TRANSLATE -TRADUCTOR
Select Language

viernes, 22 de julio de 2016

LA ZARZA ARDIENTE
Según los Santos Padres [2]

SAN GREGORIO DE NISA 

En su obra Vida de Moisés interpreta la zarza ardiente, aposento de la luz, como tipo de la Virgen María, que llevó dentro de sí, en cuerpo y alma,  a la Luz del Mundo, y al que quiso inflamar al mundo con su fuego: "Fuego he venido a traer a la tierra"

El relato bíblico de la zarza en el Antiguo Testamento y su sentido espiritual en el Nuevo Testamento

El tipo: La letra en el  Antiguo Testamento

“Nos cuenta la historia (Éxodo 3, 1-6) que, habiendo pasado un poco de tiempo en este género de vida, [Moisés] recibió una sobrecogedora aparición de Dios. 

En el tranquilo mediodía, relampagueó ante sus ojos una luz más fuerte que la luz del sol. 

Extrañado por lo inusitado del espectáculo, elevó los ojos hacia la montaña y vio una zarza de la que de donde salía una luz como de llama de fuego. Pero puesto que las ramas de la zarza permanecían tan frescas en la llama como bajo el rocío. Se dijo a sí mismo: Vayamos a ver ese espectáculo tan grande. Pero apenas había dicho eso, el milagro de la zarza no sólo se mostró a sus ojos, sino que, lo que es más sorprendente de todo, sus oídos fuero iluminados con los resplandores de la luz.
En efecto, la gracia de la luz fue distribuida a ambos sentidos, los ojos fueron iluminados con los destellos de la luz y los oídos fueron llevados a la luz con enseñanzas purísimas. Esto es, la voz que salía de aquella luz pohibió a Moisés acercarse a la montaña, calzado con sandalias hechas con pieles muertas [de animales muertos]. Cuando él liberó a su pies de aquél calzado [impuro], tocó así [con sus pies] aquella tierra que estaba iluminada por la luz divina.

Luego no quiero insistir  demasiado en las cuestiones puramente históricas, a fin de mantenerme dentro de mis objetivos, fortificado por la visión de la teofanía, recibe la orden de liberar a su pueblo de la esclavitud de los egipcios. Y para estar plenamente instruido del poder que le es confiado por Dios, experimenta, bajo las órdenes de éste, con lo que tiene a mano. La experiencia consistió en esto: un cayado que su mano dejó caer cobró vida y se convirtió en un animal el animal era una serpiente; luego, al recogerlo, volvió a ser lo que era antes de la metamorfosis; por otra parte, la piel de su mano, cuando la alejó de su seno, cobró la blancura de la nieve, luego, cuando la volvió a acercar, retornó a su apariencia natural.
San Gregorio de Nisa, Vida de Moisés, Primera Parte Nº 20
Edit. Ciudad Nueva, Madrid 1993

El Antitipo: sentido espiritual cumplido en el Nuevo Testamento

“Este pasaje nos enseña el misterio de la Virgen: la luz de la divinidad, que gracias a su parto ilumina desde ella la vida humana, ha guardado incorrupta la zarza que ardía, sin que la flor de la virginidad se agostase en el parto
De esta luz aprendemos lo que tenemos que hacer para permanecer dentro de los  resplandores de la luz verdadera: que no es posible correr con los pies calzados [con obras muertas] hacia aquella altura [montaña de Horeb] en la cual se contempla la luz de la verdad, sino que es necesario descalzar los pies del alma de su envoltura de pieles, muerta y terrena, de la cual fue revestida la naturaleza [humana] desde el principio, cuando fuimos desnudados a causa de la desobediencia a la voluntad divina [Génesis 3, 21: Dios les hizo vestidos de pieles de animales muertos, en el bautismo hay que revestirse de la túnica blanca de la vida inmortal].
Si hacemos esto, se seguirá el conocimiento de la verdad, pues ella misma se manifestará a sí misma, ya que el conocimiento de lo que es [Yo soy el que soy y está] se convierte en purificación de la opinión en torno a lo que no es”.
 San Gregorio de Nisa, Vida de Moisés, Segunda Parte Nº 21-22
Edit. Ciudad Nueva, Madrid 1993

El Cardenal Jean Daniélou 
anota que San Gregorio de Nisa es el primero en presentar la zarza que arde sin consumirse como una figura de la maternidad de María.  
(Grégoire de Nisse: La Vie de Moïse, Paris 1968, pág. 119 nota 3 citando ) 

Lo que san Gregorio dice aquí se halla algo ampliado en su Sermón sobre la Anunciación del Señor por el Ángel Gabriel: “Lo significado entonces por la zarza y la llama (que ardía en medio de ella, dentro de ella, sin consumirla) fue manifestado con el paso del tiempo en el misterio de la Virgen. Pues así como allí se encuentra una zarza encendida por el fuego y no se consume, aquí se encuentra una virgen que da a luz y no se corrompe. No te extrañe de que se signifique por medio de una zarza el cuerpo de la Virgen que dio a luz a Dios, pues toda carne, a causa de la recepción del pecado y por el hecho de ser carne, es espina" (Patrología Griega Migne Tomo 46, columna 1136).

