TRANSLATE -TRADUCTOR
Select Language

sábado, 28 de febrero de 2015

RADIO PUEBLO DE MARÍA
DESDE AHORA PUEDE ESCUCHARLA



AYUDENOS A DIFUNDIR. MUCHAS GRACIAS!
A solo un “clic” desde su ordenador, su celular smartphone, su tablet; Desde su casa, su trabajo o desde donde quiera que se encuentre y pueda recibir señal de WiFi, 3G o 4G, usted puede comenzar a disfrutar de los contenidos de los programas de RADIO de “Pueblo de María”. Ésta vez en su edición ON-LINE transmitiendo las 24 horas los 7 días de la semana.
De: Pueblo de Maria <info@envialos.net>
“Pueblo de Maria" es un programa de radio, dedicado esencialmente a la difusión de los mensajes de nuestra Santa Madre María Inmaculada en sus diferentes y más importantes apariciones del siglo XX (Fátima, Madre de Todos los Pueblos, Garabandal, Akita, Medjugorje, etc.), promoviendo también la defensa de la Sagrada Eucaristía (presencia real de nuestro Señor Jesucristo), además de contenidos referidos a la sana Doctrina y tradición de la Santa Iglesia Católica, Apostólica, Romana y que pretende contribuir al triunfo de los Sagrados Corazones de Jesús y de María.
PARTICIPAN EN LOS CONTENIDOS DE LOS PROGRAMAS DEL MES DE FEBRERO Y MARZO:
P. Justo A. Lofeudo (MSE) / P. Santiago Martín (F.M) / P. Joan Costa / P. Carlos Mancuso (exorcista) / Mons. Demetrio Fernández (Obispo) / Mons. Francisco Cerro Chavez (Obispo) / P. Felix (HM) / P. Rafael Alonso (HM) / P. Juan A. Gómez (HM) / P. Wilson Salazar / P. Rolando Cabeza / P. Jorge Loring / P. Turú Rofes / P. Javier Virgen Guzmán / P. Manuel Muela / P. de la Riva / P. Federico Burbridge / Hna. Judith / Fray Nelson/ Marino Restrepo / Madre Nieves García / David Toribio / Aurora Martínez del Cerro / Maximina González / Conchita González / Jacinta González / Luis Pardo / Lucía Estebanez Calderon / Mercedes Segovia de Seeber / Maria Josefa Villa Gallego / Juan José González / Ramonín / Lucía Fernandez González / José Luis López de San Román / Inmaculada Madre del Divino Corazón Eucarístico de Jesús / Fabio McNamara / Rafael Jardón, etc. (Iremos agregando e informando).

A Mayor Gloria de Dios
y la
Bienaventurada Virgen María
Agréganos a tu lista de contactos
Información de Contacto
Para desuscribirse de nuestra lista haga Click Aquí
---



viernes, 27 de febrero de 2015

EL ECLIPSE DE DIOS PADRE [1 DE 2]
En la fe, la espiritualidad, la catequesis, la predicación

Conferencia en un retiro al Clero de Arecibo
(Puerto Rico enero 2015)

1) Ya desde los comienzos de la Iglesia, San Juan percibe la existencia, dentro de la comunidad, de quienes rechazan a Jesucristo y a Dios Padre, a quien el Hijo viene a revelar.
 “Muchos anticristos han aparecido”, “estaban entre nosotros” – afirma San Juan en su primera Carta 2, 22-23 – “Este es el anticristo, el que niega al Padre y al Hijo. Todo el que niega al Hijo, tampoco admite al Padre; quien reconoce al Hijo también admite al Padre”.

2) ¿Se manifiesta actualmente el mismo hecho? ¿Cómo? 
Voy a ocuparme de una de esas manifestaciones que me parece particularmente común y característica de la modernidad. 
Consiste, dicho brevemente, en la implicitación de la figura del Padre en la presentación del kerygma, en la catequesis, en la predicación y en la espiritualidad. Y eso explica el tema de este retiro. Vivir como hijos, vivir como el Hijo, hechos modelo de la grey.

Del Jesús sin Padre al Jesús contra el Padre
3) Se ha llamado jesuanismo a la presentación de un Jesús arriano, sin Padre y consiguientemente no Hijo. Un Jesús histórico, puramente humano y por lo tanto de ninguna manera Dios hijo, separado del Cristo de la fe, y por lo tanto sin la referencia al Padre que la fe católica le reconoce como a Dios Hijo, como horizonte último del anuncio evangélico. 
4) En el discurso teológico y pastoral que de allí dimana, el Padre queda relegado al silencio de los supuestos que solamente se explicitan a pedido.
5) De ese jesuanismo contemporáneo ha dicho el Padre dominico Le Guillou que: “Sitúa a Cristo no con el Padre, sino en lugar del Padre. De ese modo se ve diseñar vagamente una especie de cristicismo o de jesusismo (dejando en silencio generalmente el nombre del Padre) que trata de hacerse pasar por el verdadero cristianismo” [Ver:  M.-J. Le Guillou O.P. El Misterio del Padre. Fe de los Apóstoles. Gnosis Actuales. Ed. Encuentro, Madrid 1998, p. 196].
6) Como dice San Pablo: “¿cómo invocarán a aquél [en este caso al Padre] en quien no han creído? ¿Cómo creerán en aquél [el Padre] a quien no han oído? ¿Cómo oirán si no se les anuncia?” [Rom. 10, 14]. Lo que no se predica no se cree. Y si el Padre queda implícito, va cayendo fuera de la conciencia del predicador y de los creyentes.
7) Este hecho lo ha señalado el Cardenal Paul Josef Cordes en su obra: El Eclipse del Padre en estos términos: “Cuando se pregunta a grandes teólogos contemporáneos de ambas confesiones (protestantes y católicos) por el Padre de Jesucristo, se obtiene una perspectiva sorprendente: los investigadores piensan más frecuentemente y más expresamente en ‘Dios’ que en el ‘Padre eterno’; si se hace una estadística sobre las veces que en la relación Padre-Hijo utilizan en sus investigaciones la palabra ‘Padre’, ésta queda desconsoladoramente relegada” [ Mons. Paul Josef Cordes, El Eclipse del Padre, Ed. Palabra, Madrid 2003, 1967, cita en p. 167].
8) ¿A qué se debe esto? a que la infección modernista contagia el sentido común de una cultura y termina refluyendo sobre los creyentes y afectándolos, sin excluir a los predicadores. Sucede así que, glosando a San Pablo, podría decirse de la incapacidad del  predicador modernista para anunciar al Padre: ¿cómo predicarán si no creen? “¿Si no conocen al Padre ni a mí?” [Juan 16,3].
9) El jesuanismo, o cristicismo dogmático y pastoral, es frecuente en la propuesta de las sectas y comunidades protestantes. Pensemos en lo que se oye predicar en algunas carpas y audiciones radiales de predicadores protestantes, donde todo se queda en el anuncio de Cristo tu salvador personal, sin referencia al Padre ni a la entrada en comunión con Él, como punto de llegada de la salvación que se anuncia.
10) Pero el mismo mal se ha venido extendiendo y penetrando también en el sentido común de los católicos, sacerdotes y teólogos incluidos. Los remito a su experiencia propia como oyentes de la predicación habitual en nuestros templos. Y me pregunto si no es un signo y a la vez una causa de esa extensión del silencio acerca del Padre y del Hijo, la prevalencia del uso del Credo Apostólico sobre el Credo de Nicea en las celebraciones de la santa Misa dominical. La rebelión psicoanalítica contra el Padre.
11) El fenómeno que vengo describiendo, de la creciente desvinculación de Jesús del Padre, se acentúa hasta llegar a un paroxismo por efecto de la difusión del psicoanálisis freudiano.
“El psicoanálisis de Freud, como método y técnica, - ha escrito el Padre Ignacio Andereggen - es intrínsecamente solidario de su intento fundamental de hacer consciente del modo más pleno la rebelión del hombre contra Dios Padre, radicada en la estructura inconsciente de sus vicios y pasiones no restauradas por el influjo de la gracia. Para Freud, como para Nietzsche, consiste en su oposición consciente contra Dios y en la pretensión de ocupar su lugar” [Ignacio Andereggen: “Santo Tomás de Aquino, Psicólogo” Sapientia, 205 (1999) 59-68. El R.P. Andereggen refiere estas afirmaciones de S. Freud a esta cita: Sigmund Freud, Totem y Tabú, Buenos Aires 1993, 155-156]
12) Como nota el Card. Paul Josef Cordes: “Freud – que conocía la analogía entre el padre terrenal y el celestial -, para terminar con el Padre celestial, tenía que liberarse primero del terrenal” [Mons. Paul Josef Cordes, El Eclipse del Padre, p. 179]  y por eso – afirma – lo ataca, en el alma del analizado, mediante el psicoanálisis.

