viernes, 19 de abril de 2019

PROCESO A JESUCRISTO
Nuevo libro del Padre Javier Olivera Ravasi


El Padre Javier Olivera Ravasi, conocido por su blog apologético me ha honrado pidiéndome el prólogo para este nuevo libro suyo que recomiendo encarecidamente a todos los visitantes
Me complace enormemente poder subir esta entrada hoy, Viernes santo, 19 de abril de 2019.

Prólogo del P. Horacio Bojorge 
Dice Santo Tomás de Aquino que la justicia se establece en el proceso. Consiguientemente, doble injusticia es la que comete un juez que procesa injustamente. Más grave aún es la injusticia que condena a muerte al inocente. Y la más atroz y suprema injusticia es la que se comete contra Dios.

El Padre Javier Olivera Ravasi convoca para una nueva instancia a un tribunal de apelación integrado por él y por otros tres jueces que han entendido en el más afamado juicio de la historia de la humanidad.

Son ellos Josef Blinzler y los hermanos Agustín y José Lémann, judíos conversos. Con ellos, nos ofrece hoy en este nuevo libro suyo, el análisis histórico-legal de la injusticia cometida por el tribunal que condenó a morir a Jesucristo. En esta nueva instancia nos reabre el expediente de ese inicuo proceso, –en este libro que es un juicio público y ante la sala del juzgado colmada por nuestra generación y nuestro tiempo– y se lo descalifica una vez más.

Este tribunal, convocado y presidido por el Padre Olivera Ravasi, reconsidera ante nosotros las atrocidades acumuladas en un proceso tan injusto que uno se pregunta si no fue el peor que creaturas humanas hayan podido perpetrar. Los hermanos Lémann han señalado en él veintisiete irregularidades procesales invalidantes.

Y el Padre Olivera Ravasi estaba particularmente capacitado para convocar e integrar esta sala de justicia, para reexaminar el proceso y someterlo a juicio en una instancia histórica ulterior. Capacitado profesionalmente como Abogado y hombre de Derecho. Capacitado humana y católicamente por su pertenencia a la cultura hispana en su versión criolla. La tradición de la gran nación hispanoamericana, viva aún, a pesar de una conjura genocida, es portadora de un profundo y afinado sentido de la justicia y del honor debidos. En la gran nación hispanoamericana a la que pertenecen aún nuestras naciones, sobrevive todavía un instinto de justicia y una ciencia jurídica que se origina en los Fueros españoles, se plasma en las Partidas del Rey Alfonso el Sabio y alcanza cumbres inigualadas en la pléyade de juristas católicos del Consejo de Indias entre los que descuella Francisco de Vitoria y otros grandes juristas de la escuela de Salamanca.

No me ciega la amistad sino que afina mi percepción –ni me hace desistir el temor de herir la modestia del autor– para señalarle al lector que se asoma a las páginas de este libro lo que –precisamente gracias a la amistad– percibo. Y es un pulso de escritor –la lectura del texto es un deleite pues se lee como una crónica histórico-periodística de crimen– que conjuga lo que debe su autor a las condiciones de abogado, de historiador, de periodista, de hombre de confianza de Jesucristo elegido por eso para el sacerdocio, de hombre de fe, de teólogo y apologista defensor de la fe de los sencillos agredida (Que no te la cuenten).

¿Acaso todas esas capacitaciones apuntaban a su destinación para convocar y presidir este tribunal en la reapertura de este proceso?

Como los jueces y abogados construyen su fama en sus éxitos de juicios famosos; ¿no puede considerarse este libro, en su brevedad, como una cumbre entre los numerosos que el Padre Olivera Ravasi nos ha brindado hasta ahora? Mientras escribo se me evoca el velo de la Verónica, la que vino a enjugar el rostro escupido y difamado, a restaurar la fama del Dios y Hombre inocente, injustamente condenado como blasfemo, por el sólo hecho de revelar su verdadera identidad. También este libro repara y limpia la faz de Cristo de la injuria inferida.