Por último, recordemos que San Gregorio de Nisa considera que Moisés había sido preparado por Dios para poder recibir la revelación de la zarza y la misióno de volver a Egipto para liberar al pueblo de la esclavitud, por una estadía de 40 años en el desierto, lejos de Egipto y purificado en  el  desierto.:

“Hemos de huir de aquí [de Egipto, país de la  esclavitud] lo más rápidamente posible siguiendo el ejemplo de la historia [el relato del Antiguo Testamento], hacia una enseñanza mejor y más sublime de los misterios.
Y si fuese necesario vivir de nuevo en el extranjero, esto es, si hubiese necesidad que nos forzase a tratar con la filosofía pagana [la falsa filosofía de este mundo], hagámoslo tras haber apartado a los perversos pastores del uso injusto de los pozos [ver Éxodo 2, 17] esto es, tras haber refutado a los maestros de maldades por el mal uso de la educación.
De este modo viviremos a solas con nosotros mismos [como Moisés 40 años en el desierto] sin llegar a las manos con los adversarios [como Moisés mató al Egipto], ni ponernos en medio [como se interpuso entre el egipcio y la víctima], sino que viviremos en compañía de los que están apacentados por nosotros, iguales en el sentir y en el pensar: de todos los movimientos del alma que hay en nosotros, a modo de ovejas, apacentados por el querer de la razón, que es la que preside.”

San Gregorio de Nisa, Vida de Moisés, Segunda Parte Nº 16-18
Edit. Ciudad Nueva, Madrid 1993


sábado, 16 de julio de 2016

LA ZARZA ARDIENTE
Según los Santos Padres [1]

SAN IRENEO DE LYON


“Fue Él [el Verbo, el Hijo] quien en la zarza ardiente conversó con Moisés y dijo: “He visto los sufrimientos de mi pueblo en Egipto y he bajado para liberarlo” (Ex 3,7-8). 

Él subía y bajaba para liberar a los oprimidos arrancándonos del poder de los Egipcios, es decir, de toda clase de idolatría e impiedad; salvándonos del mar Rojo, es decir, liberándonos de las turbulencias homicidas de los Gentiles y de las aguas amargas de sus blasfemias.

Estos acontecimientos eran continua repetición de lo que a nosotros se refiere en el sentido que el Verbo de Dios mostraba entonces anticipadamente, en tipo, las cosas futuras, mientras ahora nos arranca de veras de la servidumbre cruel de los Gentiles.

Y en el desierto hizo brotar con abundancia un río de agua de una roca. Y la roca es Él. Y produjo doce fuentes, esto es, la doctrina de los doce apóstoles. 

Y a los recalcitrantes e incrédulos los hizo morir y desaparecer en el desierto. 

Pero a los que creían en Él, hechos [antes] niños por la malicia, los introdujo [ahora] en la herencia de los Padres que recibió y distribuyó [ya] no Moisés sino Jesús; todavía más, nos ha liberado de Amaleq extendiendo sus manos, y nos condujo e hizo subir al reino del Padre”

S. Ireneo de Lyon, Demostración de la Predicación Apostólica, 46 
(Editorial Ciudad Nueva, Madrid 20012).

sábado, 18 de junio de 2016

LA ZARZA ARDIENTE
Y LOS SAGRADOS CORAZONES

El Señor se muestra a Moisés  como un fuego que arde en el corazón de la zarza 
 pero que no devora las espinas

3.1 "Moisés era pastor del rebaño de Jetró, su suegro, sacerdote de Madián.  
   3,1 Umoshéh hayáy ro’éh ‘et-tson yitró jotnó cohén midyán 
Y llevó las ovejas más allá del desierto; y llegó hasta Horeb, la montaña de Dios.  
   wayyinhág ‘et-hatsón ‘ajár hamidbár; yayyavó’ ‘el-har ha’elohym joreváh 

2 Y se le apareció el Ángel del Señor en una llama de fuego, en medio de una zarza. 
   2 wayyerá’ mal’ák Adonáy ‘eláo belabát ‘ésh mittôk hassenéh 
Y he ahí que la zarza estaba ardiendo en fuego, pero la zarza por él no era devorada 
   wehinnéh hassenéh bo’ér ba’ésh wehassenéh ‘enénnu ‘ukál 