De la rebelión contra Dios-Padre a la sociedad sin padres
13) El P. Le Guillou, en su obra antes citada, señala el hecho de que la abolición de Dios Padre está en la base de lo que el Card. Paul Josef Cordes ha llamado el Eclipse del Padre en nuestra cultura; una desaparición progresiva de las figuras paternas y de la cultura de la paternidad; una destrucción del varón paterno.
14) La rebelión religiosa contra Dios Padre de la civilización modernista ha tenido consecuencias sociológicas y culturales. Ha ido exterminando al varón paterno, pero también al varón filial, al varón esponsal, al varón fraterno. Si la generación actual abandona a sus padres internándolos en un hogar de ancianos es porque la generación de sus padres ya había internado a Dios Padre relegándolo al cielo como a un hogar de ancianos; ya no convivían con Dios, sino que iban a verlo de vez en cuando en días y horas de visita, y a veces nunca.
15) Podemos preguntarnos si el eclipse de la paternidad no se insinúa, por lo menos, en el ámbito del Orden sagrado, del obispo y del sacerdote paternos, que receden lógicamente con el receso simultáneo de la filialidad de los Ordenados respecto del Padre y de los fieles respecto de sus Obispos y sacerdotes.
16) El psicoterapeuta y sociólogo italiano Claudio Risé, en su libro Il Padre l’assente inaccettabile, dedica un capítulo entero a describir cómo Occidente se aleja del Padre. Claude Risé establece un paralelo entre el proceso de secularización – iniciado en la Revolución Francesa, en la que eclosionan semillas sembradas por la Reforma Luterana –, y la decadencia y desaparición de la figura paterna y – con ella – de los derechos del padre de familia en Occidente [Claudio Risé, Il Padre, l’assente inaccettabile, (=El Padre, el ausente inaceptable), San Paolo, 2003, 7ª ed. Págs. 49-70] .

Así en la tierra como en el Cielo
17) Nada de extraño. Porque como ha demostrado Mircea Eliade en sus estudios de Historia de las Religiones, el hombre edifica su civilización y su cultura imitando a sus dioses: “Al reactualizar la historia sagrada, -dice - al imitar el comportamiento divino, el hombre se instala y se mantiene unido a los dioses, es decir, en lo real y significativo”.  [Mircea Eliade, Lo Sagrado y lo profano, Ed. Guadarrama, Madrid 1967, p. 196]
18) En oposición a esta actitud del hombre religioso, “El hombre moderno irreligioso – dice Mircea Eliade - asume una nueva situación existencial: se  considera a sí mismo como único sujeto y agente de la Historia y rechaza toda llamada a la trascendencia […] no acepta ningún modelo de humanidad fuera de la condición humana, tal como se la puede descubrir en las diversas situaciones históricas. El hombre se hace a sí mismo y no llega a hacerse completamente más que en la medida en que se desacraliza y desacraliza el mundo. Lo sacro es [para él] el obstáculo por excelencia que se opone a su libertad. No llegará a ser él mismo hasta el momento en que se desmitifique radicalmente. No será verdaderamente libre hasta no haber dado muerte al último Dios” [Mircea Eliade, O.c. p. 197]
19) El P. Le Guillou comprueba también que existe una cierta proporcionalidad entre el eclipse del Padre y del Hijo y la marea secularista que ha devastado las mentes y los corazones del pueblo católico tanto discente como docente.
20) La Rebelión contra Dios, que dentro del mundo y del pueblo católico, ha sido la rebelión contra Dios Padre, termina así con la disolución no solamente de la cultura paterna, motejada de paternalista, sino de toda la cultura. Y esto es así porque desata fuerzas de destrucción del corazón humano que aceleran y precipitan el desencadenamiento de las amenazas apocalípticas sobre la humanidad apartada de Dios.
21) En la ideología revolucionaria, es método usual esgrimir los abusos contra el buen uso. En este caso esgrime los abusos de la autoridad paterna para abolir la autoridad paterna misma y el desnaturalizar el vínculo paterno-filial, a cuya esencia pertenece la autoridad del padre.
22) Mircea Eliade asevera que, “En una perspectiva judeo-cristiana podría decirse que la no-religión equivale a una nueva caída del hombre […] Después de la primera caída, la religiosidad había caído al nivel de la conciencia desgarrada; después de la segunda caída, ha caído aún más abajo, a los subsuelos de lo inconsciente,  ha sido ‘olvidada’” [Mircea Eliade, O.c. p. 207 ]. Dios vino a buscar al hombre que había caído por el pecado original. Cuando el hombre caído se rehúsa a tomar la mano que se le extiende para levantarlo, cae aún más profunda e irremediablemente.

