viernes, 31 de agosto de 2018

LOS QUE ME HABÉIS SEGUIDO EN LA REGENERACIÓN (coma)
OS SENTARÉIS CONMIGO

CORRIGIENDO UNA TRADUCCIÓN BÍBLICA UNIVERSAL Y ERRÓNEA
LA PUNTUACIÓN CORRECTA DEBE SER COMO SIGUE:
VOSOTROS, LOS QUE ME HABÉIS SEGUIDO EN LA REGENERACIÓN, (¡coma adecuada aquí!) 
CUANDO EL HIJO DEL HOMBRE SE SIENTE EN SU TRONO DE GLORIA, OS SENTARÉIS TAMBIÉN VOSOTROS EN DOCE TRONOS PARA JUZGAR LAS DOCE TRIBUS DE ISRAEL  (MATEO 19,28)

Quiero referirme a la mala puntuación que se hace universalmente en el texto de Mateo 19, 28
Allí se ha introducido una coma cortando la frase de manera que tergiversa su sentido. Y se la encontrará también hasta en el texto griego de las ediciones críticas, ¡a pesar de que los manuscritos griegos más antiguos no tienen signos de puntuación.
Desafortunadamente y con una inexplicable universalidad se ha puntuado el texto así:
"VOSOTROS LOS QUE ME HABÉIS SEGUIDO, [coma aquí, indebida] EN LA REGENERACIÓN, CUANDO EL HIJO DEL HOMBRE SE SIENTE EN EL TRONO DE SU GLORIA, OS SENTARÉIS TAMBIÉN VOSOTROS ETC...".

La verdadero puntuación debería ser así como lo adelantamos al principio:
VOSOTROS, LOS QUE ME HABÉIS SEGUIDO EN LA REGENERACIÓN, (¡coma!) 
CUANDO EL HIJO DEL HOMBRE SE SIENTE EN SU TRONO DE GLORIA, OS SENTARÉIS TAMBIÉN VOSOTROS

Ésta es, como quiero mostrar a continuación, la puntuación que expresa el  verdadero sentido de este texto. Es el  sentido  que  se impone si se atiende al contexto amplio de los escritos del Nuevo Testamento que tratan de la divina regeneración [en griego = palingenesia o anagenesis] de los creyentes. Todos los demás textos consideran que la  divina regeneración está sucediendo ya por la  predicación aceptada con fe y por el bautismo.

De otro modo, a causa de una mala puntuación, se interpreta y se da a entender, equivocadamente, que la regeneración [palingenesia] tendrá lugar recién después de esta vida, en el juicio esjatólógico. Cuando, en realidad, la evidencia textual del resto del Nuevo Testamento, revela que es algo que ya le ha ido sucediendo a los apóstoles en su seguimiento de Cristo, y que sucede y sucederá a los creyentes desde su acceso a la fe y al bautismo y en adelante, en el tiempo y la eternidad.    
¿Qué razón puede haber que aconseje que en este texto de Mateo 19,28, se deba catapultar la palingenesia o regeneración a los últimos tiempos contra el sentido claro del resto del Nuevo Testamento?

Me limito aquí a aducir solo dos textos, uno de Pedro y otro de Pablo.
El de Pedro está 1ª Pedro 1,3 y 2,23.
El de Pablo está en Tito 3,5.
Pedro y Pablo dan la divina regeneración de los creyentes por sucedida en este tiempo  ya desde el bautismo?

Pedro dice en el texto citado: "Bendito sea el Dios Padre […] que […] nos reengendró [anagennesas] para un esperanza viviente mediante la resurrección de Cristo" (1ª Pe 1,3)
Y poco más adelante: "Habiendo sido reengendrados" [anagegenneménoi] (1ª Pe 1,23).
El tiempo perfecto, tiene, en griego, el sentido de una acción realizada y completa. La regeneración no es pues algo que tendrá lugar en el futuro, en el tiempo del juicio, sino algo ya incoado.

Y en la carta a Tito, leemos: "nos salvó por el baño de la regeneración" [dia loutron palingenesias] (Tito 3,5) La salvación consiste en el acceso a la condición de hijo mediante la fe y la inmersión bautismal en la vida filial.

Considero deplorable la interpolación de esa coma tergiversadora del sentido en Mateo 19,28.