viernes, 7 de diciembre de 2018

ME ENVIÓ A EVANGELIZAR
CON PODERES [2/10]
UN BALANCE

No ideas sino personas.
Comencé a escribir 
relatando lo aprendido 
sobre la Santisima Virgen María 
y San José. 
Ambos depositarios 
del conocimiento de Jesucristo desde sus 
orígenes.  

LA VIRGEN MARÍA SEGÚN LOS CUATRO EVANGELISTAS  
nació de cuatro conferencias del Adviento de 1973
pronunciadas en la Catedral de Montevideo y que organizó Julieta Arocena. 
Julieta fue en su breve vida un apóstol de la esperanza de la Parousía, del deseo de la manifestación gloriosa del Señor. 

SIGUIENDO A CRISTO POR EL CAMINO DE SAN jOSÉ
Tuvo su origen en una novena a san José en la Catedral de su Diocesis y Santuario Nacional uruguayo de San José en 1985 a invitación del entonces obispo Mons. Pablo Galimberti. Inspirado en las enseñanzas de Dimas Antuña acerca del lenguaje de las imágenes sagradas.  Contiene 12 "visitas" a la Imagen. 
La primera edición se hizo en 1985 en dos tiradas. Una con origen en la diócesis de San José y otra en la diócesis de Tacuarembó. La segunda edición, con ilustriaciones de Michel Prince y mejor impresión de la foto de la imagen patronal la hizo Mons. Arturo Fajardo en el año 2017.


LA VIRGEN MARÍA SEGÚN LOS EVANGELISTAS
Volviendo sobre La Virgen María en los evangelios, la primera mitad del actual libro había sido publicada hace cuarenta años, en 1974; tuvo dos ediciones argentinas, dos en España, en Sal Terrae y en Gratis Date. Se tradujo al portugués, holandés, japonés, coreano e inglés (una edición para Estados Unidos y otra para India, Nepal y el lejano oriente de habla inglesa)



La actual quinta edición, (2014) se ha aumentado con dos importantísimos anexos que demuestran el valor histórico de los evangelios y en particular el de los relatos de la infancia de san Lucas. Para quien quiera ver una breve presentación en video:  




A la luz de la historia de la medicina y de su estado en tiempos de San Lucas, queda de manifiesto qué capacidad y exigencia crítica de objetividad histórica, pudo brindarle a san Lucas su origen, su educación, sus estudios médicos en el mundo helenístico de su época. Lucas fue un médico griego, el evangelista mariano, el que pintó u n retrato de María, el que nos dio acceso al Corazón de María, cofre de los misterios del Santo Rosario.

En este capítulo se calibra el valor histórico de su testimonio y de su capacidad de discernir el hecho cristiano, sobre todo ante milagros de orden biológico como la concepción virginal de María.
En Lucas parecen conjugarse lo mejor de las dos principales escuelas médicas griegas: la empírica y la pneumática. ¿Lo eligió por esto mismo el Espíritu Santo para blindar el testimonio evangélico contra las posibles dudas de Teófilo, converso griego ilustrado?

El prólogo de Lucas había sido comparado sin resultados con los criterios metódicos de las obras históricas de la antigüedad. Nuestra comparación con los criterios metódicos del prólogo de una obra médica contemporánea de Lucas, muestra notables coincidencias con los criterios metodológicos de otro médico, Pedanios Dioscóridos, expresados en el prólogo a su obra Materia Medica. 

Pedanios Dioscorides fue contemporáneo y compatriota de san Lucas, verosímilmente condiscípulo suyo en la escuela médica de Tarso de Cilicia que, juntamente con la de Alejandría y la de Atenas, era una de las tres más afamadas escuelas médicas del mundo helenístico.

La comparación con el prólogo de Materia Medica demuestra, sin dejar lugar a dudas, que Lucas pertenece al mundo de los médicos griegos. Lucas intenta mostrarle a Teófilo que la historia evangélica no es un mito, como los mitos griegos que él ya ha rechazado, sino que relata hechos ciertos, y es plenamente aceptable para una mentalidad racional como la de él y la de otros griegos de mente desmitificada y desmitificadora.

Bultmann y su estela de intérpretes declararon mítico el evangelio y luego se dedicaron a desmitificarlo. Lástima, porque San Lucas los había precedido en la tarea, opuesta, de demostrar que la enseñanza cristiana impartida a Teófilo y en él al mundo de la razón griega, estaba libre de mitos. Así que los racionalistas y la escuela de Rudolf Bultmann, persiguiendo el fantasma de los mitos pasaron de largo la realidad histórica.

María no es el Evangelio. No hay ningún Evangelio de María. Pero sin María tampoco hay Evangelio. Ella figura en los cuatro. 
Desde la Anunciación a la Cruz, junto a su hijo Jesucristo. Y desde la Cruz hasta nuestros días, junto a nosotros.
“A Jesús por María” no es una invención moderna, es la tradición bimilenaria de la Iglesia.

No hay mejores maestros para conocer a María que los mismos evangelistas. Ellos nos transmiten la auténtica figura de María.




Editorial Lumen – Buenos Aires -2015
editorial@lumen.com.ar    alejandro.makar@lumen.com.ar  ventas@lumen,com.ar La figura de María según los evangelios ha sido presentado en abril de 2015, en Argentina, como conferencias sobre María santísima:  en el Colegio de Mallinckrodt (Martinez); en el Convento Nuestra Señor a de Guadalupe en Ing. Maschwitz, en el Instituto de Filosofía práctica, en el Instituto Bosch, en un grupo de familias en Escobar, en el Colegio Catherina de Fasta, En el Profesorado del Colegio Calasanz, etc.

También se presentó en Uruguay en la Parroquia Catedral de Salto y en la Parroquia de la Santa Cruz en Salto (20 y 21 de noviembre de 2015) y en el Hogar Católico de la Parroquia Catedral de San José de Mayo el 2 y 3 de diciembre de 2015). También se comentan sus contenidos a través de Radio María (Uruguay) en el espacio “Camino a Roma” que dirigen el Diácono permanente Jorge Novoa y su esposa Cristina  Gregorio
Publicar un comentario