23) En efecto, el filósofo judío-alemán Martin Buber, señaló en una serie de conferencias que se publicaron en un solo volumen bajo el nombre Eclipse de Dios, que la Ilustración ha abolido la religación con Dios al reducir a Dios a una idea, desconociéndole cualquier protagonismo histórico o interacción con los hombres.  [M. Buber, Eclipse de Dios, Ediciones Galatea, Nueva Visión. Buenos Aires 1955. Traducido del inglés Eclipse of God, Harper and Brothers; First edition (1952)].
24) Lo que ha escrito Martin Buber acerca de Dios, podemos aplicarlo adecuadamente a Dios Padre: “El pensamiento de nuestro tiempo se caracteriza porque [...] por una parte busca preservar la ‘idea’ de lo divino como si ella fuera la auténtica preocupación de la religión [es decir de nuestra fe], y por otra, destruye la ‘realidad’ que sustenta la idea de Dios [es decir de Dios nuestro Padre], y en esa forma, destruye también ‘la realidad’ de nuestra relación con él [e.d. de nuestra filialidad]. Esto se lleva a cabo de muchas maneras, abierta y encubiertamente, apodíctica e hipotéticamente, en el lenguaje de la metafísica (Kant, Hegel) y en el de la psicología (Jung) [...] Muchos auténticos creyentes, aunque no sepan hablar ‘sobre’ Dios ni ‘acerca de’ Dios, saben bien cómo hablar con Dios y a Dios” [...] Otra es, en cambio la situación del hombre que ya no experimenta la presencia de los divino frente a él [...] puesto que se ha alejado de esa presencia existencialmente [e.d. por la fe] ya no la reconoce como algo frente a él” [M. Buber, O.c. p. 21, 28, 29].

25) Así han surgido las “teologías” deístas, racionalistas, que tratan de Dios como idea, sentimiento, arquetipo, proyección, etcétera, soslayando o aún negando el acceso a Dios por vía de su revelación histórica y han proliferado -- con el modernismo [San Pío X, Pascendi Dominici Gregis Munere] -- dando lugar a lo que bien merece el nombre de “teologías deicidas”, es decir, de ensayos literarios de tema cristiano que, ocupándose de Dios, lo matan pues le quitan su realidad fáctica y lo reducen a un producto de la mente humana, creación intelectual humana manipulable por el hombre (Feuerbach).

26) Pionero en esta línea fue el proyecto de desacralización del Evangelio incoado por David Friedrich Strauss en su Das Leben Jesu, kritisch bearbeitet [Tübingen 1836].Este autor había separado de tal manera la idea de Jesús de la realidad de Jesucristo Hijo del Dios vivo, que sólo lo encontraba interesante como idea:
 – “Ésta es -- escribió --  la clave de toda cristología: que como sujeto de los predicados que la Iglesia atribuye a Cristo, se coloque una idea en lugar de un individuo” [O.c. p. 734] – “¿Qué puede tener todavía de especial un individuo? Nuestro tiempo [ es decir: el tiempo del idealismo alemán] quiere una Cristología que lo lleve desde el hecho a la idea, desde el individuo a la especie. Una dogmática que se quede en Cristo como individuo, no es una dogmática sino una prédica” [O.c., L.c.] 
¿Cómo podrían ser  inspiradoras de nuestra caridad las ideas solas ideas acerca de Dios, inclusive las solas ideas acerca de Dios Padre y de Dios hijo,?

Immanuel Kant: "el hombre no necesita de Dios para ser bueno"
27) Recordemos lo que dice Kant acerca de lo que es el hombre moralmente bueno: “La moral, - dice - en cuanto que está fundada sobre el concepto del hombre como un ser ‘libre’ que por el hecho mismo de ser ‘libre’ se liga él mismo por su Razón a leyes incondicionadas, no necesita ni de la idea de otro ser por encima del hombre para conocer el deber propio, ni de otro motivo impulsor que la ley misma para observarlo […] Así pues, la moral, por causa de ella misma (tanto objetivamente por lo que toca al querer, como subjetivamente por lo que toca al poder) no necesita en modo alguno de la Religión [entiéndase la revelación cristiana] sino que se basta a sí misma en virtud de la Razón pura Práctica” [Immanuel Kant, La Religión dentro de los límites de la razón, Comienzo del Prólogo a la 1ª Edición 1793. Cito según la versión de Felipe Martínez Marzoa, Alianza Editorial, Madrid 1969, p. 19]
28) Como puede verse, Kant excluye de su idea de bondad moral lo que puede ser la vinculación del hombre con Dios y por ende con los demás. Kant concibe al hombre libre como un hombre desvinculado y que – como buen hijo de Eva – se da a sí mismo la ley de lo que es bueno: lo que él quiere es lo bueno.
29) Ésta es una perfecta expresión del nuevo intento de ser como dioses que termina, lo demuestra la historia posterior a Kant  y las ideas políticas que derivan de él, en ser como demonios. El hombre no religioso, es un hombre no religado, un hombre desvinculado. Para el anticristianismo, el hombre necesita prescindir de la voluntad del Padre para ser un buen hombre. Según la visión de la fe cristiana, por el contrario, el hombre necesita de Dios Padre para ser buen hombre, porque ser buen hombre es vivir como Hijo, vivir como el Hijo.

Dejarse revincular al Padre por el Hijo en el Espíritu Santo
30) Al volverse los hombres contra el Cielo, se vuelven unos contra otros en la tierra. Cuando se reniega del Padre de todos que hace de los hombres hijos y hermanos entre sí, se reinstala en el mundo la dialéctica hegeliana del amo o el esclavo. Y esa dialéctica desgarra a la humanidad desatando la oposición hasta oponer padres e hijos, es decir una generación contra la otra.
31) A esta luz, la profecía de Malaquías, últimas palabras del Antiguo Testamento, adquiere tintes apocalípticos: “He aquí que yo os envío al profeta Elías antes de que llegue el Día de Yahveh, grande y terrible. Él hará volver el corazón de los padres a los hijos, y el corazón de los hijos a los padres; no sea que venga yo a herir la tierra de anatema” [Malaquías 3, 23-24; Mateo 17, 10-13; Lc 1, 17],
32) En nuestro mundo, los hombres irreligiosos y antirreligiosos tuvieron antepasados religiosos. Hay, junto con la rebelión contra el Dios Padre, una rebelión contra los propios padres. El corazón de los hijos se ha vuelto contra los padres y el corazón de los padres se ha vuelto contra los hijos. Se han instalado, legalmente, el aborto y la eutanasia. El abandono de los niños en el hogar, la guardería o la calle. Y el abandono de los padres en el hogar de ancianos.
33) Si tras la venida de Cristo, que reconcilió todas las cosas con la sangre de su Cruz, - también a los padres con los hijos y los hijos con los padres, como sucedió en el mundo de la cultura católica -, si tras la venida de Cristo, - digo -, el hombre vuelve a rechazar a Cristo y al Padre, como hace la modernidad, los hombres vuelven a enemistarse con Dios Padre y entre sí. Lo estamos viendo.

