viernes, 14 de febrero de 2020

LA LUZ VINO AL MUNDO PERO EL MUNDO NO LA RECIBIÓ

HOMILÍA 
Lunes 22º  del Tiempo Ordinario
La luz se les apareció en persona, en Jesucristo, ellos no lo reconocieron 
y algunos lo querían matar
Lecturas: 
2ª Corintios 4, 1-2.5-7
Salmo  Responsorial: 95
Evangelio: Lc 22,24-30
La foto: Corinto a los pies de la Montaña coronada por el templo de Venus Porné o Afrodita, 
La idolatría del sexo

Buen día queridos hermanos, 
los tempraneros. 
Mientras llegan las ocho y cinco el pensamiento de hoy. 
Hoy es la fiesta de San Gregorio Magno, un faro de la Iglesia.
Las dos lecturas de hoy las entiendo a la luz de lo que dice San Juan en el Prólogo de su Evangelio: La Luz vino al mundo pero las tinieblas no lo recibieron, porque los pensamientos de los hombres no son como los de Dios.
Los hombres están entenebrecidos por el pecado original, las culturas, los pueblos están en las tinieblas. La luz vino al mundo y las tinieblas no la recibieron" Pero a todos los que la recibieron les dio  poder de ser hechos hijos de Dios" (Juan 1,12).
Pero vamos a ver en la primera lectura de la Carta a los Corintios que Pablo tiene que hablar contra lo que es el sentido común de  los corintios. Corinto era una ciudad corrompida, como todo el mundo griego y muy ensoberbecida . Muy pagada de sí misma, pensando que ellos eran los sabios siendo sí que sólo eran sofistas, es decir, ideólogos. Lo que hacían era barajar las tinieblas y jugar de nuevo. Las ideologías son la versión abstracta de la idolatría. En lugar de ídolos materiales, adora ideas erróneas erigidas en verdades.
Y Jesús encuentra lo mismo o algo parecido en la sinagoga de Nazaret, ¿Qué era la Sinagoga? La casa de la reunión. El lugar donde se guardaban y la asamblea que veneraba las Sagradas Escrituras. Es decir la luz de Dios revelada a Israel, su pueblo. 
Una luz auroral que precedía el amanecer de Cristo. Antes que viniera la Luz hecho Hombre, la luz estaba en las Escrituras de la Sinagoga. La tenían y la leían en la Sinagoga, pero unos estaban a media luz y oros tanteando a ciegas, no veían la luz. Y cuando la luz se les presentó adelante, en persona, en Jesucristo, no lo reconocieron y lo querían matar.
Los creyentes tenemos la luz- vivimos como en una aurora, vemos aparecer el sol de Cristo Ese sol de Cristo, ilumina nuestra vida y nos hace caminar sin perdernos en las tinieblas. El mundo que hay afuera, está en las tinieblas.
Santo Tomás habla del conocimiento matutino que es el de la fe , del vespertino de las Universidades donde todas son Ciencias Humanas sin la luz de la revelación y el tenebroso, el de las ideologías, o sea IDEO-LATRÍAS mentirosas. Es la atmósfera tenebrosa de la prensa gobernada por intereses mundiales, el de la televisión y de toda la comunicación de masas. Lo que quieren es engañar a las masas, están al servicio de las tinieblas y se oponen a la luz. Esa es la clave para entender las lecturas litúrgicas de hoy.
La luz vino al mundo y las tinieblas y no la reciben ¿Se puede predicar? Sólo la locura de la cruz . Los corintios  estaban en la lujuria, en la soberbia y en la adoración de lo humano En Corinto imperaban  los juegos Olímpicos: era el deporte, la copa de oro, todo lo mundano, lo vacuo, el culto religioso del cuerpo. 
También estaba Corinto alos pies del templo de Venus Afrodita. Corinto era el lugar de las peregrinaciones de la religión y el culto demoníaco del  sexo, el culto de la diosa Venus. 
Así que Pablo se encuentra en una ciudad corrompida, corrupta llena de esclavos sexuales. Allí está Pablo predicando en medio de una ciudad dominada por la sabiduría griega pero infatuada. 
La Corinto propiamente y auténticamente griega había sido arrasada muchos años antes, colonizada por Roma, ocupada por el imperio del comercio romano, Era el mundo romano aunque hablara griego. Corinto tenía no sólo un puerto sino dos, y sabemos lo que son los marineros 
Ahí está predicando Pablo. ¡Qué parroquia le tocó !. Él no se desanima ¿qué predica Pablo? La cruz de Cristo Que es salvación para los que creen  y que es escándalo – dice él- para los paganos y los judíos Tiene que convencer a sus fieles de que es preferible la luz de Cristo a las tinieblas, en medio de las cuales están, vegetan y pronto se marchitan y mueren en sus vicios y pecados. Pablo trae la luz del evangelio para salvar de las tinieblas de los que creen ver y pretenden ver- que es la peor de las cegueras.
Estas son las lecturas de hoy y vamos a comenzar signándonos con el signo de la Cruz con el cual vamos a gozarnos en esta Eucaristía recibiendo las gracias del Señor.

Agradecidos porque nos ha hecho ver su Luz, porque nos ha puesto en medio de las tinieblas, para percibir y anunciar la aurora de su Día. 
Agradecidos porque nuestra vida está iluminada por su Luz. 
Luz, que nos permite andar mientras alrededor nuestro todos los ciegos andan a tientas o peor ciegos guías de ciegos que  los llevan alprecipicio de la perdición. 
Los que hoy gobiernan a las naciones las llevan a la  ruina, a la guerra, a la destrucción, las sumergen en la injusticia y en la pobreza  No me estoy metiendo en política estoy diciendo lo que Jesús dice en el Evangelio. Demos gracias en esta Eucaristía que esta luz nos ilumine siempre día por día.
Homilía: P. Horacio Bojorge S.J.
Parroquia Sagrado Corazón – Montevideo
Lunes XXII  del Tiempo Ordinario 3 de setiembre, 2018.
San Gregorio Magno

ACCESO A MIS HOMILÍAS EN DROPBOX


ESTIMADOS VISITANTES:

MIS EXPLICACIONES DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS EN MISA (TEXTO) 
PUEDEN BAJARSE DE DROPBOX 

ORDENADAS POR TEXTOS BÍBLICOS 
DESDE ESTE ENLACE https://dropbox.com/sh/44gi5r8s9kqmjaq/AACz_9afKky5Il5svF4bODuya?dl=0… 

DESDE ESTE OTRO, LAS MISMAS, ORDENADAS POR TIEMPOS LITÚRGICOS https://dropbox.com/sh/iiw2ubydo2mna73/AAD4IbG74pRxjSp30zWAkX2Ia?dl=0

NO FIGURAN EN ESTAS LISTAS LAS QUE IRÉ SUBIENDO A TOMA Y LEE
SON UNA BREVE EXPOSICIÓN DE LAS LECTURAS DEL DÍA DADAS ANTES DE LA MISA
DEBIDO A QUE DEBIENDO CELEBRARLA EN 25 MINUTOS HABLABA SÓLO PARA LOS TEMPRANEROS QUE LLEGABAN ANTES

viernes, 7 de febrero de 2020

HOMILÍA
LA LUZ VINO AL MUNDO>br/>NO FUE RECIBIDA

La Luz, el Verbo, vino a este mundo, se encarnó, 
pero las tinieblas no le recibieron.