Aparece este libro en tiempo de Cuaresma, Semana Santa y Pasión. Es de esas obras que no caducan sino que será siempre actual. Será una obra a la que volveremos siempre con provecho espiritual; en cada Cuaresma, en cada Semana Santa y en cada Viernes Santo. Este libro nos pondrá delante de “Aquél a Quien traspasaron” pero aún no lo tienen en cuenta. Aquél que, no obstante, ilumina el rostro de quienes lo contemplamos.

El injustamente condenado ha sido erigido por su Padre en Juez. Cada Viernes Santo somete a su pueblo a un interrogatorio y a un reproche que apunta a suscitar compunción y conversión:

Popule meus, quid feci tibi? Aut in quo contristavi te? Responde mihi.

¡Pueblo mío! ¿Qué te he hecho? ¿O en qué te he contristado? ¡Respóndeme! (Miqueas 6,3)

La demanda de Dios está entablada. Los improperios de cada Viernes Santo vuelven a establecer el interrogatorio judicial divino. Parece percibirse el silencio expectante de los coros angélicos aguardando la respuesta de los demandados.

Me entero, por estas páginas que, en vano, se ha solicitado por lo menos dos veces, la revisión y la revocación del juicio. Es, pues, una causa pendiente, cuya reconsideración y revocación aguarda Dios expectante, y con él sus Ángeles y sus Hijos, y la Iglesia Esposa.

Es Dios mismo quien mantiene abierta la causa contra los jueces injustos de todos los tiempos.
R.P. Horacio Bojorge

Más información sobre el libro y formas de adquirirlo en Amazon, etc.
http://www.quenotelacuenten.org/2019/04/19/nuevo-libro-crucificalo-analisis-historico-legal-de-un-deicidio/

viernes, 5 de abril de 2019

¿POR QUÉ NO FUE GRATA AL SEÑOR
LA OFRENDA DE CAÍN? [2]

PORQUE CAÍN NO BUSCABA CON SU OFRENDA SIMPLEMENTE AGRADECER Y GRATIFICAR A DIOS 
COMO ERA LA INTENCIÓN DE ABEL

Este relato pone de relieve las consecuencias de considerar el mundo como obra del amor, o de negar que tenga que ver con el amor como motivo y razón de ser.

Lo traigo a colación porque, como se verá, tiene relación directa con el misterio del cainismo y del abelismo en la historia humana.
La humanidad - nos enseña el pasaje bíblico - se divide en cainitas y abelitas.

"Amor sólo con amor se paga".
Si Caín niega que el mundo sea obra de amor de Dios, no puede amar a Dios. (Véase la entrada [1]). Pero tampoco puede agradar a Dios con ninguna ofrenda ya que no puede ofecer nada grato a Dios que no vaya salado con la sal de la Alianza (Levítico 2,13) La Alianza es un pacto de amor y lo que le da el sabor que agrada es el amor con el que se sella.
Para Caín Dios es el Supremo Arquitecto. No convive con el hombre en la creación ni, menos, puede ser el Padre.
Ni las buenas o malas obras del ser humano le afectan ni para bien ni para mal. Tampoco le afectan la indiferencia, la ingratitud, la tibieza ni siquiera el odio mismo.

En el texto del Génesis que relata el diálogo de Caín y Abel que se lee actualmente, este relato ha desaparecido. Sólo se conserva en la traducción aramea de los tiempos de Jesucristo.

También en Génesis 1, 2 según el actual texto masorético, ha desaparecido el carácter amoroso que tiene el Espíritu de Dios que inspira la obra creadora y sobrevuela las aguas.
En la traducción aramea, por el contrario, se lee que "un Espíritu de amor de delante de YYY soplaba sobre la faz de las aguas" (Génesis 1, 2).
Panim significa superficie pero también rostro de las aguas. Esto sugiere una cierta personificación de este elemento.

La expresión evoca el soplo de Dios sobre la faz o el rostro del ser humano recién amasado de la tierra (Génesis 2,7).

Uno puede preguntarse ¿Por qué razón omitir mencionar el amor divino? ¿Acaso existía en los textos hebreos antiguos y fué censurado después? 