34) Pero así ya no hay posibilidad de una nueva reconciliación. Entonces, la única perspectiva que queda, es la de una tierra herida por el anatema. Un anatema que los hombres pudieron haber evitado pero rehusaron libremente evitar. Un anatema que libremente eligieron, mal usando su libertad para rechazar el Bien. Ese Bien es una Persona, el Padre, que nos envió al Hijo y ambos su Espíritu Santo. La fe nos introduce en una relación vital con ellos, fuera de la cual no hay Bien para el ser humano, ni puede alcanzar éste el Bien adecuado a su esencia.                                                                                    

jueves, 26 de febrero de 2015

NOVEDAD EDITORIAL:
Ya está de nuevo disponible mi querido libro sobre María santísima

La Virgen María según los Evangelistas

5ta. Edición revisada y aumentada
La Virgen María según los Evangelistas
Sello: Lumen
ISBN: 978-987-00-1053-1
Páginas: 144
Año: 2014
Autor: Horacio Bojorge
Disponibilidad: Disponible
Precio: u$a 10,00
[En M/Arg = 80]
Cant.:    
María no es el Evangelio. No hay ningún Evangelio de María. Pero sin María tampoco hay Evangelio. Ella figura en los cuatro.
Desde la Anunciación a la Cruz, junto a su hijo Jesucristo. Y desde la Cruz hasta nuestros días, junto a nosotros.
“A Jesús por María” no es una invención moderna, es la tradición bimilenaria de la Iglesia.
No hay mejores maestros para conocer a María que los mismos evangelistas. Ellos nos transmiten la auténtica figura de María.
Esta quinta edición va enriquecida con un capítulo dedicado a san Lucas, el médico griego, el evangelista mariano, el que pintó un retrato de María, el que nos dio acceso al Corazón de María, cofre de los misterios del Santo Rosario.
¿Qué pudo brindarle su origen, su educación, sus estudios médicos en el mundo helenístico de su época? ¿Cómo calibrar el valor de su testimonio y de su capacidad de discernir el hecho cristiano y, sobre todo, ante milagros de orden biológico como la concepción virginal de María?
En Lucas parecen conjugarse lo mejor de las dos principales escuelas médicas griegas: la empírica y la pneumática. ¿Lo eligió por esto mismo el Espíritu Santo para blindar el testimonio evangélico contra las posibles dudas del Teófilo ilustrado?

miércoles, 25 de febrero de 2015

MOZART Y CRISTO
Teología en el pentagrama

MOZART Y CRISTO – AGNUS DEI – CORDERO DE DIOS[1]


Mozart, en Leipzig, en abril de 1789, dos años antes de su muerte, mantuvo una conversación acerca de la música de Iglesia con el protestante Johann Friedrich Rochlitz quien dio a conocer luego su contenido substancial por escrito[2]. Esta crónica, dice el P. Fernando Ortega “nos deja una imagen viva de la experiencia mozartiana del misterio cristiano”.

“Ustedes protestantes iluminados, como gustan llamarse, tienen toda su religión en la cabeza. Si hay de verdad allí, lo ignoro completamente. ¡Pero entre nosotros es tan distinto! Ustedes no pueden experimentar lo que significa “Agnus Dei qui tollis peccata mundi dona nobis pacem”…[3] Pero cuando desde la primera infancia uno ha sido introducido, como lo fui yo, en el santuario místico de nuestra religión; cuando sin saber aún hacia dónde uno iba con esos sentimientos oscuros y opresivos, se asistía a Misa con un enorme fervor de corazón sin saber verdaderamente qué se deseaba; cuando uno salía del Oficio divino más aliviado y con el alma elevada, sin saber exactamente qué se había obtenido; cuando uno ha estimado dichosos a aquellos que se arrodillaban conmovidos por el “Agnus Dei” mientras recibían la santa comunión…; cuando uno ha experimentado todo esto ¡entonces todo es muy distinto! Es cierto que todo eso se pierde luego en el transcurso de la vida en el mundo, pero, al menos es mi caso, cuando se retoman esas palabras mil veces escuchadas, para ponerlas en música, entonces todo eso vuelve y se está frente a  Alguien, y hacia ese Alguien se eleva el alma”

1) Agnus Dei de la Misa de Requiem



2) Agnus Dei de la misa de la Coronación
http://youtu.be/VtsBbx1Zfn4




[1] Tomado de: Fernando Ortega, Mozart y Cristo, en la revista Teología (Fac. de Teol. De la Pont. Univ. Cat. Argentina), Buenos Aires Tomo XXXI, Nº 64, año 1994-2, págs.. 157-169,  nuestra cita en p. 168-169
[2] ROCHLITZ, Johann Friedrich, en Allgemeine Musikalische Zeitung, Leipzig, 15 de abril de 1801 p. 494s. y que el P. Fernando Ortega reproduce hacia el final de su artículo.
[3] Este es un canto que canta el Coro en la Misa Católica durante el rito de la Comunión eucarística.

martes, 24 de febrero de 2015

Minsterios en Arecibo Puerto Rico enero 2015

Sacerdote que predica por EWTN participa de Taller-retiro en Puerto Rico
y predica retiro anual al Clero de Arecibo
Fuente: Página web de la Diócesis de Arecibo

El sacerdote jesuita autor de varios libros y presentador de uno de los programas del canal de televisión católico EWTN, el Padre Horacio Bojorge, visitó a Puerto Rico para participar en la diócesis de Arecibo del Retiro-Taller con motivo de la llegada de la Cuaresma, tiempo de preparación para la Pascua.

Todos los años, la Iglesia Católica en la Diócesis de Arecibo convoca a todos los files de los 16 municipios de la zona norte-central de la Isla a reflexionar durante el periodo de Cuaresma, a través de algún retiro o taller.

Esta vez, se llevó a cabo el 24 de enero, en el salón de Actos de la Comunidad Misionera de Villaregia en Arecibo, para los residentes de los municipios limítrofes, que componen las Vicarías de Arecibo y Camuy. Se repitió el 31 de enero, en la Parroquia San Pablo Apóstol de Morovis, para los ciudadanos de los pueblos del centro, abarcando las Vicarías de la Montaña y Vega Baja. En ambas fechas comenzó desde las 8 am y finalizó con la Misa.
Los temas profundizaron sobre la familia y el amor matrimonial. Entre ellos, "Las consecuencias del pecado original en el varón y la mujer y su incidencia en el amor esponsal". Además, "El amor matrimonial elevado a sacramento y el ministerio recíproco de los esposos como camino de sanación y santificación".
La Cuaresma Cristiana es el periodo de 40 días previos a la Semana Santa, en los que se recuerdan los 40 días que Jesús pasó en el desierto. Comienza con el Miércoles de Ceniza -18 de febrero de 2015- y se caracteriza por momentos de ayuno, penitencia, oración y caridad.