3 Dijo, pues, Moisés: 'quiero volverme para observar este fenómeno grande 
   3 wayyó’mer moshéh ‘asuráh-ná’ we’er’éh ‘et-hammaréh haggadól hazzéh 
por qué no se consume la zarza". 
   maddúa’ lo-yiv’ar hassenéh 

4 Vió el Señor que se acercaba para mirar,
   4 wayyár’ ‘Adonáy ki sár lir’ôt ló 
llamó de Elohim desde el centro de la zarza, diciendo: '¡Moisés! ¡Moisés!'. 
   wayyiqrá’ ‘eláô ‘elohím mittôk hassenéh wayyó’mer: moshéh moshéh 
Y él respondió: 'Heme aquí'. 
    wayyó’mer hinnéni 

5 Le dijo: 'No te acerques aquí; quítate las sandalias de tus pies, 
   5 wayyó’mer: ‘ál tikrab halóm shal ne’alékha me’al raglêkha 
porque el lugar en que estás parado encima es tierra sagrada'. 
   Ki hammaqôm ‘asher ‘attáh ‘oméd ‘aláo ‘admát qôdesh hu’ 

6 Y dijo: 'Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham,  
   6 wayyó’mer: ‘anôkhí ‘elohé avíkha ‘elohé ‘avrahám 
el Dios de Isaac y el Dios de Jacob'. 
   ‘elohé yitsjáq w‘elohé ya’aqôv 
Y se cubrió Moisés el rostro, porque tuvo temor de ver a Dios" (Exodo 3,1-6). 
   wayystár moshéh panaô ki yaré’ mehabbít ‘el-‘elohím 

Razón tenía Moisés en asombrarse y considerar extraño el hecho de que este fuego no devorara la zarza, manjar apetecido por el fuego y los incendios, elemento proverbialmente combustible. 

El estudio del texto hebreo nos permite también a nosotros compartir su asombro y extrañeza; pero también entender mejor lo excepcional que hay en los sentimientos del amor divino. 

Dios se le muestra a sí mismo a Moisés en forma de fuego que no devora. 
E interpreto que el fuego que vio Moisés prefiguraba el Sagrado Corazón de Jesucristo. 

Yo tengo para mí, en efecto, que lo que vio Moisés en el SinaÍ, fue el Misterio del corazón de fuego ardiendo en las espinas: el Misterio de la Pasión salvadora, el corazón de Cristo y también el corazón de María. 

La escena de la zarza ardiendo en el libro del Éxodo, está a media distancia entre las espinas y las espadas de fuego  de los querubines del relato del Génesis 3, 24, y el fuego del amor de Cristo coronado de espinas en su Pasión.

Si leemos el texto bíblico en su lengua original, que es el hebreo, son impresionantes las diversas interpretaciones a las que se presta según las diversas vocalizaciones posibles del texto consonántico.

El texto se abre a posibilidades de significación que no siempre es fácil reflejar en las traducciones. 

Los comentaristas del texto tienen mayores posibilidades que los traductores, de explicar los múltiples sentidos posibles que el autor humano y el Autor divino pueden haber querido darle a un determinado texto. Según un dicho rabínico: La sagrada Escritura tiene setenta caras. Vale decir: una plenitud de sentidos.

A veces, el autor sagrado intenta positivamente usar expresiones ambivalentes o polivalentes. Y esa polivalencia ínsita en el texto original inspirado es imposible expresarla en una traducción, a no ser explicándolo en notas al pie del texto. 

Es bien posible leer esos varios sentidos de un mismo texto sólo consonántico, como son el texto bíblico y el arameo targúmico. 

Los traductores se ven forzados a simplificar y elegir uno de los sentidos posibles, porque no pueden acumular múltiples traducciones. Por eso suelen seguir la lectura tradicional fijada por el texto masorético.

Pero en hebreo se pueden ir variando las vocales y con ello van cambiando las palabras y sus sentidos que están abiertos, como una adivinanza divina, a la perspicacia de un "escriba bien instruido en el reino de los cielos" (Mateo 13, 52).

Los rabinos judíos, que comentaron directamente el texto hebreo con gran conocimiento de esa lengua y con métodos exegéticos propios, ofrecieron luces para entender matices de significación propios que abren al lector diversas interpretaciones de un mismo texto. Y ellos afirmaron la validez de las varias lecturas aún la intercambiabilidad de vocablos homófonos aunque se escribiesen con una consonante diversa (Por ejemplo sin y samek)

Naturalmente, por las interpretaciones de los rabinos no podemos guiarnos en cosas de fe cristiana. Pero sí son atendibles en asuntos filológicos tocantes a la lengua hebrea. Y san Pablo aplica a la interpretación de las sagradas Escrituras los recursos interpretativos aprendidos de muchacho en la escuela rabínica.