Ciertamente ya en el Levítico (masorético) encontramos la tradición de la necesidad del amor en la ofrenda (Lev, 2, 13). O en el primer mandamiento del Decálogo como obligación derivada de la Alianza para el miembro del pueblo elegido.
Ya sea que se omitiera  intencionalmente o por mero descuido con algo tan importante como es el amor... ¿no es algo hiriente en las relaciones de amor?

Pero agreguemos otra consideración:
Si Caín hubiese ofrecido su ofrenda con la intención (amorosa) de agradar a Dios, Caín hubiese sido capaz de alegrarse con el agrado de Dios por la ofrenda amorosa de su hermano.
La acedia de Caín denota que su ofrenda no iba dirigida a complacer a Dios.
Fue incapaz de alegrarse con la satisfacción divina por la ofrenda de su hermano Abel.
¿Qué otros móviles pudo tener Caín que no agradaron al Señor? ¿Iba acaso su ofrenca dirigida a "forzar" a Dios, o a "coaccionarlo"? Es decir, ¿dirigida a conseguir algo de Dios, en vez de reconocer lo ya recibido como un don del amor divino?
Ese corazón sin amor a Dios se traiciona en el discurso cainita.

Por el contrario, Dios declara explícitamente:
"Amor quiero y no  sacrificios" dice el Señor (ki jésed jafátsti welô_závaj: Oseas 6, 6  retomado por Mateo 9, 13).
Y es lo que reprocha Jesucristo, el Hijo, a los sacrificios en el Templo de Jerusalén, Casa de su Padre.

viernes, 22 de marzo de 2019

¿DE QUÉ HABLARON CAÍN Y ABEL? [1]

DE SI EL MUNDO FUE CREADO 
POR AMOR O NO...

En Génesis 4, 7-8, Caín ha sacado a Abel al campo para hablarle a solas y le  dice:

 CAÍN - Veo yo, que el mundo no  fue creado por amor ni es gobernado según el fruto de las obras buenas y que hay acepción de personas en el juicio (del Creador). ¿Por qué tu ofrenda ha sido aceptada con beneplácito y mi ofrenda no? 

- ABEL respondió diciendo a Caín: Yo veo que el mundo ha sido creado por amor y que es dirigido según el fruto de las obras buenas y por cuanto mis obras fueron mejores que las tuyas, mi ofrenda fue aceptada con beneplácito”

- RESPONDIO CAÍN a Abel diciendo: – “No  existe juicio y no existe juez y no hay otro mundo y no hay recompensa para los justos y no hay castigos de los malvados”.

- ABEL replicó a Caín diciendo: "Hay juicio y hay juez y hay otro mundo y hay concesión de recompensa para los justos y hay castigo de los malvados en el mundo venidero.
Sobre tal tema estaban disputando en campo abierto, cuando se levantó Caín contra su hermano Abel y lo mató”
[Tomado de: Targum Neofiti I: Genesis 4,8]

LA ANTIGUA FUENTE DE ESTE DIÁLOGO 
El targum Neofiti, es una traducción del texto  hebreo De Génesis 4, 8. 
Es la traducción que se brindaba en las Sinagogas de Galilea tras la lectura del texto hebreo , en atención al pueblo sencillo que ya no entendía hebreo. 
La pudieron oir la Sagrada familia en Nazaret o los Apóstoles en Betsaida y Cafarnaúm.  

Ya no existe el texto hebreo del que se hizo esta traducción. El traductor no se permitiría así no más ser infiel a lo que traducía. 
El texto hebreo del que disponemos hoy ya no presenta este diálogo que estoy ofreciendo ahora.

REFLEXIONES:
1) El Génesis no pretende tanto enseñarnos cómo fué sacado el mundo de la nada, por qué: por amor. Y para qué, como expresión de Amor. El Creador no es, como dicen los cainitas, El supremo Arquitecto. Es, como dicen los abelitas, El Padre que hospeda a sus hijos por amor.