Sobre mil personas en Retiro -Taller con el Padre Horacio
 
Más de 1,000 personas residentes de los municipios que componen las vicarías de Arecibo y Camuy se dieron cita en el salón de actos de la Comunidad Misionera de Villaregia en Arecibo, para participar del Retiro-Taller, como preámbulo a la cuaresma que comenzará el próximo mes. Todos los años, la Iglesia Católica en la Diócesis de Arecibo convoca a los fieles de los 16 municipios de la zona norte-central de la Isla a reflexionar sobre la Cuaresma, a través de algún retiro o taller. Esta vez, el evento contó con la participación del sacerdote jesuita autor de varios libros y presentador de uno de los programas del canal de televisión católico EWTN, el Padre Horacio Bojorje.
Se realizó en dos ocasiones, correspondiendo el primer turno a los residentes de los municipios que componen las Vicarias de Arecibo y Camuy. Se repitió el 31 de enero, en la Parroquia San Pablo Apóstol de Morovis, para los ciudadanos de los pueblos del centro, abarcando las Vicarías de la Montaña y Vega Baja. Comenzó desde las 8am y finalizó con la Misa. Los temas profundizaron sobre la familia y el amor matrimonial. Entre ellos, "Las consecuencias del pecado original en el varón y la mujer y su incidencia en el amor esponsal". Además, "El amor matrimonial elevado a sacramento y el ministerio recíproco de los esposos como camino de sanación y santificación".

Casa llena también en Morovis

Más de mil personas abarrotaron la Parroquia San Pablo Apóstol de Morovis, para participar de la segunda presentación del Retiro-Taller organizado por la diócesis de Arecibo, como preámbulo a la cuaresma que comenzará el próximo mes.
Esta vez, el evento contó con la participación del sacerdote jesuita autor de varios libros y presentador de uno de los programas del canal de televisión católico EWTN, el Padre Horacio Bojorje. Se ofreció en dos ocasiones, correspondiendo el primer turno a los residentes de los municipios que componen las Vicarias de Arecibo y Camuy. En esta segunda ocasión se ofreció para los ciudadanos de los pueblos del centro, abarcando las Vicarías de la Montaña y Vega Baja.

Tomado de la  página web diocesana donde puede verse la información con fotos:
1)     Aviso de los retiros:
2)     Retiro cuaresmal Vicaría Arecibo-Camuy
3)     Retiro cuaresmal para Vicaría de Montaña y Vega baja, en Parroquia de Morovis
4)     Retiro al Clero

martes, 17 de febrero de 2015

ERES POLVO Y AL POLVO VOLVERÁS

PERO SI ERES POLVO ENAMORADO DE DIOS, 

VIVIRÁS PARA SIEMPRE
Para meditar este Miércoles de Ceniza



AMOR CONSTANTE MÁS ALLÁ DE LA MUERTE

Cerrar podrá mis ojos la postrera
Sombra que me llevare el blanco día,
Y podrá desatar esta alma mía
Hora, a su afán ansioso lisonjera;

Mas no de esa otra parte en la ribera
Dejará la memoria, en donde ardía:
Nadar sabe mi llama el agua fría,
Y perder el respeto a ley severa.

Alma, a quien todo un Dios prisión ha sido,
Venas, que humor a tanto fuego han dado,
Médulas, que han gloriosamente ardido,

Su cuerpo dejará, no su cuidado;
Serán ceniza, mas tendrá sentido;
Polvo serán, mas polvo enamorado.

Francisco de Quevedo y Villegas

lunes, 16 de febrero de 2015

POR LLAMADO DEL PADRE A ARECIBO - PUERTO RICO
En las cosas de mi Padre debo estar

Ministerios en Puerto Rico
DIOCESIS DE ARECIBO 
23 de enero al 1º de febrero 2015

Catedral de Arecibo

1) Predicación del Retiro anual  a 50 sacerdotes del clero de la diócesis de Arecibo 
con la asistencia del Señor Obispo, del Vicario General y del Vicario pastoral.Desde el lunes 26 al viernes 30 de enero. El tema del retiro: "El sacerdote modelo de la grey como Hijo de Dios y Hermano mayor" 
(1ª Pedro 5, 4. ss)


2) Sendos retiros de un día para fieles en general en dos vicarías: 
el sábado 24 de enero en la Vicaría de Arecibo - Camuy y el sábado 31 de enero para las Vicarías de Vega Baja y La Montaña. En conjunto asistieron algo más de dos mil fieles. El retiro constó de tres conferencias de una hora cada una sobre "El amor humano, creado, caído, sanado y elevado" siguiendo lo expuesto en el libro "¿Qué le pasó a nuestro amor? Respuestas divinas a preguntas humanas" intercalando una lectura explicada de Génesis 1 al 3.  El Sr. Obispo de Arecibo y sus Vicarios participaron en los retiros y celebraron la misa de cierre en ambas oportunidades.


3) El día 1º de febrero: Homilía en el marco de vísperas cantadas y bendición solemne del Obispo a unas 200 religiosas y religiosos en la Catedral San Felipe Apóstol, Arecibo, en la víspera del comienzo del año de la Vida Consagrada. El tema: "Los tres votos a la luz de Deuteronomio 20, 1-9".

Información en Internet:
1)      Aviso de los retiros:
2)      Retiro cuaresmal Vicaría Arecibo-Camuy
3)      Retiro cuaresmal para Vicaría de Montaña y Vega baja, en Parroquia de Morovis


POR ENVÍO DEL PADRE A ARECIBO - PUERTO RICO
El que a vosotros recibe, a mí me recibe
el que me recibe a mí, recibe al que me envió

Sacerdote que predica por EWTN participa de Taller-retiro en Puerto Rico
y predica retiro anual al Clero de Arecibo
Fuente: Página web de la Diócesis de Arecibo

El sacerdote jesuita autor de varios libros y presentador de uno de los programas del canal de televisión católico EWTN, el Padre Horacio Bojorge, visitó a Puerto Rico para participar en la diócesis de Arecibo del Retiro-Taller con motivo de la llegada de la Cuaresma, tiempo de preparación para la Pascua.

Todos los años, la Iglesia Católica en la Diócesis de Arecibo convoca a todos los files de los 16 municipios de la zona norte-central de la Isla a reflexionar durante el periodo de Cuaresma, a través de algún retiro o taller.