Lectura 1Co 2, 10b-16
Salmo Responsorial  144
Evangelio  Lucas 4, 31-37
HOMILÍA

Buenos días queridos hermanos. Mientras llegan las ocho y cinco el pensamiento de hoy. Las lecturas  nos hablan de la luz y las tinieblas. 
La Carta a los Corintios nos dice que el Espíritu de Dios  nos da a conocer  todas las cosas, que nos ilumina. 
En el Evangelio se habla del espíritu contrario, es el que hace que en la sinagoga se reciba con duda la palabra de Jesús." porque no enseña como nuestros maestros". 
Allí  había un hombre en el que está un espíritu impuro. Las traducciones dicen: poseído por un espíritu impuro. Pero no es un poseso, es simplemente un hombre que está en la oscuridad. 
Es lo que ayer les decía del conocimiento matutino, del conocimiento vespertino y del conocimiento nocturno. 

Según que la mente esté  iluminada por el Espíritu de Dios que es la luz o que esté en las tinieblas. 
Eso que dice San Juan: que la Luz vino a este mundo, que en Él estaba la Luz, que en el Verbo de Dios estaba la Luz, que es la Verdad de Dios.  
La luz, el Verbo, vino a este mundo, se encarnó, pero las tinieblas no le recibieron. Vino a los suyos y los suyos que tenían que ser el pueblo de la luz en el  mundo  para iluminar a las naciones, 

Jerusalén que tenía que ser la luz de las naciones, lo rechazó y lo mató. ¿Por qué? Porque las tinieblas  rechazaron a la Luz  y los suyos, los que eran de Él, lo rechazaron 
Esas son las dos cosas que se destacan, en el primer texto en la carta a los fieles de 
Corinto, que era gente que vivía en las tinieblas. Una población de origen romano pero que estaba en Grecia, hablaban griego, pero era gente que estaba en la carne, en las cosas de este mundo. 
Tenían en la montaña,- en la montaña que hay junto a Corinto que se levanta a setecientos metros en la roca arriba, como hacían los griegos- arriba de la montaña, la acrópolis. Allí  estaba el templo de Venus afrodita, de la diosa de la sexualidad erótica más famosa de todo el mundo  y de toda   la antigüedad. Donde iban allí las procesiones de los devotos del sexo a visitar a la diosa del sexo. Imagínense lo que había abajo, con esa cantidad de prostitutas sagradas en el templo. 

¡Qué parroquia le tocó a Pablo ir a evangelizar!  Además estaba ahí al lado, el centro de los juegos olímpicos que era el lugar de la exaltación del cuerpo, la expectación y después la gloria. Para los griegos era la gloria, la gloria propia el ser reconocidos. Así que san Pablo tenía que encontrarse con ese mundo en tinieblas 

En ese mundo en tinieblas había un pequeño grupito que digamos estaba amaneciendo en el evangelio. Amaneciendo en el evangelio, las primeras lucecitas, no terminaban de despertarse del todo ;así que estaban con los ojos pegados todavía, del sueño de la ignorancia pagana A éstos san Pablo les dice, como escuchábamos ayer que vino a explicarles el evangelio sin filtros, la cruz de Cristo ¿Verdad? 

Sales de la habitación oscura y te encuentras. con el sol y te quedas como enceguecido En esa situación estaban y en esa situación les dice que la luz no es mala. Que la luz  esa, ya se les va a pasar el contraste entre las tinieblas y la luz y van a empezar a ser seres espirituales. 
Es necesario que se transformen sus ojos Los ojos de los topos no pueden ver la luz, porque viven siempre en las tinieblas. Si el hombre se entorpece, se entorpece su lenguaje de espíritu. 
Después está este otro, el hombre de la sinagoga: "¿qué tienes que ver con nosotros? ¿has venido a destruirnos?, ya sabemos quién eres", no hablas como nuestros maestros, 
Esa extrañeza es  opuesta al Espíritu Santo. 
Tenemos dos situaciones la situación de vivir en el Espíritu, o la de estar en el espíritu impuro que no recibe nada, ¿Qué tiene que ver el evangelio con la vida?¿Qué tienes que ver conmigo?¿ Qué dicen los curas?. Esa extrañeza es demoníaca y esa dificultad esa torpeza, para recibir la verdad y el evangelio, es demoníaca.

El salmo dice Contemplaré la bondad del Señor. El que esté con los ojos abiertos, puede ver su bondad.

"Ya sé quién eres, eres el Santo de Dios". Aquí está el identikit del mal espíritu y del demonio: Dios no tiene nada que ver conmigo. 
La fe no tiene nada que ver con la vida. 
Se niega la comunión y toda la comunicación 
Esto que parece indiferencia, no es indiferencia, es miedo porque la segunda frase que grita es: "Has venido a destruirnos" 
Así que es miedo lo que se le tiene , debajo de la indiferencia del mundo, es miedo a Dios.  
Después hay por fin conocimiento sin amor: "Ya sabemos quién eres" 
Esto se lo puede encontrar cualquier catequista en clase de catequesis, el cura en su Parroquia, nosotros en el mundo.

Jesús le dice: "Cállate y sal de este hombre". Jesús nos enseña a distinguir entre el hombre y el espíritu que está en el hombre. 
Esta es una enseñanza fantástica que viene del Espíritu de Dios. No te enojes con la persona date cuenta del espíritu en que está.

"El temor se apoderó de todos Y decían ¿qué tiene su Palabra? Manda con autoridad y poder a los espíritus impuros y ellos salen"  Les extrañaba el contenido de su enseñanza y les extrañaba el poder de su Palabra En la Palabra hay dos cosas está el contenido de lo que se dice y la eficacia de la palabra que es espiritual El contenido pertenece  al Verbo de Dios y la eficacia, el poder al Espíritu Santo. De eso nos hablan las lecturas de hoy.

Nos ofrecemos con Jesús al Padre para que se glorifique en nosotros, divinizándonos.

Homilía – P. Horacio Bojorge S.J.
Parroquia Sagrado Corazón – Montevideo
Martes de la XXII Semana del Tiempo Ordinario, 4  de setiembre, 2018.

domingo, 2 de febrero de 2020

PRESENTACIÓN DEL SEÑOR EN EL TEMPLO


HOMILÍA
La solemnidad de hoy está por un lado íntimamente vinculada al Adviento pero por otro ya nos remite a la proximidad de la Cuaresma y la Semana Santa; especialmente al misterio de la Entrada del Hijo en el domingo de Ramos a Jerusalén y al Templo para purificar la casa de su Padre.