2) Abel fue ingenuo y cometió varios errores:
a) Creyó que se podía ser sincero y hablar con un perverso y sostener la verdad
b) Y que eso se podía hacer a solas, sin testigos
c) Desde entonces la humanidad se divide entre Cainitas y Abelitas. Serpientes y palomas. 
d) El Señor aconseja ser mansos como las palomas (Mateo 10, 16) 
pero a la vez sagaces como Él lo es con la serpiente astuta (Salmo 17, 26-27)
e) No puede dar frutos buenos el árbol malo (Mateo 7, 18-20)
f) Misericordia con el malvado es insensatez

BIBLIOGRAFÍA:
El "Targum Neophyti I", que contiene todo el Pentateuco fue publicado en cinco tomos por el P. Alejandro Díez Macho en colección del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Madrid-Barcelona 1968-1978. Tomo I.
Véase también, del mismo autor: "El Targum. Introducción a las traducciones arameas de la Biblia" en la misma editorial 1972.

viernes, 4 de enero de 2019

ME ENVIÓ A EVANGELIZAR
CON PODERES [6/10]
UN BALANCE

TOMO 1º
LA EXPERIENCIA DEL ENCUENTRO 
Texto de contratapa:
Este libro contiene testimonios e historias de solteras, casadas, viudas, que tratan a Jesucristo como esposo. 
Es perfectamente posible ser esposa de Cristo y deseosa de casarse o casada, d
ar el sí a la vez a Jesús y a un pretendiente humano. 
Son amores compatibles. 
Cuanto mejor esposa de Cristo, menos sufrientes con la soltería, más libre para ennoviarse y casarse, más fuertes para sobrellevar las cruces del matrimonio.
El desposorio con Cristo es la mejor preparación para un matrimonio feliz.
No estoy sugiriendo que renuncies a la idea del matrimonio. No.
¡Tú también estás llamada por el Señor a seguirlo como esposa! Apréndelo aquí.


TOMO 2 - LO QUE LA ESPOSA DEBE SABER
Texto de contratapa:
El autor te confiesa que su gozo ha consistido, consiste y consistirá en ser testigo de tantísimos despertares de princesas dormidas, con el beso de Jesús, con Quien ellas se encontraron al sumergirse en las páginas del tomo primero de Me quiero casar, y que, por eso, se llamó: La experiencia del encuentro.
Al entregar a cada una como esposa al Novio – como lo hace el padre de la novia llegados al pie del altar – resuenan cada vez de nuevo en su corazón sentimientos difícilmente atrapables en palabras, vertidas en el poema que cierra este segundo tomo.
Estas páginas te acompañarán, ya seas soltera, casada, viuda o consagrada, en ese camino iniciado de la esponsalidad con Jesucristo.

¡Que después de haber sido atraída y cautivada sepas, como dice el Cantar de los Cantares, correr detrás de sus perfumes!