Esta vez, se llevó a cabo el 24 de enero, en el salón de Actos de la Comunidad Misionera de Villaregia en Arecibo, para los residentes de los municipios limítrofes, que componen las Vicarías de Arecibo y Camuy. Se repitió el 31 de enero, en la Parroquia San Pablo Apóstol de Morovis, para los ciudadanos de los pueblos del centro, abarcando las Vicarías de la Montaña y Vega Baja. En ambas fechas comenzó desde las 8 am y finalizó con la Misa.
Los temas profundizaron sobre la familia y el amor matrimonial. Entre ellos, "Las consecuencias del pecado original en el varón y la mujer y su incidencia en el amor esponsal". Además, "El amor matrimonial elevado a sacramento y el ministerio recíproco de los esposos como camino de sanación y santificación".
La Cuaresma Cristiana es el periodo de 40 días previos a la Semana Santa, en los que se recuerdan los 40 días que Jesús pasó en el desierto. Comienza con el Miércoles de Ceniza -18 de febrero de 2015- y se caracteriza por momentos de ayuno, penitencia, oración y caridad.

Sobre mil personas en Retiro -Taller con el Padre Horacio
 
Más de 1,000 personas residentes de los municipios que componen las vicarías de Arecibo y Camuy se dieron cita en el salón de actos de la Comunidad Misionera de Villaregia en Arecibo, para participar del Retiro-Taller, como preámbulo a la cuaresma que comenzará el próximo mes. Todos los años, la Iglesia Católica en la Diócesis de Arecibo convoca a los fieles de los 16 municipios de la zona norte-central de la Isla a reflexionar sobre la Cuaresma, a través de algún retiro o taller. Esta vez, el evento contó con la participación del sacerdote jesuita autor de varios libros y presentador de uno de los programas del canal de televisión católico EWTN, el Padre Horacio Bojorje.
Se realizó en dos ocasiones, correspondiendo el primer turno a los residentes de los municipios que componen las Vicarias de Arecibo y Camuy. Se repitió el 31 de enero, en la Parroquia San Pablo Apóstol de Morovis, para los ciudadanos de los pueblos del centro, abarcando las Vicarías de la Montaña y Vega Baja. Comenzó desde las 8am y finalizó con la Misa. Los temas profundizaron sobre la familia y el amor matrimonial. Entre ellos, "Las consecuencias del pecado original en el varón y la mujer y su incidencia en el amor esponsal". Además, "El amor matrimonial elevado a sacramento y el ministerio recíproco de los esposos como camino de sanación y santificación".

Casa llena también en Morovis

Más de mil personas abarrotaron la Parroquia San Pablo Apóstol de Morovis, para participar de la segunda presentación del Retiro-Taller organizado por la diócesis de Arecibo, como preámbulo a la cuaresma que comenzará el próximo mes.
Esta vez, el evento contó con la participación del sacerdote jesuita autor de varios libros y presentador de uno de los programas del canal de televisión católico EWTN, el Padre Horacio Bojorje. Se ofreció en dos ocasiones, correspondiendo el primer turno a los residentes de los municipios que componen las Vicarias de Arecibo y Camuy. En esta segunda ocasión se ofreció para los ciudadanos de los pueblos del centro, abarcando las Vicarías de la Montaña y Vega Baja.

Tomado de la  página web diocesana donde puede verse la información con fotos:
1)     Aviso de los retiros:
2)     Retiro cuaresmal Vicaría Arecibo-Camuy
3)     Retiro cuaresmal para Vicaría de Montaña y Vega baja, en Parroquia de Morovis
4)     Retiro al Clero

lunes, 15 de diciembre de 2014

LAS PARÁBOLAS DEL RETORNO [2 de 2]

¡AL QUE SE LE DIO MUCHO, SE LE PEDIRÁ MUCHO!
Lucas 12, 39-48
 Conferencia radial

Las parábolas que estamos comentando hoy, pertenecen a un género de parábolas de Jesús a las que les hemos llamado: “Parábolas del Retorno”.
 A este grupo de parábolas pertenecen, la parábola de los viñadores homicidas [1], las parábola de los administradores infieles [2] , la de las vírgenes necias y las vírgenes prudentes [3] , la parábola de los talentos [4] , la parábola del juicio final de las naciones [5].
Y yo pondría, como en la cumbre de todas ellas, la que encontramos al final del Apocalipsis, y que es como el cierre solemne del Nuevo Testamento: la parábola, -si es que la podemos llamar así-, de la esposa que espera la venida del esposo, y lo llama: ¡Ven Señor Jesús! ¡Marán attá!.

Hay una gradación y una progresión en las parábolas del retorno, que se diversifican según la disposición apropiada o no, de los que deben aguardar y recibir al Señor.
La disposición más hostil es la de los viñadores homicidas, que asesinan a todos los que vienen a cobrar los derechos del dueño de la viña, hasta que por fin matan al hijo

«Un hombre plantó una viña, la rodeó de una cerca, cavó un lagar y edificó una torre; la arrendó a unos labradores, y se ausentó. Envió un siervo a los labradores a su debido tiempo para recibir de ellos una parte de los frutos de la viña. Ellos le agarraron, le golpearon y le despacharon con las manos vacías. De nuevo les envió a otro siervo; también a éste le descalabraron y le insultaron. Y envió a otro y a éste le mataron; y también a otros muchos, hiriendo a unos, matando a otros. Todavía le quedaba un hijo querido; les envió a éste, el último, diciendo: `A mi hijo le respetarán'. Pero aquellos labradores dijeron entre sí: `Éste es el heredero. Vamos, matémosle, y será nuestra la herencia.' Le agarraron, le mataron y le echaron fuera de la viña. ¿Qué hará el dueño de la viña? Vendrá y dará muerte a los labradores y entregará la viña a otros. ¿No habéis leído esta Escritura:
La piedra que los constructores desecharon,
en piedra angular se ha convertido;
fue el Señor quien hizo esto
y es maravilloso a nuestros ojos?»
Trataban de detenerle -pero tuvieron miedo a la gente- porque habían comprendido que la parábola la había dicho por ellos. Y dejándole, se fueron [6].
         