            Nos reorienta así, desde la espera de la venida de Dios propia del Adviento, a que  consideremos lo que implica para nuestras vidas, la venida de Dios en el Hijo obediente. 
           Nos invita a contemplar al Hijo como un hombre capaz de dar la vida por celo de la gloria de su Padre y del Templo, casa de su Padre.
            Al comienzo de su evangelio, san Marcos ha fundido en una sola las dos profecías de Isaías 40 y de Malaquías 3, 1-4, referentes a la venida del Señor. 
            Cita en primer lugar la de Malaquías: “Mira, envío mi mensajero delante de ti, el que ha de preparar mi camino” y luego la de Isaías 40,3: “Voz que clama en el desierto, preparad el camino del Señor, rectificad sus sendas”
             Marcos se refiere al Bautista y por eso cita solamente el comienzo de las profecías acerca de la venida del Señor, pero su intención es demostrar que se han cumplido las profecías tanto de Malaquías como de Isaías, en Aquél a Quien el Bautista anunció: Jesucristo, el Hijo de Dios venido en carne, venida histórica y física de Dios.
            Acabamo de leer en Malaquías: -«Mirad, yo envío mi mensajero, para que prepare el camino delante de mí. Enseguida entrará en el santuario el Señor, a quien vosotros buscáis, el mensajero de la alianza que vosotros deseáis: miradlo entrar -dice el Señor de los ejércitos-.”
            Enseguida, (hebreo ufit’om) es un vocablo preferido por san Marcos que lo usa 43 veces en su evangelio contra 19 veces en el resto de los escritos del Nuevo Testamento. Indicio de que san Marcos contempla todas las acciones de Jesucristo a la luz de la venida inminente anunciada por Malaquías.

            La sagrada liturgia nos invita a contemplar la entrada del niño Jesús en el Templo, como la primera entrada del Hijo en la Casa del Padre para purificarla por la penitencia.
            El Adviento nos invitaba principalmente a la fe. La Cuaresma nos invitará a la Penitencia. Y la fiesta de hoy enlaza ambas invitaciones en una: “Dios viene, creed y convertíos”
            La venida de Dios que anuncia Malaquías, es como la de un Sol de un Día que será, para los malvados “abrasador como un horno, y serán todos los arrogantes y los que cometen la iniquidad como paja, y los consumirá el Día que viene… hasta no dejarles raíz ni rama”.  
            San Juan Bautista se hace eco de esta advertencia cuando invita a la penitencia: “Raza de víboras, ¿quién os ha convencido de que huiréis de la ira inminente?”.

           Ahora bien, lo terrible de la situación de los impíos, la pinta Malaquías como la insensibilidad para la propia injusticia:
“Os he amado dice el Señor, pero vosotros decís ¿en qué nos has amado?” (1,2)
           “Si yo soy padre ¿dónde está mi honra? Y si Señor ¿dónde el respeto que se me debe?. El Señor os dice a vosotros los sacerdotes: ‘vosotros despreciáis mi Nombre’. Pero vosotros rebatís ¿En qué hemos menospreciado tu Nombre? Presentando en mi altar un pan impuro. Y vosotros protestáis ahora ¿‘en qué te hemos manchado? Pensando que la mesa del Señor es despreciable. Cuando ofrecéis una res ciega o coja ¿no es un mal? (1, 6-14)
            “Vosotros cansáis al Señor con vuestras palabras, pero rebatís: ¿en qué le cansamos? Cuando decís: cualquiera que hace el mal es bueno a los ojos del Señor y Él lo acepta complacido, o también ¿Dónde está el Dios del juicio?” (2, 17)
            “Desde los días de vuestros padres os venís apartando de mis preceptos y no los observáis. Volveos a mí y yo me volveré a vosotros, dice el Señor. Pero vosotros decís ¿en qué debemos volver? ¿Debe un hombre defraudar a Dios? ¡Pues vosotros me defraudáis a mí – Y todavía rebatís ¿en qué te hemos defraudado? En el diezmo y en la ofrenda reservada” (3, 7-8).

             Reconocemos en la profecía de Malaquías la misma situación del Templo en que HOY entra el niño y al que entrará como hombre para purificar la casa de su Padre: “Habéis convertido la casa de mi Padre en casa de mercado”. Habéis subvertido el sentido del templo y de la religión, desviando el culto a Dios en provecho propio.
              Los sacerdotes que se enfrentaron a Jesús en la purificación del templo, como los de Malaquías, no reconocen la corrección y rearguyen: “¿con qué autoridad haces esto?” (Mc 11, 27).

              Creo que esta es una radiografía de TODA conducta simoníaca en cuestiones religiosas, de culto, de doctrina, de moral. Sea en Israel, sea en el catolicismo. La indisciplina cultual, la corrupción de la enseñanza, el relativismo moral. La experiencia nos muestra que en la Iglesia, ni bautizados ni ordenados estamos libres de esta levadura capaz de corromper el buen pan.

             Nuestra vocación sacerdotal la sentimos acechada por análogas corrupciones.
             Ahora, en la era filial, la simonía consiste fundamentalmente en el vivir para sí mismo y no para el Padre. Vivir, hablar y actuar para nuestra propia gloria y no para la gloria del Padre. Buscar nuestro propio provecho, en vez de buscar la gloria del Padre.
San Pablo enseña que la caridad filial verdadera no busca sus propios intereses (1 Cor 13, 5); y lamenta que “Todos buscan sus propios intereses y no los de Cristo” (Filipenses, 2, 21) que no son otros que los del Padre.
El misterio que contemplamos nos invita pues a pedir en este retiro la purificación de todas nuestras intenciones y acciones, para que sean las obras filiales que glorifican al Padre.
El Hijo entra al templo cumpliendo la profecía de Malaquías y viene a los suyos. Que nuestro corazón esté bien dispuesto para que aunque nuestra conciencia nada nos reproche, no por eso nos demos por justificados, porque el que nos juzga es el Señor (1ª Cor 4, 3-4).
“Señor ¿quién puede hospedarse en tu tienda y habitar en tu monte santo? El que procede honradamente y practica la justicia” (Salmo 14). 
Esto que valía para el templo terreno vale a fortiori para entrar en la casa del Padre y la Jerusalén celestial. No es posible entrar en ella sin la justicia filial.
Sabemos que no podemos estribar en nosotros mismos para lograrlo. Por eso, la carta a los Hebreos nos anima a asumir con fortaleza las pruebas y purificaciones necesarias para nuestra santificación. Aún no hemos resistido hasta la sangre en nuestra lucha contra el pecado. Pero Jesús se ha hecho hermano nuestro para enseñarnos a vivir como hijos, de cara al Padre, como creaturas nacidas de nuevo y de lo Alto:
        Hemos leído también en la carta a los Hebreos este mensaje de san Pablo a nosotros, los cristianos: “Los hijos de una familia son todos de la misma carne y sangre, y de nuestra carne y sangre participó también Jesús; así, muriendo, aniquiló al que tenía el poder de la muerte, es decir, al diablo, y liberó a todos los que por miedo a la muerte pasaban la vida entera como esclavos. Notad que tiende una mano a los hijos de Abrahán, no a los ángeles. Por eso tenía que parecerse en todo a sus hermanos, para ser compasivo y pontífice fiel en lo que a Dios se refiere, y expiar así los pecados del pueblo. Como él ha pasado por la prueba del dolor, puede auxiliar a los que ahora pasan por ella”.
Nuestra esperanza la ponemos pues en aquél que nos llamó y nos promete la entrada a la Casa del Padre: «No os turbéis; creed en Dios y creed también en mí.  En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones. De no ser así, no les habría dicho que voy a prepararles un lugar. Y después de ir y prepararos un lugar, volveré para tomaros conmigo, para que donde yo esté, estéis también vosotros. Para ir a donde yo voy, vosotros ya conocéis el camino.» (Juan 14, 1-4)

lunes, 6 de enero de 2020

EL GRAN REGALO DE LOS MAGOS DE ORIENTE



E P I F A N I A
Meditación

Día de Reyes magos, seis de enero.
De niño es preguntar: ¿Qué me trajeron?
De adulto comprobar: ¿Qué me dejaron?
Y es de viejos, incrédulos y avaros:
sospechar que los Reyes les robaron.