Cinthia Mi querido Padre, no puedo dejar de leer su libro Me quiero casar. Es tan hermoso!!!! No veo la hora que salga a la luz para recomendarlo. Tanto bien hará a tantas mujeres y jóvenes !!!!!
Dora Estoy muy contenta con su nueva publicación que es un tesoro y ayudará a todas las mujeres, casadas o no Selva Quiero compartirle que el libro que está escribiendo "Me quiero casar" es parte de mi proceso de sanación.
  Beatriz no quiero parar de leer lo que me ha enviado, esto que he leído ha llenado tantos vacíos que habían en mi corazón y estoy inundada en una felicidad grandísima, creo que me faltaba tomarme muy en serio el ser la esposa, a pesar de que ya le dije sí en mi corazón, Me encanta poder pasarle el libro a muchas amigas que rezan y sufren por esperar el hombre de su vida!!!! Se van a quedar atónitas cuando vean que el hombre más maravilloso está a su lado, el hombre que las espera para desposarlas y no lo ven, no se dan cuenta!!!! El HOMBRE- DIOS.
  Nora: Querido amigo de mi Esposo, Con mucho cariño he recibido el libro, me emociona tanto que, aunque aún no termino de leerlo, ya lo he compartido. Le he dado una mirada rápida a todo y me encanta, especialmente me gusta mucho cómo ha ido intercalando entre los testimonios, la descripción de "Cómo es Jesús" junto con las oraciones. Le agradezco que también nos ponga en guardia sobre cómo nos ataca el demonio y la ayuda que nos da con los escritos de San Juan de la Cruz sobre la lujuria espiritual. Vuelvo a leer la primera parte y veo cómo es cierto aquello de que en fe le damos nuestro "sí" a nuestro Divino Esposo (aunque sea un sí muy frágil) y Él se encarga de enamorarnos.
  Cecilia ayer pude avanzar las primeras 70 páginas del tomo I. Una vez más me asombra el poder maravilloso de la Palabra, que se cumple en mí. ¡Alabado sea el Señor!, en su Misterio de Amor que siempre nos atrae más hacia El. Tantas veces he rezado el Salmo 44-45!! pero ayer oí y vi con novedad y respondí, "rendida" de amor, con novedad también. Las otras dos viudas consagradas con las que comparto mi camino de viudez, también lo están leyendo...
Octavio Un varón de edad madura, casado con hijos e hijas He terminado de leer también el segundo tomo de su libro Me quiero casar y en verdad es un documento que tiene que llegar a toda mujer bautizada antes que las bodas las celebre con el logos falso, misterio grande es este el de la dignidad de la mujer y de la mujer misma. Octavio Mx
  María Teresa Estimado Padre Bojorge: Aún no terminamos con mi hermana el primer tomo de su nuevo libro, Nos cuesta suspender la lectura. Pero antes de continuar, le decimos: ¡Qué bien le hace a nuestra alma! Es un regalo. Rezamos. ¡Nos ilumina en nuestra identidad bautismal. Doy gracias a Dios, porque a través de sus libros, como hijo amado, nos enseña a vivir de cara al Padre, como hijos en el Hijo. Como amigo del Esposo, nos enseña a vivir agradecidas como esposas, de la mano de María. Mil gracias! MTeresa
  María Inés Damos gracias a Dios por este libro, que anima a vivir la esponsalidad a través de situaciones de vida, interpretadas a la luz de la fe.
   Cecilia S. Le agradezco me haya enviado el libro. Realizó en mí algo largamente esperado. En las primeras hojas del libro, el que me había dispuesto a leer sin más, me llega la invitación del Señor, para mi sorpresa. Una invitación largamente imaginada, deseada, y esperada, que llega casi sutilmente a golpear la puerta de mi corazón. Con la inmediata convicción, porque acababa de leerlo, que esa invitación era para toda bautizada, y que no requería otro requisito que creerla. La noticia también que la respuesta era en la fe, barrió todos los obstáculos que se agolpaban por entrar también. Simplemente creer que esa Palabra de Dios hoy me era dicha a mí. Y que yo podía creer y responder. Y se cumpliría en mí. Y mientras la pregunta se terminaba de formular yo ya la había respondido, como en un movimiento que sin detenerse viene de Él a mí y de mí a Él, con una respuesta también largamente ensayada, deseada, esperada: “Sí quiero, Esposo mío”.
Mónica Su libro es una joya porque no hay nada sobre el tema enfocado al modo suyo. Le aseguro que había hablado con religiosas pero no supieron orientarme a un libro que me pudiera servir en estos temas. Una me mandó a los textos de los papas para las jornadas de la vida consagrada y otras a otros textos. Pero no entendieron lo que les pedía. Es esto que estamos conversando. Providencial. Muchas gracias por considerar favorablemente los correos que me envía. ¡Me emociona ver crecer una obra escrita y es tan hermoso ir apreciando como se va armando! Realmente es una obra de arte... con algo de divino en el modo como se van inspirando y cómo usted lo va trabajando. Una preciosidad. Mónica