San Jerónimo y otros grandes escrituristas y teólogos católicos no han dudado en consultarlos y aprender de ellos en estos campos. Podemos pues acudir a ellos con provecho para nuestra fe. 

Pero, además, podemos leer por nuestra propia cuenta, a la luz de nuestra fe en Jesucristo, lo que los cambios vocálicos nos permiten escuchar, según diferentes lecturas. 

En esta tarea nos anima el dicho de Santa Teresita del Niño Jesús: "Si yo hubiera sido sacerdote, habría estudiado a fondo el hebreo y el griego, a fin de conocer el pensamiento divino, tal como Dios se dignó expresarlo en nuestro lenguaje humano". 

Expongo a continuación algunas conjeturas interpretativas de Éxodo 3, 1-6.

En una colección de antiguos comentarios rabínicos sobre el libro del Éxodo, llamado Midrásh Éxodo Rabbáh, encontramos un comentario a las palabras de nuestro texto: 
"y vio al Ángel de Dios, o al Enviado de Dios, en una llama de fuego en medio de las espinas".
  "wayyera’ mal’ak Adonay ‘eláo belabat ‘esh mittôk hassenéh 

El vocablo labat se puede leer y entender, y así lo reconocen los rabinos, tanto como laváh (= llama o lengua de fuego) Laváh en su forma simple se escribe con las consontantes lámed, bet y he. Pero en estado constructo o estado genitivo, se escribe lavát).
Por eso el vocablo lavat puede leerse como genitivo de laváh, o como lavat = corazón. En efecto lavat es una forma excepcional de lev, corazón, que se usa en Ezequiel 16,30. Y aún puede leerse como libot, que significaría corazones, en plural.

Esta no es una lectura antojadiza. Está fundada en los usos rabínicos de interpretación usados también en el Nuevo Testamento. Y en interpretaciones que han dado rabinos del texto de la zarza ardiente que damos a continuación.

El comentario rabínico antes citado dice así: "Otra opinión acerca de la expresión "a manera de llama de fuego', dice que estaba (la llama o el corazón de fuego) entre ambos lados de la zarza y en la parte superior de ella, de la misma manera que el corazón (lev) está puesto entre ambas partes del cuerpo y en la parte de arriba". 

El autorizado comentarista medieval judío Rabbí Salomón Isaac, más conocido como el Rashí, comenta así nuestro pasaje: 
"belavat 'esh : Es el corazón (lev) del fuego. Expresión al estilo de: 'En el corazón del cielo' (Deuteronomio 4,11), 'el corazón de la encina' (2 Samuel 18,14) que significa: 'en medio de'. Y no te extrañes de que diga lavat por leb, (con tau final), porque hay otro ejemplo de eso en Ezequiel 16,30: '¡Oh! ¡Qué frágil es tu corazón' (=libatkha)".

De manera que, en nuestro texto, podemos leer también nosotros, en coincidencia con la autoridad rabínica, que Moisés vio a Dios "en el corazón del fuego" (belivat 'esh). 

Según estos comentarios, Dios se le aparece a Moisés "en el corazón de un fuego" o bien "en un  corazón de fuego" o bien "en corazones de fuego") que estaba en medio (mittók) de la zarza. Y ese fuego estaba ardiendo en medio de la zarza en la posición equivalente a la del corazón en un pecho humano. Un corazón. Era como el corazón ígneo de la zarza. 

También podemos leer, cambiando sólo las vocales, en vez ‘esh (fuego), ‘ish (varón, hombre). Corazón de fuego y corazón de hombre, corazón humano. O en plural: "corazones humanos" belibbot ‘ish. Abarcando en uno los corazones de Jesús y María. Y esta es una posibilidad bíblica también: Porque si María guardaba todas estas cosas en su Corazón (Lucas 2, 19) entonces dentro del corazón de María se encuentra también el Corazón de su Hijo, como en uno solo que arde al unísono entre las espinas sin devorarlas.

Creo que siguiendo el consejo de Jesús, que recomendaba a todo escriba instruido en el Reino de los cielos sacar de su tesoro lo nuevo y lo viejo, me está no sólo permitido sino de alguna manera indicado, transitar este camino de la exégesis rabínica, adoptando su hermenéutica, aunque yendo más lejos que ellos, en la dirección de mi fe. 

Por este camino, leo en el texto: "Y se dejó ver el Ángel de Dios a él: "En forma de corazón de fuego, de corazón ardiente", y también, ambivalentemente, "en forma de corazón de hombre". Y aún en plural: "en forma de corazones de fuego y de hombre" (belibbot ‘ésh y 'ish).