Yo considero estos zapatos míos
y los encuentro llenos de...vacío.
Mas ya sólo tenerlos es regalo,
en los tiempos que corren, nada malo.

Así que: ¡gracias por estos zapatos!
Y mientras me los pongo y me los ato,
descubro otro regalo y me enmimismo:
¿no es don poder calzarse por sí mismo?

Y al ir desenvolviendo reflexiones
crece mi gratitud por tantos dones.
Caigo en la cuenta, con sorpresa mía,
de que es un día de Reyes cada día.

Porque al calzarse cada día los pies,
recibe el hombre, en don, cuanto hace y es.
Y lo que da la vida, aunque parezca malo,
es, bien mirado, todo de regalo.

Encuentro al despertarme... de mi engaño,
que es corona de gracias todo el año.
Y que la Epifanía manifiesta
que toda nuestra vida es día de fiesta.

Que nadie el Don de Dios, por tanto, mida
por los puntos que calza en esta vida.
Cuando regala, Dios tiene por norma
rebosar de abundancia toda horma:

deja lo mismo en la alpargata rota
que en los charoles y en las finas botas.
¿No vale más la vida que el vestido?
Descalzos nacen reyes y mendigos.

Fueron los Reyes Magos los primeros
en saberse, sin Cristo, pordioseros;
y en deponer ante los pies del Niño
su ofrenda de fatiga y de cariño.

Los primeros también que comprendieron
que Tú dejabas a estos hijos ruines
colmados de Jesús los escarpines.     

Horacio Bojorge

viernes, 3 de enero de 2020

LA ESTRELLA DE BELÉN
¿LEYENDA O REALIDAD?

PARA CONTEMPLAR CON CERTEZA LA ESTRELLA DE LA EPIFANÍA
Se ha puesto tan de moda que ya es casi de recibo, pensar que la estrella de Belén fue solamente un "midrash" o sea un invento piadoso de san Mateo.
Sobre los pesebres de nuestras parroquias y casas ya durante la Navidad,
luce la estrella de Belén.http://www.bethlehemstar.com/

Ahora vivimos en un momento en que los conocimientos de astronomía y el avance de las ciencias de computación permiten crear modelos astronómicos que pueden mostrar el desplazamiento de planetas y estrellas según se observan desde nuestro planeta. [...] ¿Cómo pudo "detenerse" Júpiter sobre Belén y dar la impresión que recibieron los magos ya observando desde Jerusalén hacia el sur? Esa aparente "detención" de Júpiter se debe a lo que en términos astronómicos se llama "movimiento retrógrado" un fenómeno que hace aparecer a ciertos cuerpos celestes como moviéndose hacia atrás en el cielo, volviendo sobre sus pasos. La ilusión se debe a que el observador terrestre está parado sobre una plataforma en movimiento, el planeta Tierra. 


En este caso, con la ayuda del programa "Starry Night
http://www.starrynight.com
si ubicamos al observador a la puerta sur de Jerusalén y observamos el cielo, veremos que Júpiter parece detenerse sobre Belén.

Por supuesto el planeta se sigue moviendo en su órbita, pero desde la perspectiva de los magos, parece detenerse sobre Belén en diciembre 25 del año 2 a. C. ¡Parece que los magos estuvieron de visita justo a tiempo para las Navidades aunque en ese tiempo no se festejara la Navidad! Es posible que este aniversario influyera en la decisión de la Iglesia primitiva de honrar a Cristo en esta fecha.


Si Usted está interesado en el tema... visite la página. Y si es aficionado a la astronomía y tiene el programa Starry Night, reproduzca el hecho en su pantalla: la conjunción del planeta rey con el astro rey sobre Belén.
El DVD se puede adquirir y contiene traducción al español.

miércoles, 1 de enero de 2020

NAVIDAD: LA VENIDA FÍSICA DE DIOS EN PERSONA
Octava de Navidad Último día
AMARLO O TRAICIONARLO

7.- CONVERSIÓN Y APOSTASÍA 
Hasta el domingo del Bautismo del Señor se prolonga este tiempo de Epifanía en el que estamos.
Este tiempo del culto litúrgico "zurce" un año con el siguiente en una continuidad de relación. Renueva nuestros vínculo de fe con el Dios "venido" para el abrazo y el beso (¡que no sea para el de Judas!) y nos ha conquistado el corazón para ser primero discípulos y por fin, HIJOS EN EL HIJO. 

Estamos en el cambio de año. 
La fe, para los que creemos en Dios venido fue un cambio de vida. 
Para otros muchos que le dieron la espalda luego de haberlo conocido, fue una muerte. [Imagen: Beso de Judas. Giotto]
La muchedumbre humana osciló, históricamente, desde el paganismo a la fe católica y hoy se viene sumergiendo en el olvido del misterio cristiano. El beso de Judas se generalizó de forma macabra.
Por eso, en el último día de esta octava me ocupo de la Conversión y de la Apostasía de este Dios presente


29) CONVERSIÓN Y APOSTASÍA son términos correlativos. 
Es bueno tenerlos en cuenta. Porque ellos nos permiten comprender hechos que nos rodean y que no comprenden los que ignoran estas cosas. Nos referimos a la conversión, pero sobre todo al fenómeno correlativo de la apostasía, que es un hecho muy común y sin embargo, por lo general, inadvertido. 

30) Si convertirse es volverse a, hacia, apostatar es apartarse de. Volverse a Dios es convertirse. Apartarse de Dios después de haberse convertido a Él, es apostatar. 

31) Convertirse y apostatar son, pues, dos acciones que sólo se entienden respecto de Dios; del Dios real, presente. Por eso para hablar de conversión y apostasía es necesario establecer lo que es la presencia de Dios, Dios presente. Esta presencia es la que anuncia el mensaje evangélico y por la cual merece el nombre de Buena Noticia. 

32) La Iglesia Católica es una Religión de la Presencia porque es una religión del Dios que ha venido y que vendrá, del Alfa y Omega. 