          Esta parábola del retorno muestra que los que viven haciéndose dueños de la creación y de sí mismos, los que privatizan su vida y su existencia, los que viven su relación con Dios según la dialéctica del amo y del esclavo, sienten que Dios y sus enviados son como intrusos que amenazan su propiedad
          Dice Juan Pablo II: “poniendo en duda la verdad de Dios, que es Amor, y dejando sólo la conciencia de amo y esclavo [...] el Señor aparece como celoso de su poder sobre el mundo y sobre el hombre; en consecuencia el hombre se siente inducido a la lucha contra Dios [...] el hombre se ve empujado a tomar posiciones contra el amo que lo tenía esclavizado[7].
          . La soberbia humana que se apodera de la creación y de los demás, se hace deicida. Puede ser que aún tolere a Dios como idea, pero no como alguien real que tiene derechos sobre su vida y al que hay que darle cuenta de la administración, diezmo de los bienes cosechados. Es la actitud más hostil. Los viñadores homicidas no son discípulos de Cristo, sino sus enemigos.

          Las parábolas de las diez vírgenes, de los talentos y de los administradores infieles, se refieren, en cambio, a discípulos de Jesús. Pero a discípulos que no actúan consecuentemente con su condición. Que no toman en serio la realidad de Cristo ni de que están llamados a ser amorosos administradores. Ya sea por pura imprevisión, como las vírgenes necias, ya sea por miedo como el que entierra sus talentos, estos servidores, padecen más que del mal de los viñadores homicidas, de no tomarse en serio a Dios, pero sobre todo de no implicarse amorosamente, de no comprometerse, no identificarse, de no asociarse con el plan divino. porque no se han identificado con los intereses de Dios, como si les fueran ajenos.

Las parábolas que hemos leído ayer y hoy en Lucas, en cambio, nos muestran otro tipo de servidor. Ya lo hemos dicho. Son los servidores afectuosos, diríamos mimosos, que sufren mientras su Señor está ausente porque su felicidad está en estar con Él. Por eso, no lo esperan por deber, sino por amor. No por ley sino por gracia. Aún son siervos, es verdad. Pero sólo hasta que vuelve el Señor, se ciñe y se pone a servirlos y les dice, como Jesús en la última cena, promoviéndolos del rango de servidores al de amigos: “Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. No os llamo ya siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; a vosotros os he llamado amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros, y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca”  [8]
          ¡Oh sí Jesús! Éste es el modo como quiero estar en la vida. Como amigo tuyo, honrado por ti con la confidencia de tus planes y designios secretos y por haber sido puesto a realizarlos junto contigo, como tú, a imitación tuya. Quiero fructificar las obras que el Padre tiene destinadas para que las realice, como hijo, como amigo del Hijo, a quien el Hijo le tiene la confianza para revelarle sus planes y asociarlo a sus afanes, luchas, metas y propósitos. ¡cuánto mejor es vivir así! - ¡para la gloria del Padre! - que no para sí mismo, para un plan egocéntrico, minúsculo, privado y destinado a perecer conmigo.

          ¿Es posible mejor disposición para esperar mejor a Jesús que con este anhelo de servidor que ha sido levantado por gracia a la condición de amigo? Parecería que no, pero sí.
          Sí es posible. Es posible esperar la venida del Señor de una manera mucho más ferviente, más afectuosa, más amorosa y anhelante:
“¡Maran Atá! ¡Ven Señor Jesús!” El suspiro de la novia al final del Apocalipsis, el gemido de la esposa que anhela la manifestación gloriosa y el retorno del Esposo es la cumbre de las actitudes de espera que nos retratan las parábolas del retorno: “El Espíritu y la Novia dicen: «¡Ven!» Y el que oiga, diga: «¡Ven!» Y el que tenga sed, que se acerque, y el que quiera, reciba gratis agua de vida [9].
          Esta es la cumbre de las parábolas del retorno. Es la cumbre de la revelación de lo que es la esperanza cristiana y el anhelo de la vida eterna, como vivir en presencia del Señor.

Las parábolas del Retorno nos demuestran que nuestra fe no es sólo una doctrina, ni un mensaje, ni una verdad abstracta. Que ser cristiano es estar vinculado por un lazo de amor a una persona. Que la esencia del cristianismo no es ninguna idea por muy sublime que sea, sino una persona: Jesús, Jesucristo, Jesús el Mesías, Jesús el Hijo de Dios que nos lleva al Padre, que nos sumerge en una comunión de amor. Que ha ido a prepararnos un lugar y que volverá a buscarnos y a llevarnos con Él, “para que allí donde estoy estéis también vosotros”.
Por eso, las virtudes teologales son tres. No basta la fe que conoce. Es necesario que la fe inflame la caridad que ama. Y ambas se encienden, durante esta vida, durante la historia, en el deseo del retorno del Señor amado, del amigo, del esposo... Y esto es lo propio de la esperanza. La esperanza es la caridad que espera… el retorno de Aquél a quien ama.
          La fe, sin caridad ni esperanza, se quedaría sólo en gnosis, y esa fe es la que pueden tener los demonios. De ellos dice Santiago que creen pero tiemblan.
          La fe y la caridad, sin esperanza, no alcanzarían la realidad de Dios en Cristo: Juez de vivos y muertos, Señor de la historia.

          Las parábolas del retorno nos ponen, por eso, en el corazón del hecho cristiano. Nos definen la esencia del cristianismo. Así se llama un librito de Romano Guardini, ese gran maestro de los católicos del siglo XX, cuya lectura me impactó fuertemente en mi juventud: “La esencia del Cristianismo” [10]  .
          Querido oyente, para terminar nuestra meditación evangélica de esta tarde, quiero contarte algo de lo que dice Guardini en este esencial librito. Pero antes, te pido que por un momento te imagines que alguien que no es cristiano te pregunta ¿qué es ser cristiano? ¿Cuál es la diferencia de la fe católica respecto de otras religiones? ¿Qué responderías?

La pregunta por la esencia del cristianismo, -dice Guardini- ha sido contestada de modos muy diversos. Se ha dicho que lo esencial del cristianismo es que en él la personalidad individual avanza al centro de la conciencia religiosa; se ha afirmado que la esencia del cristianismo radica en que en él Dios se revela como Padre, quedando el creyentes situado frente a Él directa e inmediatamente; también se ha sostenido que lo peculiar del cristianismo es ser una religión que pone el amor al prójimo en primer lugar.
La enumeración de opiniones podría continuarse hasta llegar a aquellas teorías que tratan de presentar al cristianismo como la religión perfecta en absoluto, tanto por ser la que está más de acuerdo con los postulados de la razón, como por ser la que tiene la doctrina ética más elevada y que coincide con las exigencias de la naturaleza.
Ninguna de estas respuestas da con la esencia del hecho cristiano. Todas ellas angostan la totalidad de la realidad cristiana, la reducen a un momento o a un aspecto, que por una u otra razón parece ser el más importante y decisivo.
Ningún concepto puede dar razón de la esencia del cristianismo. Lo propiamente cristiano no puede deducirse de presuposiciones terrenas, ni puede determinarse por medio de categorías naturales, porque de esa manera se anula lo esencial. [Cursilla omitida]