  Faustina Sigo leyendo el Tomo I del libro que me envió. Primero le digo que doy gracias a Dios porque me lo ha hecho llegar. Estos testimonios están moviendo mi corazón muy fuertemente. Me conmueven. Me viene a la cabeza cómo las personas, especialmente las mujeres, nos sensibilizamos tan fácilmente con historias ficticias de romances de película que nada tienen que ver con el verdadero amor, pero igual nos dejan como atontadas y deseosas de encontrar un amor así. ¡Si supiéramos que la verdadera historia de Amor no está en lo que nos muestran las películas, sino en lo que nos relatan los Evangelios! ¡Y que esa historia de Amor está esperando nuestro SI para hacerse realidad en nuestras vidas! No perderíamos el tiempo en soñar con amores del mundo sino que le entregaríamos nuestro corazón inmediatamente a aquel que es la fuente del Amor.
  María Virginia Padre: Hoy, leyendo el primer tomo de su libro Me quiero Casar y llevando tan solo leídas 60 páginas, me ha causado mucha alegría poder comprender que Cristo me ama como a una esposa y que puedo yo también amarlo a Él de esa misma forma. Saberme esposa de Cristo hace que ame a mí esposo terrenal y a mis hijos de una forma más concreta y coherente con mi condición de Cristiana.
  Mónica 2ª  Esta doctrina suya, al vivirla, trae paz y plenitud en el fondo del alma.
  María Inés 2ª ¡Qué hermoso libro! A medida que uno lee, va comprendiendo más la misión que Dios nos da, el sentido de nuestro ser.  ¡Qué claridad , sabiduría, ternura y qué amor de Padre, en la presentación y los contenidos . Es un regalo de Dios.
  Verónica no soy para nada afecta a la lectura, pero éstos libros llenan plenamente mí corazón y me van conduciendo por el camino que siempre quise recorrer pero no encontraba cómo. Ahora puedo ver cada vez con más claridad hacia donde ésta Vida Nueva Esponsal me conduce. La venda de mis ojos, mí ceguera está sanando de a poco y aquello que creía me llevaba a la santidad, cómo actividades pastorales en forma desmedida, eran solo distracciones del maligno, para apartarme de mi verdadera misión de esposa y madre acá en la tierra. Mi vida cotidiana ha dejado de resultarme tediosa sino enriquecedora y la ha enriquecido el saberme Esposa del Cordero, el mantener presente que todas mis actividades no le son indiferentes y que las hago por Él y a la vez por los míos acá en la tierra también como dice Fabiana Corraro en éste libro, “llega un momento que la oración se transforma en nuestro alimento”. No dejo de repetir nunca y a lo largo del día: Jesús en Vos Confío y de rezar la Copla de la Esposa_Iglesia.
  Dolores ¿Quién sabe si este libro no despierta las doncellas dormidas del alma, para ver y reconocer al esposo? Dolores
  Mercedes 3ª Le comento padre que la copla me ha resultado maravillosa, como una varita mágica, según decía una lectora. La rezo todo el tiempo y a veces más de tres veces, cuando percibo que el enemigo ataca ferozmente
  Lucía 1º Estimado Padre, Siempre vi a Jesús como el ladrón que me quería robar mi vida, no como alguien que me amara. Desde los 15 años, dejé de hablar con Él (salvo cuando precisaba algún favor) por miedo a que me pidiera que me hiciera numeraria. Así viví lo que me enseñaron en el colegio. Leyendo ahora su libro veo que no es así. Y muchas mujeres tenemos las ideas alteradas. Sobre todo las que vivimos la transformación de una Iglesia rígida a una Iglesia más misericordiosa y que da amor. Lucía
  Ester 2º ¡Lo felicito por el libro! ¡Está espectacular y muy aclaratorio! ¡Porque todas tenemos la misma duda y todas pensábamos que Ser esposa era consagrarse a Dios! ¡Y cuántas le erramos en la vida por pensar eso!!!! Se lo voy a mandar a mis amigas, casadas, solteras, y separadas. porque esa visión de esposo nadie nos la dio. ¡Y está muy muy buena! Lucía
  Azucena Querido Padre: Jesucristo esposo me sigue transformando; increíblemente. Hasta he recuperado agilidad física, fuerza y prontitud en la decisiones. Estaba maniatada, mejor dicho, el enemigo me fue maniatando. Pero mi esposo me liberó,. Gracias por ese libro que me puso en las manos.