TRANSLATE -TRADUCTOR
Select Language

sábado, 19 de abril de 2014

BARRABÁS O CRISTO - UNA ELECCIÓN MODERNA


LIBERAR A BARRABÁS - CRUCIFICAR A CRISTO
FALSA COMPASIÓN
PRETENDIDA CARIDAD QUE ANULA LA JUSTICIA
PREPARA la INSTALACIÓN 
del REINADO del ANTICRISTO
Amnistiar al criminal y victimizar al justo
glorificar el vicio y penalizar la virtud

-- En esta semana santa de  2014, he descubierto de pronto, releyendo el presente escrito de Mons. Michel Schooyans, la actualidad arquetípica de este episodio de la Pasión de mi Señor: la liberación de Barrabas y la condena de Cristo a la crucifixión que aquél merecía y le estaba aguardando.
-- El arquetipo de los dramas que elenca el escrito que te ofrezco más abajo, lo revivimos cada Viernes Santo, cuando se deja libre a Barrabas y se crucifica a Jesucristo. Pero, también, inadvertidamente, cuando se pasa indiferente o hasta se legaliza la muerte de los inocentes y se deja impunes o hasta se absuelve a los que los matan (martirio de católicos, aborto, etc.) O cuando nuestros legisladores legalizan el delito y penalizan el sentido común humano. 
-- El siguiente artículo de Monseñor Michel Schooyans fue presentado ante una reunión plenaria de la Pontificia Academia para la Vida. Es un análisis clarividente de un fenómeno cultural: "la falsa compasión", que se hace pasar por "buen amor" pero que es su falsificación. Y tuerce el juicio de moralistas, juristas y legisladores apabullados por una moderna "opinión pública" que ha pervertido al milenario sentido común de la Humanidad.
-- La falsa compasión es hemiplégica. Va apareada unas veces con la insensibilidad, otras con la animadversión, otras con una crueldad pretendidamente 'justiciera'. Acusa, condena, combate hostiga y castiga a los que obran el bien y la verdad y que sufren por ello. 
Por ejemplo: los que defienden los límites. Por el contrario, ss indulgente o hasta premia como héroes a los transgresores; aprueba la transgresión legalizándola y convirtiéndola en derecho, mientras convierte en delito la denuncia y amordaza y hasta reprime el disenso.
--Tomar el bien por mal y el mal por bien es, como hemos observado tantas veces, el mal de la acedia que caracteriza esta sociedad. 
-- De esta perversión de la percepción moral nace, por ejemplo, el garantismo jurídico para el víctimario y la inclemencia con la víctima. 
-- Volveré sobre este asunto en este blog ya que presentaré el pensamiento de Federico Mihura Seeber en su obra El Anticristo, donde este autor percibe y describe el síndrome de la falsa compasión y la consiguiente evacuación de la justicia en nombre de una pretendida caridad, y lo muestra como síntoma de la sociedad anticrística que ya está preparada para recibir al Anticristo.

LA COMPASIÓN HOY
Mons Michel Schooyans
Miembro de la Pontificia Academia para la Vida

Nosotros podemos discernir la verdadera y la falsa compasión en hechos o en tomas de posición observables en el mundo hoy. Así aparecerán los estragos que la falsa compasión está haciendo tanto a nivel de las personas como a nivel de las sociedades humanas. Pasemos a ver pues algunos ejemplos.

1) En 1962, la Corte Criminal de Liège (Bélgica) fue llevada a juzgar a una madre que, "por compasión", había matado a su hijo. Durante su embarazo, esta madre había tomado Softenon, conocido hoy en día bajo el nombre de Talidomida. El niño había nacido portador de malformaciones graves. La madre decidió poner fin a la vida de su niño; lo que efectivamente hizo. Al término de un proceso muy "mediatizado", la mujer fue absuelta. Ella salió libre del tribunal, bajo los aplausos nutridos del público.