martes, 11 de septiembre de 2018

UNA AYUDA ADECUADA
LA MUJER Y EL VARÓN VISTOS DESDE DIOS [2 de 13]

2.1.- NO CONVIENE 
EL-SER EL ADAM 
UNO-SOLO
Volvamos  ahora nuestra atención hacia la primera mitad de nuestro versículo 2,18: 
“Entonces dijo Yahwéh Elohim: No es conveniente el-ser -el-Adam uno solo” [1]  

Parece tan  obvio el sentido de esta primera mitad del versículo que uno puede seguir de largo, como quien pasa por delante de un muro sin advertir que en él hay una puerta hábilmente disimulada.

2.2.- SAN AGUSTÍN, RECONOCIÓ LA EXISTENCIA DE ESA PUERTA. Y dedicó a tratar de responderla todo el libro noveno de su Comentario Génesis a la letra. Allí dice, repetidas veces, que el único motivo que él ve para hacerle “una ayuda” al Adam son los hijos:

 “Si se me pregunta para qué ayuda del hombre fue hecha, considerando todas las cosas con la mayor diligencia que puedo, no se me ocurre otro motivo sino el  de la prole, para que la tierra se llenase por la estirpe de ellos”[2].
Examinemos la Sagrada Escritura en busca de otros motivos. Vayamos a buscarlos en Génesis 1, 26 al 31. Allí se trata de la creación y bodas del primer par humano y para qué fueron creados ambos.



[1] Levadó de la raíz badad, ser uno solo, estar separado. soltero
[2] Lib. 10, Cap. 11, nº 19 p. 1029

Fuente: De mi conferencia en la rama femenina de a Fraternidad Apostólica Santo Tomás de Aquino FASTA –MENDOZA (RA)  En el Foro de la Mujer edición 2018: Mujer custodia de la cultura-- 18 agosto 2018


Publicar un comentario