Moisés habría entrevisto los corazones de Jesús y de María 

 Algo parecido sucede con la lectura de "en medio de la zarza" (=mitok hassenéh). 

Si las consontantes sámek, nun, he, vocalizadas como mitok hasin’áh o hasan’áh (de la raíz homófona pero escrita con consonante sin y no con sámek = `saná’) significaría “de en medio del odio” (soné’ = enemigo, adversario, contrario, rival). 

Si bien son dos raíces distintas, (una que comienza con sámek y otra con sin), sin embargo, por ser homófonas, en la lectura en voz alta, una evoca a la otra, la zarza evoca a los enemigos, al odio contra el justo. Y de hecho, esta homofonía es sugerente si se tiene en cuenta que, en el universo simbólico de las sagradas Escrituras, las zarzas simbolizan a los malvados, enemigos de Dios, enemigos del justo perseguido, enemigos entre sí y de los hombres. Es decir, en otras palabras, "corazones de humanos de fuego, que arden en medio del odio sin consumir a los que los odian".

Esto es aplicable a todos los justos del antiguo y del nuevo Testamento, desde Abraham, pasando por su descendencia en Egipto y entre las naciones, hasta Jesucristo y su descendencia en adelante hasta el fin de los tiempos.

jueves, 14 de abril de 2016

SANSÓN Y DALILA
Lectura y comentarios (1)

UN ECLIPSE DE SOL:
EL SOL SE ENAMORA 
DE LA NOCHE

Estimado Lector:
Comienzo a leer y comentar 
la historia de Sansón 
en el libro de los Jueces
capítulos 13 al 16.
En un tiempo en que el varón 
está siendo agredido y demolido, 
es necesario venir en su auxilio.

Así lo ha hecho, por ejemplo, en Estados Unidos el obispo de Phoenix, Mons. Thomas J. Olmsted, en una carta pastoral notable. Si quieres enterarte de su contenido:
1) En este video se hace un resumen de su exhortación a los varones: https://youtu.be/_fARG3KUvFo
2) En este otro se le hace una entrevista a Mons. Olmsted: https://youtu.be/KlVKtGwIsIA
3) Y su Carta Apostólica puede leerse y bajarse de este enlace: http://www.intothebreach.net/firme-en-la-brecha/

La historia de Sansón en el libro de los Jueces
es la historia de un varón de Dios malogrado por la pasión de la lujuria.
Sansón, nos cuenta la Sagrada Escritura, vino destinado por Dios desde el seno de su madre. Ella era estéril. Manóaj su esposo y ella eran piadosos y temerosos de Dios. El Ángel del Señor se le aparece a ella para anunciarle el embarazo milagroso. Su hijo ha de ser consagrado a Dios para una misión divina: gobernar a su pueblo para que sea fiel a la Alianza con Dios. El niño viene precedido de un mensaje angélico a su Madre, como sucede con María y el Arcángel Gabriel en la Anunciación del nacimiento de Jesucristo.

Su madre le pone el nombre de Sansón, en hebreo: Shimshon
Shimshon es la forma diminutiva de Shémes = el Sol. Shimshon es un sol pequeño, un solcito.
Las madres suelen arrullar a sus hijos cantándoles que son su sol, la luz de su vida: "duérmete mi niño, duérmete mi sol". Para la madre de Sansón, mujer estéril, la experiencia de ser elegida por Dios para ser madre de un elegido de Dios destinado a gobernar y salvar al pueblo de Dios reconduciéndolo a la fidelidad a la Alianza, tuvo que ser tremenda. No solamente iluminaba su vida disipando las tinieblas de la desesperanza de ser madre. La iluminaba como piadosa israelita anunciándole que sería la madre de un ser comparable a Samuel o a Moisés o a Josué... hombres todos elegidos por Dios para salvar al pueblo elegido, como ministros de la acción divina.

La madre de Sansón no sólo era levantada de la humillación de la esterilidad sino exaltada a la categoría de madre de un elegido de Dios.

Podemos entender por qué ella lo llamó; Shimshon, "pequeño sol mío", nombre nacido de la más íntima experiencia de esta mujer al darlo a luz. cruzar una primera mirada con él; milagro hecho de su carne y salido de sus entrañas que se prendía a su pecho.

A esta embriagadora experiencia de su madre va asociada la de su padre llamado Manóaj. La raíz núaj de la que deriva este nombre, significa "reposo, descanso, consuelo, paz".  El nombre de Manóaj evoca el nombre del justo Noé, Nóaj, derivado de la misma raíz.
El final del diluvio, supone una calma de la ira de Dios, un apaciguamiento. También el Arca "reposa" sobre la cima de una montaña y sus ocupantes salen de aquella angustiante situación de emergencia y opresión. Es el descanso después de la calamidad lo que da nombre a Noé: Nóaj. Y es el consuelo después de la pesadilla de la esterilidad lo que convierte a Manóaj en consuelo tras la aflicción, en elevación tras la humillación, en reivindicación tras la sospecha de la esterilidad como castigo divino y a la vez como pena social motivada por la sospecha de alguna culpabilidad oculta.