El cristianismo no es, en último término, ni una doctrina de la verdad ni una interpretación de la vida. Es todo eso también, pero nada de eso constituye su esencia nuclear. Su esencia está constituida por Jesús de Nazareth, por su existencia, por su obra y su destino concretos; es decir por una personalidad histórica.
Algo semejante, en cierto modo, a lo que con estas palabras quiere decirse, lo experimenta todo aquél para el que adquiere significación esencial otra persona. Para él no es ni la idea de la humanidad, ni la idea de lo humano, lo que reviste importancia, sino esta persona concreta. Ella determina todo lo demás, y tanto más profunda y ampliamente cuanto más intensa es la relación. Puede llegarse incluso a que todo: el mundo, el destino y el cometido propio, pasen a través de la persona amada, a que ésta se halle contenida en todo, a que se la vea a través de todo y a que todo reciba de ella su sentido. En la experiencia de un gran amor todo el mundo confluye en la relación yo-tú, y todo cuanto acontece se convierte en un episodio dentro de ese ámbito. El elemento personal al que se refiere en último término el amor, y que representa la más elevada entre las realidades del mundo, penetra y determino todo lo demás: espacio y paisaje, la piedra, el árbol y los animales... Todo ello es cierto, pero tiene lugar solamente entre este yo y este tú.

Cuanto más evidente se hace el amor, tanto menos se pretende, sin embargo, que lo que para él constituye el centro del mundo ha de revestir también esta cualidad para los demás. Una pretensión de esta especie podría ser sincera desde el punto de vista lírico; pero constituiría, por lo demás, un desatino.

Para la doctrina cristiana, en cambio, la situación es otra. La doctrina cristiana afirma, en efecto, que por la encarnación, por la humanización del Hijo de Dios, por su muerte y su resurrección, por el misterio de la fe y de la gracia, toda la creación se ha visto exhortada a abandonar su aparente objetividad y a situarse, como bajo una norma decisiva, bajo la determinación de una realidad personal, a saber: bajo la persona de Jesucristo.

En la vida y en el obrar cristiano, la persona histórica de Cristo ocupa el lugar de la norma general, el lugar de las ideas. Por eso, notémoslo bien: cuando hablamos de la persona histórica de Cristo, no hablamos de la idea de Cristo. La fe cristiana es una religión de la presencia. Presencia eucarística, presencia espiritual, presencia sacramental, presencia comunitaria, presencia mística... Si otras son religiones del libro, la fe católica es religión de la presencia y religión de la espera del retorno, o sea del deseo de la presencia...
La historia de los hombres no la conducen ni la política, ni la economía, ni las ideas, sino que toda ella está bajo el poderío de una persona: Cristo. A quien el Padre le ha dado todo poder en los cielos, en la tierra y en los abismos, y que es uno solo con su Iglesia peregrina en la tierra.

En el pequeño opúsculo titulado: “La Parábola del Perro”, le hago decir al imaginario cura Cayetano en su sermón, con lenguaje sencillo y en verso, la misma idea del docto Guardini. El cura Cayetano les pone a sus fieles como ejemplo al perro, como modelo de fidelidad y religiosidad. Pero, sobre todo, como ejemplo de sentido de lo concreto y de incapacidad incurrir en ilusiones gnósticas y de cambiar al amo real por ninguna idea, abstracción o concepto, símbolo o transignificación:

13
“Lo primero es que el perro no menea
su cola ante un concepto o una idea.
Venera a un dueño real. Que o bien lo mima
o, si cuadra, se enoja y lo patea.
Jamás confunde lo que se imagina
con lo que está presente y se olfatea
¿Y saben lo que me hace pensar eso?
Que hay gente que no reza, o reza mal,
porque toma por dios al propio seso.
Y extraviada en sus modos de pensar
le pierde el rastro a la Presencia Real
de Dios, que está en Jesús, en carne y hueso.

... El alma, sea culpable o inocente,
no menea su cola ante una idea.
Si es, de vera, un alma de creyente
sólo se alegra con Jesús presente
y anhela estar con Él, sea como sea”...

Y no es de otra manera como San Pablo y en su seguimiento el Catecismo de la Iglesia católica definen el cielo y la vida eterna: es un estar con Cristo de los que lo aman.
Por el contrario, la condenación y el infierno, consisten en el estar lejos de su presencia. Dice San Pablo: “Éstos sufrirán la pena de una ruina eterna, alejados de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, cuando venga en aquel día a ser glorificado en sus santos y admirado en todos los que hayan creído [11]. Y el Catecismo enseña: “Morir en pecado mortal sin estar arrepentidos ni acoger el amor misericordioso de Dios, significa permanecer separados de Él para siempre” [...] “este estado de autoexclusión definitiva de la comunión con Dios y con los bienaventurados es lo que se designa con la palabra “infierno” (CIC 1033)

En cambio, del cielo dice San Pablo: “mientras habitamos en el cuerpo, vivimos lejos del Señor, pues caminamos en la fe y no en la visión”  [12]; “seremos arrebatados en las nubes, junto con ellos, al encuentro del Señor en los aires. Y así estaremos siempre con el Señor [13]. “Deseo ser desatado y estar con Cristo”  [14]
Y el catecismo de la Iglesia Católica enseña: “Los que mueren en la gracia y la amistad de Dios y están perfectamente purificados, viven para siempre con Cristo” (CIC 1023) “Esta vida perfecta con la santísima Trinidad, esta comunión de vida y de amor con ella, con la Virgen María, los ángeles y todos los bienaventurados se llama “el cielo” (CIC 1024) “Vivir en el cielo es estar con Cristo” (CIC 1025).

Queridos oyentes: que nada nos separe de él.
Salud, Paz y Bendición.

[1] Marcos 12, 1-12
[2] Lucas 16, 1-13; Mateo 24, 48-51: “Pero si el mal siervo dijera, para sus adentros: Mi amo tardará en llegar, y comenzara a golpear a sus compañeros y a comer y a beber con borrachos, vendrá el amo de ese siervo el día que menos lo espera y a hora que no sabe, y le hará azotar y le echará con los hipócritas: allí habrá llanto y crujir de dientes”
[3] Mateo 25, 1-13
[4] Mateo 25, 14-30
[5] Mateo 25, 31-46
[6] Marcos 12, 1-12
[7] Juan Pablo II, Cruzando el Umbral de la Esperanza, Ed. Plaza y Janés, Madrid, 1994, p. 221
[8] Juan 15, 14-16
[9] Apocalipsis 22, 17
[10] Romano Guardini, La Esencia del Cristianismo Madrid 1964
[11] 2 Tesalonicenses 1, 8-9
[12] 2 Corintios 5, 6-7
[13] 1 Tesalonicenses 4, 17
[14] Filipenses 1, 23