TRANSLATE -TRADUCTOR
Select Language

viernes, 18 de octubre de 2013

UNIDAD TEMÁTICA DEL SALTERIO [7 de 12]

Explicación de Fr. Divo Barsotti [1ª parte]

5. Expongo resumidamente en esta entrada y en las cinco que seguirán, la explicación de Divo Barsotti acerca de la unidad del Salterio.

5.1. Lo primero que se impone, para quien quiere abordar el Libro de los Salmos, es caer en la cuenta de que el señor ha querido que este libro se nos presente en una cierta unidad. Unidad que es la suya y que se nos escapa a menudo, pero que nos da la mejor clave de interpretación para la comprensión religiosa del entero Salterio.

Se trata de un libro único. Desmembrarlo y reordenar sus miembros a partir de un orden arbitrario – orden que, aún si es racional, no es ciertamente el orden querido por Dios, que nos ha dado el libro tal cual está – parece que es comprometer la inteligencia del libro inspirado. Separar cada poema de la unidad del libro, es comprometer la significación de estos poemas en su conjunto; es comprometer la unidad de la enseñanza que proviene precisamente del conjunto de la unidad del libro. Es descolocarnos para comprender a fondo lo que cada poema quiere decir, lo que nos enseña, y cómo debemos apropiárnoslo en la oración. El sentido de las partes viene del todo.

Es innegablemente legítimo, reconocer, cuando ello es posible, a qué tradición bíblica pertenece una parte u otra. Pero no es legítimo fragmentar un libro inspirado. Porque si el Espíritu Santo ha inspirado cada parte del libro, ha inspirado también su conjunto. Y haciendo reunir en la unidad del libro, llegado el momento, diversos autores humanos, diversas tradiciones, lo ha fundido todo en una unidad de orden superior.

Cada texto es inspirado: ciertamente, y ciertamente todas las partes y todos los poemas del libro son inspirados; y la inspiración sagrada une también los diversos poemas de un libro. Y en la relación de cada parte con el todo, esta inspiración le da a cada parte un valor y un sentido más profundo y elevado.
Es pues necesario que consideremos los Salmos en su conjunto.