TRANSLATE -TRADUCTOR
Select Language

domingo, 7 de marzo de 2010

EL LENGUAJE DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS (3 de 5)

Jesús, luz del Padre
Pseudo Dionisio Areopagita

...dos son las razones para representar con imágenes lo que no tiene figura, y dar cuerpo a lo incorpóreo.
[la encarnación del Verbo, que funda el uso de las expresiones simbólicas]
Ante todo porque somos incapaces de elevarnos directamente a la contemplación mental. Necesitamos algo que nos sea connatural, metáforas sugerentes de las maravillas que escapan a nuestro conocimiento. En segundo lugar, es muy conveniente que para la gran mayoría permanezcan veladas con enigmas sagrados las verdades que contienen... No todos son santos y la Sagrada Escritura advierte que no conviene a todos conocer estas cosas...


“Toda dádiva buena y todo don perfecto viene de lo Alto y desciende del Padre de las luces” (Sant. 1, 17). Más aún, la Luz procede del Padre se difunde copiosamente sobre nosotros y con su poder unificante nos atrae y lleva a lo alto. Nos hace retornar a la unidad y deificante simplicidad del Padre, congregados en Él.
“Porque de Él y para Él son todas las cosas” como dice la Escritura (Rom 11, 36) Invoquemos pues a Jesús, la Luz del Padre, “la luz verdadera que viniendo a este mundo, ilumina a todo hombre” (Jn 1, 9), “por quien hemos tenido acceso” (Rom 5,2; Ef 2, 18; 3, 12) al Padre, la Luz que es fuente de toda luz.
Fijemos la mirada lo mejor que podamos en las luces que los Padres nos transiten por las Sagradas Escrituras.