 33) Todo el culto católico gira alrededor de la Eucaristía donde Dios hecho hombre y resucitado se hace presente y permanece presente en el Sagrario. Sinagogas y Mezquitas tienen su centro en el Libro Sagrado. Nuestros templos tienen su centro en la presencia de Jesús resucitado. 

34) La apostasía para judíos y musulmanes significa, de alguna manera, apartarse del Dios que les habla desde el libro comentado por los escribas y doctores. Más exactamente a veces, apartarse del texto inspirado y distraerse con los intérpretes.

35) Para nosotros. apartarnos es olvidarnos del Dios vivo que se nos hizo presente en Jesús. Para nosotros, el culto a Dios, es cumplir con el pedido del Señor: "Haced esto en memoria mía". 

Lo que nos dice desde la renovación de aquella última cena en el tiempo, es:
ACUÉRDENSE DE MÍ. 
Y a los más íntimos NO ME OLVIDES
Y a los Judas: "lo que vas a hacer, hazlo pronto".

36) En el librito "La Parábola del Perro" (Nº 44) señalé el tipo de apostasía anónima que es cambiar al Dios real por una idea, o muchas.
"Sólo un suero de fe y en alta dosis
puede curar la rabia de la gnosis"

martes, 31 de diciembre de 2019

NAVIDAD: LA VENIDA FÍSICA DE DIOS EN PERSONA
Octava de Navidad 6º día
Y HABITÓ ENTRE NOSOTROS

6.- JESÚS: 
DIOS HECHO HOMBRE,  
VINO Y ESTÁ
SE QUEDÓ ENTRE NOSOTROS 
PARA SIEMPRE DIOS PRESENTE

20) Los antecedentes del Antiguo Testamento, que se han presentado en las entradas anteriores de esta novena de Navidad, son referencias indispensables para comprender el contenido de la predicación de Jesús. 
21) Tal como se nos narra en los evangelios, la predicación de Jesús es de una laconicidad impresionante, a la vez que intrigantemente escueta.          San Marcos la resume en su evangelio en dos versículos: 
“Marchó Jesús a Galilea y proclamaba la Buena Nueva de Dios: el tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios se aproximó, convertíos y creed en el evangelio” (Marcos 1,14-15). 

22) Jesús puede permitirse ser tan breve porque lo que quiere no es tanto comunicar una doctrina, cuanto señalar una presencia: su presencia y con ella la de su Padre y la del Espíritu de ambos.
Dios está presente. Dios, en persona, está aquí. Dios uno y Trino nos creó a su semejanza y vino a restaurarla en los que creen.
       La proclamación de este acontecimiento es el evangelio: buena noticia, buena nueva. 

23) “El tiempo se ha cumplido”: es decir, ha llegado la hora que anunciaban los profetas, el día que ellos llamaron “Día de Yavé”. 
Dios mismo ha venido. Se ha hecho próximo: prójimo. Dios se aprojimó. 

24) “El Reino de Dios”, es una circunlocución por “Dios Rey”, pero a la vez del ser del Hijo que viene a instaurarlo, engendrando Hijos de Dios.
Es vida filial misma es El Reino.
         Esto puede comprenderse a la luz de lo que gritan quienes reciben a Jesús en su entrada triunfal en Jerusalén. Recibiendo al Rey que viene le gritan: “Bendito el Reino que viene...” (Marcos 11,9). 
         Cuando viene el Rey, es su reinado el que llega junto con él.  

25) Por lo tanto, Rey y Reino son nombres intercambiables. Y en este caso son nombres de Dios, Quien, como es sabido, es llamado Rey (Cfr. Isaías 6,4: “Al Rey Yavé Sebaot han visto mis ojos”). Cuando Jesús anuncia que se ha aproximado el reino de Dios, está diciendo que Dios-Rey se ha aproximado.  

26) Por eso, la presencia de Dios, su Reino, podemos entenderla en el sentido de Realidad de Dios. “Reino de Dios”, indica, como dicen los exegetas: 
1º) la realeza o dignidad regia de Dios; 
2º) el reinado o espacio de tiempo que abarca el gobierno de un rey; 
3º) el reino o estado, nación, territorio sobre el cual reina. 
      Pero además de reino, reinado, realeza, la expresión Reino de Dios, designa a Dios-Rey mismo; a Dios en persona. Podríamos decir: la realidad de Dios, Dios mismo. 
      Y ese Reino somos los que vivimos como el Hijo, como Hijos. Somos el Reino de Dios y "El Reino está en vosotros" (Lucas 17,21)

27) Pero no basta que Dios se haga presente. Su presencia debe ser advertida y reconocida por los hombres. 
Y para esto son necesarias dos cosas que Jesús pasa a imperar a continuación: “convertíos y creed”. 
Jesús las exige porque son necesarias para reconocer la presencia de Dios. Dios está presente. ¿Quieres verlo? ¿Quieres reconocerlo? conviértete y cree.

28) Porque el Reino de Dios es una persona, es Cristo y es por lo tanto
el Hijo, hecho hombre. De ahí que el misterio expresado como Reino de Dios, Reino de los cielos, debe entenderse como la “condición filial” de Cristo y de aquellos con quienes ha venido a compartirla.

Véase sobre este misterio, mi libro:
Horacio Bojorge:
 "Salió el Sembrador a sembrar-se. La divina Re-generación y la Vida Filial. El secreto escondido en parábolas y revelado a los Hijos"
Editorial Lumen, Buenos Aires 2015

lunes, 30 de diciembre de 2019

NAVIDAD: LA VENIDA FÍSICA DE DIOS EN PERSONA
Octava de Navidad 5º día
UN DIOS QUE BESA Y ABRAZA

5.- VENIDA FÍSICA DE DIOS EN PERSONA:
Los atributos divinos “son encontrados y besan” como personas

12) Un ejemplo:  
Me refiero al Salmo 84 (85 del hebreo) 

Comienza con las palabras “Señor has sido bueno con su tu tierra...” Todo este salmo es una petición de esa Presencia física benéfica, por la cual el salmista clama y suspira:
 “Muéstranos Señor tu misericordia y danos tu salvación” (v.8)
 “quiero escuchar lo que dice Dios” (v.9).

13) La oración de deseo de presencia y encuentro, se transforma de pronto en una profecía de la venida de Dios en persona, a partir del versículo décimo:
“Sólo se acerca su salvación a los que lo respetan”
[ak qarov lire’áo yish'ó]
“Para morar Gloria en nuestra tierra” [Gloria nombre propio]
[lishkón kavód b’artsénu]
Y continúa:
-- “Misericordia y Fidelidad son encontrados"
[jésed we’emét nifgashú] Voz pasiva del verbo pagash.
“Justicia y Paz besan" [tsédek weshalóm nasháqu] 
"Fidelidad brota de la tierra" [‘émet me’érets titsmàh]
"Justicia se asoma desde el cielo” [wetsédeq mishamáyim nishqáf]

14) Estos dos versículos (11-12) contienen una serie de nombres de atributos divinos personificados y convertidos en nombres de Dios.