Tras la noche de los progenitores, se hace la luz con el niño que nace de la estéril, portador del preanuncio de un destino de salvador del pueblo gemebundo en las tinieblas de la opresión filistea.
La Sagrada Escritura compara a los pueblos enemigos con un mar, en cuyas aguas agitadas navega por la historia el pueblo de Dios.

Este niño, pues, llamado por Dios a una misión rectora y salvadora, es suscitado por Dios como una aurora de esperanza y de luz para su pueblo. Es, efectivamente, portador de una luz de esperanza de Dios. Lo que dirá Isaías más tarde puede aplicarse a la venida de este niño en la situación de su tribu oprimida por los filisteos: "El pueblo que andaba en tinieblas vio una gran luz; a los que moraban en tierra de sombra de muerte, les resplandeció sobre ellos una luz" (Isaías 9, 2).

Sansón, Shimshon, llega al mundo trayendo un amanecer a sus padres, a su tribu y a todo Israel, trae un alivio en la noche y preanuncia la plenitud que hace exultar a Zacarías y entonar el Benedictus:
"Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos y de la mano de todos los que nos odian" (Lucas 1,71).

Y sin embargo, esta historia nos muestra hasta qué punto la destinación y la vocación divina puede quedar supeditada a la respuesta humana. Porque, efectivamente, la respuesta de Shimshon, la luz de este pequeño sol, la va a eclipsar la pasión de la lujuria. Hay varias mujeres en la vida de Shimshon, todas filisteas. Pero ninguna de ellas le da un hijo y lo traicionan. En ellas, filisteas, Sansón se abraza a la nación filistea opresora del pueblo de Dios a quién hubiera debido regir y salvar.

Sansón aparece en el relato como un trasgresor al preferir a las mujeres filisteas, pero también al mancharse con un cadáver de león y hasta comer de la miel procedente del león muerto.

El drama de este juez, podría resumirse en la frase: "El sol enamorado de la noche", la vida enamorada de la muerte. Mors et vita duello conflixere mirando canta la Iglesia en la Pascua: la muerte y la vida entablaron un combate admirable. La vida del juez Sansón parece como una prefiguración del combate entre el pecado y la gracia, entre la carne y el Espíritu donde brilla la debilidad del varón que parece fuerte, pero es débil para secundar la gracia (Gálatas 5, 16-17).

En la historia de Sansón, vocación divina y pasión adictiva libran varios combates en los que alternan victorias y derrotas. Es una prefiguración imperfecta del Sol que es Jesucristo. Así lo celebra Zacarías en el Benedictus. Así lo proclama san Juan en el prólogo de su evangelio. Así lo concibe el Nuevo Testamento, la tradición católica, la divina liturgia.

Nuestro Señor Jesucristo venció a las tinieblas. Su Virginidad, su libertad de toda concupiscencia carnal, su inmunidad de toda lujuria, triunfan sobre las tinieblas. Aunque las tinieblas rechacen su luz, los que creen en su nombre son hechos hijos de Dios y son, luz del mundo. Y sólo así puede el varón ser más fuerte que la pasión de la lujuria, el demonio Asmodeo (Tobías 3,8)

El drama del varón bautizado pero víctima de la adicción sexual queda así prefigurado por las derrotas de Sansón debidas a la pasión por las mujeres filisteas.

Seguiremos, si el Señor nos auxilia, leyendo y comentando la historia de Sansón y Dalila.
Hasta la próxima entrada



miércoles, 25 de noviembre de 2015

“Loas a la 
Santísima Virgen María: 
Madre de Dios, 
Emperatriz de América 
Señora Nuestra”

Primeras Jornadas América Católica

‘La Cristiandad en América y América en la Cristiandad:
Una misma huella de ida y vuelta hacia un idéntico fin’

