lunes, 29 de diciembre de 2008

RESPONDO A UNA CONSULTA:
PADRES: NO EXASPERÉIS A VUESTROS HIJOS

Gabriela C. de Paraná, me pregunta qué significa la frase de San Pablo en Colosenses 3, 21: “Padres, no exasperéis a vuestros hijos, no sea que se vuelvan apocados”.

Advertencias: Como este es un tema a la vez bíblico y familiar, lo subo a ambos blogs: “Toma y lee” y “El blog del Buen Amor”. La respuesta a la pregunta de Gabriela viene al final de mi exposición. El que no tenga tiempo de leerla entera, puede empezar por el final.

He aquí la pregunta de Gabriela C.:
“Hoy leímos con mi esposo una de las Cartas de San Pablo y nos quedó la duda acerca de su verdadero significado, le hago a Usted la pregunta, y tal vez sea una tema para tratar en el blog. San Pablo dice que los hijos obedezcan a sus padres y luego que los padres no "exasperen" a sus hijos sino que los eduquen en la disciplina y amonestación del Señor. Esa palabra "exasperar", ¿cómo se debe interpretar?”.

martes, 23 de diciembre de 2008

La Navidad y la Guerra del Amor

Navidad y Guerra de Dios-Amor
En la escena del Nacimiento de Jesús, como nos la relata Lucas 2, 1‑20, vamos a considerar, poniéndolos a la luz del contexto de la teología de las Guerras de Yahveh en el Antiguo Testamento, cuatro elementos: 1) la Noche; 2) el Grito; 3) El Canto de los ángeles 4) la adoración de los pastores. Como sabemos todo el Antiguo Testamento contiene y prefigura al Nuevo y se manifiesta plenamente en él. Las Guerras de Israel, prefiguran la Guerra final del Dios-Amor.