 15) Las acciones que se atribuyen a estas personificaciones son elocuentes en el original hebreo. Los verbos en hebreo están en activa y pasiva y no tienen el sentido recíproco o reflexivo que sugieren algunas ambiguas versiones castellanas: “amor y lealtad encuentran son encontrados, justicia y paz se besan”. [Si los atributos se saludaran entre sí, o se conciliaran ideas opuestas o mal avenidas los verbos deberían haber estado estar en voz hitpa'él y no como están en voz activa y pasiva].

16) Primeramente Amor y Lealtad se encuentran, ha de entenderse en el sentido, de: son encontrados, en voz pasiva, te los puedes encontrar. En segundo lugar, este encuentro se expresa, en hebreo, con un verbo (pagash) que sólo se usa para el encuentro entre personas.

 17) Justicia y paz, malamente traducido, no: se besan (una a la otra recíprocamente) sino: besan, en voz activa: te pueden besar.

 18) Esta traducción literal y fiel del hebreo (que proponemos siguiendo la interpretación de la antigua versión siriaca Peshitta y a los comentaristas antiguos y modernos) muestra al salmista describiendo proféticamente la Encarnación: el encuentro de Dios en persona con los hombres.

 19) Misericordia y Fidelidad, Justicia y Paz, no son ideas, como tampoco Dios lo es. Son, Es Alguien. Alguien que uno se encuentra, que se toca, que te besa y te abraza: Presencia de Dios real y física, en persona: encarnada.

domingo, 29 de diciembre de 2019

NAVIDAD: LA VENIDA FÍSICA DE DIOS EN PERSONA
Octava de Navidad 4º día

4.- PERSONALIZACIÓN DE LOS ATRIBUTOS DIVINOS
EN LOS SALMOS 

8) Los salmos claman por esa manifestación de presencia y cercanía pesonal de Dios
Por ejemplo: 
“Haga brillar su rostro sobre nosotros!” (Salmo 67,2); 
“Dios en persona va a juzgar” (Salmo 49,6); 
“los rectos morarán en tu presencia” (Salmo 140,14). 

9) O celebran su venida y su presencia activa en la historia. 
El Salmo 67, 2-7 (68 del hebreo) celebra - con reminiscencias de Isaías - la venida de Dios que se ha hecho presente: 
       “2 Se levanta Dios y se dispersan sus enemigos, huyen de su presencia los que lo odian. 3 Como el humo se disipa, se disipan ellos; como se derrite la cera ante el fuego, así perecen los impíos ante Dios. 4 En cambio los justos se alegran, Gozan en la presencia de Dios, rebosando de alegría. 5 Cantad a Dios, tocad en su honor, Alfombrad el camino del que avanza por el desierto, su nombre es el Señor, gozad en su presencia. 6 Padre de huérfanos, tutor de viudas es Dios en su santa morada; 7 Dios da un hogar a los desvalidos, abre a los cautivos la puerta de la dicha, mas los rebeldes moran en suelo estéril". 

10) En los Salmos se preanuncia la presencia personal física de Dios que se consumará con la Encarnación en otros numerosos textos. Todo el Antiguo Testamento, en su conjunto ofrece no solamente el uso universal de los antropomorfismos, sino una personalización gradual y creciente de los atributos divinos, como son su Palabra, Sabiduría, Justicia, Fidelidad, Amor, Nombre, su gloria, su rostro. 

 11) En esos usos del Antiguo Testamento, han visto los hagiógrafos del Nuevo y ha visto la Iglesia, preanuncios de la Encarnación. Ya no son expresiones meramente simbólicas de una presencia puramente espiritual, sino que se preanuncia una venida en forma física y tangible.

Lo ejemplificaremos mañana con el salmo 85: "Señor, has sido propicio con tu tierra" en el que los atributos divinos Amor, Lealtad, Justicia y Paz, aparecen besándose y abrazándose y se expresan estas acciones mutuas con verbos que sólo se usan para acciones de besos y abrazos interpresonales, 

sábado, 28 de diciembre de 2019

NAVIDAD: LA VENIDA FÍSICA DE DIOS EN PERSONA
Octava de Navidad 3er. día

3.- LA VENIDA FÍSICA DE DIOS, 
ARDIENTEMENTE DESEADA 
POR MOISÉS 
Y ANUNCIADA POR DIOS.

ÍCONO DE LA TRANSFIGURACIÓN --> 

7) Esta venida de Dios en persona física de la que habla Isaías es la misma que le había sido anunciada a Moisés en respuesta a su oración insistente: “habitaré en medio de vosotros... me pasearé en medio de vosotros” (Levítico 26,11-12). 

“Yo mismo iré contigo y te daré tranquilidad” -respondió Dios a la súplica de Moisés. Y Moisés le repitió: “Si no vienes Tú mismo, no nos hagas partir” (Éxodo 33,14-15). 

Moisés y Elías desearon ver el rostro de Dios: 
"Entonces dijo Moisés: -- "Déjame por favor ver tu gloria. 
Él le respondió: 'Yo hará pasar ante tu vista toda mi bondad y pronunciaré delante de ti el Nombre del Señor, pues hago gracia con quien hago gracia y tengo misericordia de quien tengo misericordia'. Y añadió: 'Pero mi rostro no podrás verlo, porque no puede el hombre verme y seguir viviendo' (en la tierra). Luego dijo el Señor: 'Mira, hay un lugar junto a mí (en la montaña). Tú te colocarás sobre la peña. Y al pasar (por allí) mi gloria, te colocaré en una cueva de la roca y te cubriré con mi mano hasta que yo haya pasado. Luego apartaré mi mano para que veas mis espaldas, pero mi rostro no se puede ver" (Éxodo 33, 18-23) 

Por eso, ambos pudieron verlo cuando vieron a Jesucristo sobre el monte de la Transfiguración (Mateo 17, 1-8; Marcos 9, 2-8).

En el Hijo encarnado se hizo visible el Padre: 
"- Le dice (a Jesús) Felipe: "Señor, muéstranos al Padre y nos basta", 
- Le dice Jesús; ¿Tanto tiempo estoy con vosotros y no me conoces Felipe? El que me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú 'Muéstranos al Padre'? ¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí?" (Juan 14, 8-10)

viernes, 27 de diciembre de 2019

NAVIDAD: LA VENIDA FÍSICA DE DIOS EN PERSONA
Octava de Navidad 2º día

2.- EL PROFETA ISAÍAS ANUNCIA 
LA VENIDA FÍSICA Y TANGIBLE
DE DIOS EN PERSONA

4) Si tomamos como ejemplo el libro del profeta Isaías, encontramos en él numerosas frases que aluden a la venida fisica, visible y tangible, de Dios en persona directa, inmediata y sin intermediarios. 