Viernes 27 de Noviembre: 
Festividad de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa
-09:50-Palabras de apertura a cargo del R. Padre Pablo Hernando Moreno O.S.A, Párroco de San Agustín, y de las autoridades presentes.
-10:00-R. Padre Pablo Sylvester. Presentación del libro del R. Padre Dr. Horacio Bojorge, S. J. La Virgen María según los Evangelistas (Lumen, 2014).   
-10:40 -Prof. María Delia Buisel. ‘La IV Égloga de Virgilio a Constantino’.
-11:20 -Pausa-café. Exposición Bibliográfica.
-11:50 -R. Padre. Dr. Alfredo Sáenz, S. J. ‘La Virgen María en sus Misterios’.
-12:30 -Dra. Inés de Cassagne. ‘La Virgen María en la Divina Comedia de Dante’.
-13:20 -Receso: Almuerzo Libre.
-14:30 -Dra. Estela R. Barbero. ‘María en América’.
-15:10 -Dra. Gloria Olga Justa Martínez: ‘La Virgen María en la poesía argentina.’
-15:50 -Pausa-Café. Exposición Bibliográfica.
-16:20 -Dra. Olga Fernández Latour de Botas. La Virgen María en el folklore argentino’.
-17:00 -Pausa-Café. Exposición Bibliográfica.
-17:20- Presentación de la Cantata: ‘Soy de la Virgen, Nomás: Oratorio Gaucho (Cruz Lucero: textos poéticos; música: Atilio Reynoso y Juan Carlos Maddío).
-19:30 -Santa Misa en la Iglesia ‘San Agustín’.  
Sábado 28 de Noviembre: Festividades de Santa Catalina Labouré, Religiosa, y de San Esteban, Mártir
-14:00- Palabras de Apertura.
-14:10 -R. Padre Lic. Pablo Hernando Moreno, O.S.A. ‘Nuestra  Señora  del Buen Aire y San Martín de Tours, Patronos de Buenos Aires’.
-14:50 -‘El culto a la Virgen del Rosario de la Orden de Predicadores en la Argentina. En el VIII  Centenario de la Confirmación de la Orden y 555 años de presencia en nuestra patria ’. (Conferencia a cargo de Padres Dominicos del Convento Histórico de Santo Domingo de la Ciudad de Buenos Aires).
-15:30 -Pausa-Café. Exposición Bibliográfica.
-16:00 -Dra. Cristina Minutolo de Orsi. ‘Nuestra  Señora de la Merced: La Virgen Generala.
-16:40  -R. Padre Lic. Emiliano Sánchez Pérez, O.S.A. ‘Los Agustinos y la devoción a la Virgen del Carmen de Cuyo, Patrona y Generala del Ejército Libertador de los Andes’.
-17:20 -Pausa-Café. Exposición Bibliográfica.
-17:50 -R. Padre Juan Pica, SDB -Prof. Olga Garcia de D’agostino. ‘El Bicentenario del nacimiento de San Juan Bosco y la Devoción a María Auxiliadora en la Argentina.
-19:00 -Santa Misa en la Iglesia ‘San Agustín’.
Parroquía ‘San Agustín’
Av. Gral Las Heras 2560 (Tel: 4802-5942)
CAPITAL AUTÓNOMA BUENOS AIRES
Entrada libre y gratuita.
Auspician:
Academia Del Plata
Sociedad Tomista Argentina (STA)
Junta de Historia Eclesiástica Argentina (JHEA)
Biblioteca y Centro de Investigación ‘San Alfonso de Orozco’ (BICISAO-OSA)
Centro de Estudios Folklóricos ‘Dr. Augusto Raúl Cortazar’ (CEFARC-UCA)
Instituto Bibliográfico ‘Antonio Zinny’ (IBIZI)
Fundación Nuestra Historia (FNH)

viernes, 2 de octubre de 2015

LO QUE HICÍSTEIS CON UNO DE ESTOS HERMANITOS
CONMIGO LO HICÍSTEIS

Los cristianos están siendo exterminados a nivel mundial
EL ODIO A JESUCRISTO EL MESÍAS EL HIJO DE DIOS SIGUE VIVO
ESTAMOS EN EL TIEMPO DE LA PASIÓN DEL CUERPO 
Miguel Vidal 
https://youtu.be/Mr4E7xM-Eew

viernes, 11 de septiembre de 2015

FAMILIA CATÓLICA EN PAKISTÁN
¡SEÑOR, DANOS ESA FORTALEZA!

Católicos perseguidos: ¡Mira mi Fe! 
En mi celda tenía una foto de la Virgen María y una Biblia
Nuestra Señora de los Dolores, gracias porque la sostienes
Sé sostén para todos ellos y para nosotros.
Que ninguna persecución nos aparte del Padre, de tu Hijo, del Espíritu que te colma
 https://youtu.be/NR7cL_Pne_Y

viernes, 4 de septiembre de 2015

viernes, 14 de agosto de 2015

LA ASUNCIÓN DE LA SANTISIMA VIRGEN



Sólo la Niña aquella, la Niña inmaculada,
la Madre que del hijo recibió su hermosura,
la Virgen que le dice a su Creador criatura,
sólo esa Niña bella al cielo fue elevada.

