ERA NECESARIO QUE EL MESÍAS PADECIESE (8 de 9)

0:39

Ungido contra Ungido

En la intención de Dios, la elección por la cual alguien es amado, está al servicio del amor universal que abraza a todos. Dios elige a uno en bien de todos. sus elegidos tienen una misión de servicio. Como los ángeles. La envidia del Diablo es negación de servir, negación a la caridad. Dios lo abraza y abarca todo en su amor. Su Espíritu es un espíritu de comunión. La Unción, la elección, está siempre destinada a la comunión. Por eso, la envidia, contraria a la caridad, se opone directamente a la intención de Dios, cuyos pensamientos son pensamientos de paz y no de discordia (Jeremías 29,11).

7 Unción para servir
A la ruptura de la comunión por envidia y rivalidad entre sus elegidos, el Señor resucitado quiere sustituirle una circulación de amor y de gracia que una a todos con todos. La Caridad es la virtud contraria de la envidia: no busca su propio interés (1 Corintios 13,5). Puestos a servir y a promover el bien de los demás, se inclinarán a alegrarse de ese bien. La circulación del amor y la gracia sólo es posible por el camino del Siervo. Y no aceptar ese camino es -otra vez más- equivalente al rechazo del Ungido por excelencia: Cristo y su camino del amor sufriente.

You Might Also Like

0 comentarios

Entradas Populares

Like us on Facebook

Exhortación Apostólica postsinodal del Santo Padre Benedicto XVI al Episcopado, al clero, a las personas consagradas y a los fieles laicos "Sobre la Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia" Las enseñanzas iluminadoras que muchos aguardábamos desde hace más de medio siglo ¡Gracias Santidad Benedicto XVI! http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/apost_exhortations/documents/hf_ben-xvi_exh_20100930_verbum-domini_sp.html

Flickr Images