Citemos algunos textos: 
- “Fue Él su Salvador en todas sus angustias. No fue un mensajero ni un ángel, Él mismo en persona los liberó” (63,9) 

- “¡Ah! si rompieses los cielos y descendieses” (63,19) 
- “Su presencia es pavorosa para los malos” (2,10.19.21) 
- “Vendrá el Señor” (4,3); 
- “El Señor mismo” (7,14) 

- “Al Rey Señor de los Ejércitos han visto mis ojos” (6,4) 
- “Aguardaré al que esconde su rostro” (8,17); 

 - “La tierra se llenará de su conocimiento”(11,9); 
 - “El Señor volverá a mostrar su mano” (11,11) 
- “He aquí a Dios mi salvador” (12,1); 
Job dice: “al cual yo mismo contemplaré, y a quien mis ojos verán” (19,27) 

- “Ahí tenéis a vuestro Dios” (25,9); 
- “Ahí está vuestro Dios, ahí viene el Señor con poder” (40,9-10); 

- “No he dicho que me busquen en el vacío” (45,19) 
- “Con sus propios ojos ven el retorno del Señor” (52,8) 
 - “Me he dejado encontrar y hallar por quienes no me buscaban” (65,1) 
- “Tú te haces el encontradizo” (64,4) 5) 

5) Ante esta insistencia en el tema de la venida de Dios en persona, se explica que el libro de Isaías se abra con la famosa profecía:
- “Conoce el buey a su dueño y el asno el pesebre de su amo, pero Israel no conoce... me ha dado la espalda” (Isaías 1,3-4). 

6) Al mismo los tiempos establecen una relación entre el deseo de los justos y la venida de Dios a los que lo buscan. Y a la vez terrible para los que no lo buscan. 

jueves, 26 de diciembre de 2019

NAVIDAD: LA VENIDA FÍSICA DE DIOS EN PERSONA
Octava de Navidad 1er. día


¡AH SI RASGASES LOS CIELOS 
Y DESCENDIESES! 
(Isaías 64, 1)

1.- ANUNCIO 
DE LA VENIDA DE DIOS MISMO 
EN PERSONA Y FÍSICAMENTE
EN EL ANTIGUO TESTAMENTO 

1) El Evangelio se llama así porque en el idioma griego en que fue escrito, la palabra eu-angelion quiere decir buen Buen Anuncio, Buena Noticia.
Lo que anuncia el Evangelio como buena noticia es la presencia de Dios. 
La venida de Dios en persona había sido anunciada por los profetas en el Antiguo Testamento.

2) En el Nuevo Testamento, Jesucristo se presenta a sí mismo como la realización de esa venida preanunciada. Desde Jesucristo Dios se hace presente “en persona pero en una naturaleza física”, inaugurando así la nueva era de la historia humana: el Nuevo Testamento. Eso es lo que anunció Juan el Bautista y eso es lo que anunciamos en la Iglesia.

3) San Marcos comienza su evangelio citando dos pasajes del Antiguo Testamento que anunciaban su venida y que se cumplen con la venida del Bautista y de Jesús: Isaías 40, 3 y Malaquías 3, 1

"Abrid en el desierto un camino para el Señor [...] ahí viene el Señor con poder" (Isa 40,3.10)
"Enseguida vendrá a vosotros el Señor a quien buscáis" (Mal 3,1)

miércoles, 25 de diciembre de 2019

LA ESTRELLA DE BELÉN - Estaba escrito en las Estrellas

Sobre la estrella de Belén
que vieron los magos venidos de Babilonia, investigada a la luz de la ciencia astronómica
visitar este sitios
http://www.bethlehemstar.com/es/

El Verbo creador de todas las cosas
inscribió en el curso de los astros
las conjunciones más significativas
de su entrada en el mundo
por la Encarnación y su nacimiento
en Belén, el 25 de diciembre del año 2 antes de Cristo.
El resultado de la investigación astronómica mediante el programa
científico Starry-night

martes, 24 de diciembre de 2019

HOMILÍA PARA NAVIDAD
MARÍA OFRECIÓ A SU HIJO:
"Lo envolvió en pañales
y lo recostó en un pesebre

QUERIDO VISITANTE, TE DESEO 
UNA SANTA NAVIDAD
ILUMINADO POR LA GRACIA DIVINA
ACERCA DEL MISTERIO 
QUE CELEBRAMOS
P. HORACIO BOJORGE

En el pesebre se pone el forraje para los animales. 
¿Qué hace Jesús allí?
Nos dice: Esta es mi carne para alimento del mundo. Tomad y comed, porque mi carne es verdadera comida.

María lo pone en el pesebre como quien da a su hijo en ofrenda para la vida del mundo
Con un gesto sacerdotal y nutricio, lo pone entre el heno, como quien nos lo da para alimento

Isaías había hablado del pasto y de la carne: "Toda carne es como el heno, y todo su esplendor como flor del campo. La flor se marchita, se seca la hierba en cuanto le da el soplo de Dios" (Isaías 40,6-7). La imagen es proverbial en la Escritura: "No te exasperes por causa de los malvados, no envidies a los que hacen injusticias. Porque se marchitan pronto como el pasto, como la hierba tierna se secan" (Salmo 36(37),1-2). "Tú al polvo reduces a los hombres, diciendo: `¡Volved hijos de Adán!'. Porque mil años son a tus ojos como un día, un ayer que pasó, una vigilia de la noche. Tú los arrebatas, no son más que un sueño, como la hierba que a la mañana brota y florece, por la tarde se amustia y se seca" (Salmo 89(90),3-6).
"Dime lo que comes y te diré quién eres". El hombre y los animales, "toda carne" como dice la Escritura, se alimentan de hierba y son transitorios como ella. Y aunque la hierba sea fugaz, la carne, los vivientes, no pueden subsistir sin ese alimento perecedero. De lo que es más perecedero que nosotros, recibimos permanencia los que somos fugaces.


Por eso, la profecía de Isaías introduce una promesa y una esperanza inauditas, cuando - anunciando la Encarnación de la Palabra eterna de Dios - injerta sobre el pie de aquél melancólico proverbio bíblico, el alegre anuncio del Evangelio: "La hierba se seca, la flor se marchita (¡es verdad!), pero la Palabra de Dios permanece para siempre" (Isaías 40,8).

¿Qué pasa cuando, por el misterio de la Encarnación, la Palabra eterna, permanente y duradera de Dios, toma carne humana y entra en esta carne transitoria? Pasa - para decirlo con palabras de Pablo - que "esto mortal, se reviste de inmortalidad" (1 Corintios 15,54). ¿Cómo podrían, si no, heredar el Reino de los Cielos la carne y la sangre mortales, ni heredar la incorrupción lo corruptible?


Esta carne del hijo de María, será pues alimento de inmortalidad, bajo las especies del alimento perecedero de la fugacidad: bajo las especies eucarísticas, preparadas desde el tercer día de la Creación, cuando dijo Dios: "brote la tierra verdor: hierbas de semilla y árboles frutales que den sobre la tierra fruto con su semilla dentro" (Génesis 1,11).


Esto debía suceder como sucedió, al tercer día de la Creación. En ese día y "al comienzo", la Palabra de Dios, por la que todo es creado y viene a la existencia, se reveló como la Semilla de todas las semillas, semilla primordial de la que proviene toda hierba verde y todo árbol de fruto, entre ellos el trigo y la vid eucarísticos. Pan y vino para el sacrificio según el orden de Jesús.