Los luceros formaron innumerables filas,
tapizaron las nubes el cielo en su grandeza;
y aquella Niña dulce de sin igual belleza
llenaba todo el cielo con sus claras pupilas.

Nuestro barro pequeño, de nostalgia extasiado,
ardientemente quiere subir un día cualquiera
al cielo, dónde el barro de nuestra Niña espera
purificar en gracia nuestro barro manchado. Amén.

viernes, 7 de agosto de 2015

¿QUIÉN ES ESTA MUJER?
La Virgen María según los Evangelistas"





El Insituto de Filosofía Práctica (INFIP) Buenos Aires presenta al Padre Horacio Bojorge SJ, quien habla sobre la visión de María a través de los evangelistas.
María no es el Evangelio. No hay ningún Evangelio de María. Pero sin María tampoco hay Evangelio. Ella figura en los cuatro.
Desde la Anunciación a la Cruz, junto a su hijo Jesucristo. Y desde la Cruz hasta nuestros días, junto a nosotros.
"A Jesús por María" no es una invención moderna, es la tradición bimilenaria de la Iglesia.
No hay mejores maestros para conocer a María que los mismos evangelistas. Ellos nos transmiten la auténtica figura de María.

San Lucas, el médico griego, el evangelista mariano, el que pintó un retrato de María, el que nos dio acceso al Corazón de María, cofre de los misterios del Santo Rosario.
¿Qué pudo brindarle su origen, su educación, sus estudios médicos en el mundo helenístico de su época? ¿Cómo calibrar el valor de su testimonio y de su capacidad de discernir el hecho cristiano y, sobre todo, ante milagros de orden biológico como la concepción virginal de María?
En el evangelio de Lucas parecen conjugarse lo mejor de las dos principales escuelas médicas griegas: la empírica y la pneumática. ¿Lo eligió por esto mismo el Espíritu Santo para blindar el testimonio evangélico contra las posibles dudas del Teófilo ilustrado?
Presentó el: Instituto de Filosofía Práctica - INFIP - Viamonte 1596 - 1º piso - CABA - Rep. Argentina / Teléfono: 4371-3315
C

viernes, 3 de julio de 2015

SOBRE LA COMUNIÓN DE LOS DIVORCIADOS
Y VUELTOS A CASAR

Pregunta: -- ¿PUEDEN LOS DIVORCIADOS Y VUELTOS A CASAR SENTARSE A LA MESA DE LOS HIJOS?

Respuesta: -- ¡PUEDEN EXPRESAR SU OBEDIENCIA FILIAL PRECISAMENTE ABSTENIÉNDOSE DE LA COMUNIÓN! Y ASÍ PONERSE ANTE EL PADRE RECONOCIBLES COMO HIJOS VERDADEROS.

P. Horacio Bojorge S.J. (Montevideo)

Para dar esta respuesta a aquella pregunta es necesario aclarar los presupuestos bíblicos desde donde se puede decidir sobre esta cuestión. Como dice el exegeta jesuita Juan de Maldonado (1533-1583): “No sería menester explicación a no ser por la acalorada disputa que algunos traen sobre ella. Porque la diversidad de explicaciones hace inabordable el texto bíblico cuyo sentido es patente de suyo” (p. 61). Y también amonesta: “Nada tan impropio e indigno de la majestad de las Sagradas Escrituras como el imprudente abuso del ingenio en su exposición” (p. 62). Y también “No puedo disimular el enojo que me causan estas sutilezas agudísimas, curiosas y temerarias en el interpretar la Sagrada Escritura y quisiera contagiar a mi lector con mi enojo. Nada más peligroso que condescender con la petulancia del ingenio” (p. 91). [Juan de Maldonado Comentarios al Evangelio de San Juan, Citas según la edición Biblioteca de Autores Católicos, Madrid 1954]

La pregunta no es, como al parecer en muchos casos se está planteando, acerca de la opinión de unos hombres acerca de otros hombres, sino de la opinión de Dios Padre mismo acerca de la situación de estos bautizados y de si pueden acceder a comulgar en la santa misa.
En la discusión se echan de menos ciertos fundamentos comunes en la interpretación bíblica, sin los cuales los mismos textos pueden ser estirados en un sentido u otro mediante ingeniosas explicaciones, alejándose del sentido obvio desde siempre para la Iglesia. Explicaciones que en ciertos casos se vuelven contra el sentido general de la revelación bíblica tal como la ha entendido  durante dos milenios la tradición y explicado el magisterio y han entendido y vivido los santos pastores y fieles.
Por eso parece fundamental partir de la teología bíblica de la justicia y de quién es justo a los ojos de Dios. Por lo que me atrevo a ofrecer este aporte como marco de referencia o eje de coordenadas para ubicar la cuestión.