europeos). En caso contrario, en nombre de la libertad religiosa, se tendería paradójicamente a limitar o incluso a negar esta libertad para excluir de la vida pública toda manifestación. De este modo, se violaría la misma libertad, obscureciendo las identidades específicas y legítimas. El Tribunal sentencia, por tanto, que la exposición del crucifijo no es adoctrinamiento, sino expresión de la identidad cultural y religiosa de los países de tradición cristiana.

"La nueva sentencia de la Gran Sala es bien acogida también porque contribuye eficazmente a restablecer la confianza en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por parte de una gran parte de europeos, convencidos y conscientes del papel determinante de los valores cristianos en su propia historia, pero también en la edificación de la unidad europea y en su cultura de derecho y de libertad".
OP/ VIS 20110321 (420)