El Verbo, la Palabra de Dios, Semilla primordial, es el origen de todo alimento, y propiamente lo que vivifica: "No sólo de pan vive el hombre sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios" (Deuteronomio 8,3; Mateo 4,4). Todo escriba instruido en el Reino de los Cielos puede saber que la semilla de donde vino el Pan cotidiano y el Pan de Vida, fue un "Dijo Dios", es decir, una Palabra suya. Y que es sin duda por esto que Jesús tuvo predilección por compararse con la Semilla en sus parábolas.


María, en cuya carne la Palabra se hizo carne, donde lo corruptible comenzó a revestirse de incorrupción, es la que, en el pesebre: "da esta carne para vida del mundo" (Ver Juan 6,51). Por eso, dicen los Santos Padres, al reclinar al Niño en un pesebre, ella ofrecía a su hijo como sobre un altar, como alimento, como pan del camino, puesto que tampoco nació en su hogar, sino en un albergue precario durante un viaje.


El pesebre: altar y púlpito

(Ilustración: un pesebre encontrado en las excavaciones de Meggiddo)

San Beda el Venerable, comentando el pasaje "lo recostó en un pesebre", dice: "Aquél que es el Pan de los ángeles, está recostado en un pesebre, para poder fortificarnos como `animales' santos, con el trigo de su carne". Y San Cirilo explica: "Encontró al hombre embrutecido en su alma, y por esto fue colocado en un pesebre como alimento, para que mudando la vida bestial, podamos ser llevados a una vida conforme con la dignidad humana, tomando, no el heno, sino el pan celestial, que es el cuerpo de vida".


El mismo San Cirilo interpreta simbólicamente el pesebre como: "el altar, en el que durante la Misa, Cristo, por la consagración es como si naciese y se inmolase".


San Gregorio, comentando el significado de la palabra Belén, que en hebreo se dice Beit- léjem, dice: "Nace convenientemente en Belén, que se interpreta Casa del Pan. Ya que él mismo dice de sí mismo: Yo soy el Pan Vivo que bajó del Cielo. El lugar donde nace el Señor, se había llamado antes `de pan', en previsión de que iba a aparecer allí en materia de carne, el que restauraría las mentes de los elegidos con una saciedad interior".


El sabio intérprete Cornelio a Lápide, ve el pesebre como un púlpito desde donde nos predica y enseña el Verbo de Dios, no con palabras sino con hechos: "¿Qué hace un Dios tan grande metido en este poquito de carne yacente en el pesebre? Oigámoslo predicar a él mismo en la cátedra del pesebre, no con palabras sino con hechos, enseñando y predicando:`...me hice pequeño, hombre de carne y hueso como tú, para hacerte Dios. Yazgo en el pesebre entre el asno y el buey, porque tú vivías como un jumento y un animal, complaciéndote en la carne y la sangre. Eras como `el hombre rico e inconsciente, que es como el animal que perece' (Salmo 48(49),21) de quien dice también la Escritura: `no seáis como caballos y mulos cuyo brío hay que domar con freno y brida' (Salmo 31(32),9).


Asumí pues - prosigue Jesús - esta carne, para que comas mi carne, y la mía no es carne de jumento sino de Dios, para que uniendo mi carne a la tuya, boca con boca, mano con mano, pie con pie y cuerpo con cuerpo, como lo hizo el profeta Eliseo para resucitar a aquél niño muerto (2 Reyes 4,34), inspire en tí un hálito de vida celestial y divina


Porque no había lugar para ellos en el albergueEl pesebre es pues altar y púlpito, con lo que apunta a la Palabra hecha carne.


Pero es también argumento que convence de pecado al pueblo que no le hizo lugar. María: "lo reclinó en el pesebre porque no había sitio para ellos en la posada" (Lucas 2,7). "Vino a su casa pero los suyos no lo recibieron" (Juan 1,11).


María recuesta a su hijo en el pesebre donde pastan los animales, porque no ha habido lugar para él bajo los techos de los habitantes de Belén, ciudad de David. El Pan vino a la Casa del Pan, pero no fue recibido.


Ya antes, en el desierto, el pueblo de dura cerviz - como Dios le llama - murmuraba, incrédula y sacrílegamente, contra el maná: "estamos hartos de este pan miserable" (Números 21,5). Nada extraño pues, que ahora el Pan de vida vaya a dar entre el forraje. También se leía esto entre líneas en los profetas: "Crié hijos hasta hacerlos hombres, pero ellos se rebelaron contra mí. El buey conoce a su dueño y el burro conoce el pesebre de su amo, pero Israel no conoce, mi pueblo no discierne" (Isaías 1,2-3).


Por fin: lo sucedido es irreversible

Por fin, lo sucedido aquella noche es algo que está en el tiempo para siempre y en forma irreversible: "El niño Dios ha nacido". Dios niño ha nacido y está para siempre, como hombre y Dios, en el tiempo y en la eternidad, a la derecha del Padre. Por eso el que vino, viene, está viniendo siempre, está ahí, fiel a sí mismo, fiel a nosotros, fiel al Padre. Está siempre, viene siempre, está como el que viene siempre y viene como el que siempre está.

Por eso su nombre es Emmanuel = Immanu-El = Dios está con nosotros, de nuestra parte, a favor nuestro. Dios de nuestra parte.


Y es ella, la Madre, la que nos lo entrega siempre. Tanto cuando lo recuesta en el pesebre, como cuando le está al lado a los pies de la Cruz, recibiendo a Juan como hijo, es decir a nosotros. La que nos entregó a su Hijo, es la que nos recibe de su Hijo como hijos.


Y Jesús, El Hijo que salió del Padre para volver al Padre, salió del Padre a través del seno lleno de gracia de María. Y habiendo salido del Padre y del seno de María, que es sacramento del seno del Padre, no vuelve al Padre solo. Vuelve con Juan, el primogénito de todos nosotros.


Al ponerlo en el pesebre, María lo muestra y lo expone, lo expone y lo arriesga, y arriesgándolo, lo ofrece y lo entrega, a la vez que lo contempla y lo adora. Ella que es el testigo único y privilegiado del misterio de la concepción virginal, guarda estas cosas en su corazón.


Madre, danos la gracia de tener parte en esa mirada tuya sobre este niño nacido de tus entrañas. De conocerlo como tú lo conoces y de participarnos algo de ese tesoro que guarda tu corazón. Reclina tu misterio en el pesebre de nuestros corazones llenos de pasto seco, de forraje, de cosas transitorias destinadas a ser devoradas por las bestias útiles y de la utilidad. Que nuestras comuniones eucarísticas pongan ante ti el pesebre de nuestros corazones, para que tú los consagres con la carne de tu Hijo.


Ahora te contemplamos mientras tú lo contemplas y queremos tomarte como Madre y Maestra de contemplación. En el silencio de la noche, en el silencio del Padre, también tu corazón contempla en silencio y en paz a ese hijo del prodigio y del milagro: Mira a tu hijo. Ahora él recibe tu mirada y la busca.


Un día, desde la Cruz, hecho Señor y Maestro de tu Corazón y de tu mirada, te invitará a mirarlo a Él en sus discípulos y te enseñará a vernos en él.